El silencio - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ciudadano Cane
Por Miguel Cane
Escritor. Narrador. Periodista. Crítico de cine para Milenio Diario. En 15 años de carrera inin... Escritor. Narrador. Periodista. Crítico de cine para Milenio Diario. En 15 años de carrera ininterrumpida ha entrevistado a numerosas personalidades del mundo del cine. Desde niño ha hecho radio, cine y TV. Autor de la novela \\\"Todas las Fiestas de Mañana\\\". A partir de 2007 reside en Gijón, Asturias. Lector voraz, cinéfilo devoto, excéntrico de tiempo completo. En twitter: @AliasCane (Leer más)
El silencio
Algunas veces, en nuestras vidas se hace un silencio. Y nos preguntamos, ¿qué pasa? Amigos a cuya presencia, vibrante, muy vocal, nos hemos acostumbrado, de pronto se retraen, desaparecen casi sin dejar rastro y nos preguntamos por qué
Por Miguel Cane
17 de marzo, 2012
Comparte

Algunas veces, en nuestras vidas se hace un silencio. Y nos preguntamos, ¿qué pasa? Amigos a cuya presencia, vibrante, muy vocal, nos hemos acostumbrado, de pronto se retraen, desaparecen casi sin dejar rastro y nos preguntamos por qué. A veces esas desapariciones, no exentas de un poso de tristeza pueden ser inquietantes.

 

Lo sé porque a mí también me ha pasado. Desaparezco a veces, y me enclaustro en silencio. Mis amigos, mi familia lógica (opuesta a la biológica) se asusta. Se preguntan qué pasa.

Y yo les digo ahora: no pasa nada. Tranquilos.

Si se preocupan por lo que tengo, se los puedo decir así: padezco una enfermedad crónica e incurable, pero de ningún modo fatal. Es un trastorno conocido como distemia y la he tenido desde hace varios años. Posiblemente desde que nací.

¿Qué es?

La distemia, también llamada trastorno distímico, se define como un tipo de trastorno afectivo o del estado de ánimo que a menudo parece depresión grave (clínica) aunque es menos severa que ésta, pero de efecto más largo. Sin embargo, las personas que tienen distemia también pueden experimentar a veces episodios de depresión grave.

Como ustedes saben, la depresión es un trastorno emocional provocado por una falla en la química cerebral, que afecta al cuerpo, al estado de ánimo y a los pensamientos. Puede afectar o alterar radicalmente la alimentación, el sueño y los patrones de pensamiento; pero no es lo mismo que sentir tristeza pasajera o estar decaído, ni tampoco es indicio de debilidad personal ni constituye un estado que pueda disiparse o modificarse a voluntad, ya que muchas veces, tiene un origen fisico.

 

Las personas que padecemos una enfermedad depresiva no podemos simplemente, por mucho que lo deseáramos, “acumular ánimo” y reponernos. A menudo es necesario el tratamiento que, a veces, es decisivo para la recuperación.

Existen varios tipos de depresión que pueden clasificarse en tres grupos principales:

1.- Depresión grave (Depresión clínica)

2.- Síndrome maníaco depresivo (o bien Trastorno bipolar)

3.- Distemia (Trastorno distímico)

La distemia afecta a las mujeres con el doble de frecuencia que a los hombres. El trastorno afecta aproximadamente al 5.4% de los adultos estadounidenses de 18 años de edad o mayores; es decir, a 10.9 millones de personas. Según el Instituto Nacional de la Salud Mental (National Institute of Mental Health), cada año alrededor del 40% de los adultos que tienen un trastorno distémico también cumplen los criterios de depresión grave o trastorno bipolar.

¿Cuáles son los síntomas?
A continuación, pondré los síntomas más comunes de la distemia, que son menos severos pero más crónicos que los de la depresión grave. Estos varían de persona a persona y pueden incluir los siguentes:

Tristeza, ansiedad o sensación de “vacío” persistentes. *

Pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban. *

Llanto excesivo.

Llanto aparentemente repentino.*

Mayor inquietud e irritabilidad.*

Menor capacidad de concentrarse y tomar decisiones. *

Disminución de la energía.

Pensamientos de muerte o suicidas, intentos de suicidio.*

Aumento de los sentimientos de culpa, desamparo y/o desesperanza.*

Alteraciones del peso y/o del apetito debido a comer de forma insuficiente o excesiva.*

Alteraciones en los hábitos del sueño (duerme mucho, o de pronto no puede dormir nada).*

Aislamiento social repentino y aparentemente inexplicable. *

Síntomas físicos que no ceden ante los tratamientos comunes (dolor crónico, dolor de cabeza repentino y duradero). *

Para que se haga un diagnóstico de la distemia, una persona adulta debe exhibir un cuadro de depresión durante al menos dos años (un año en niños y adolescentes), junto con por lo menos otros dos de los síntomas arriba señalados.

Ojo: los síntomas pueden parecerse a los de otras condiciones psiquiátricas.

¿Cómo se diagnostica?
Se ha comprobado que a menudo la depresión puede coexistir con otras condiciones médicas, como fallas cardiacas, cáncer o diabetes, y también con otros trastornos conductuales como el abuso de drogas y la ansiedad, el diagnóstico y tratamiento en las etapas iniciales son cruciales para la recuperación. Para que se haga un diagnóstico, hace falta un examen minucioso a cargo de un profesional de la salud mental.

¿Hay una solución?
¡Pues claro! ¡Hay muchas opciones de tratamiento!

Aunque es un padecimiento con el que tengo que vivir, no me siento mal, al contrario. Como dije, esto es algo con lo que vivo. No soy bipolar, (y doy gracias por ello). Si a veces tengo la sensibilidad muy a la vista, es porque he a veces tengo mucho estrés emocional pero es algo que viene con el territorio.

 

Así soy y así me acepto.

Por favor, no se alarmen.

Nunca atentaría contra mí, mucho menos buscaría causar angustia a quienes más quiero en el mundo (saben quienes son y dónde están y tal vez lean esto).

 

Todo estará bien.

Y si ustedes manifiestan alguno de los síntomas arriba enumerados, lo mejor que puedo sugerirles, es que busquen ayuda profesional. Esto de ninguna manera significa que ustedes están locos o que son débiles.
Nadie tiene necesidad de sufrir. Mucho menos, en silencio

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.