Campamentos tortugueros de Guerrero en peligro de desaparecer - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
Campamentos tortugueros de Guerrero en peligro de desaparecer
Si antes el trabajo de protección de la tortuga marina era voluntario, ahora hay que pagar miles o decenas de miles de pesos por hacerlo, además de tener que realizar cantidad de trámites e informes anuales. En esa situación se encuentran se encuentran 18 campamentos integrantes de la Mesa Guerrerense para la Protección, Conservación e Investigación de la Tortuga Marina, manejados por personas de las comunidades.
Por La Tlacuila
10 de abril, 2015
Comparte

Es probable que en uno o dos años desaparezca el campamento tortuguero Sirenito Macho de la playa Las Peñitas, municipio de Marquelia, Guerrero. Y como ése, muchos otros. Es un lugar que lleva casi 12 años protegiendo a la tortuga marina y promoviendo su cuidado a través de pláticas educativas y diversos eventos. Javier Mayo Huerta (apodado en Marquelia el Sirenito Macho, de ahí el nombre del campamento) y su familia, trabajan día y noche en el cuidado de las golfinas y las laúd, especies que llegan a desovar a esa playa, pero tal vez pronto tengan que dejar esa actividad, debido a los requisitos que han impuesto la SEMARNAT y la PROFEPA en los últimos años y al casi nulo apoyo gubernamental que reciben.

Según Javier Mayo -quien es el presidente suplente de la Mesa Guerrerense para la Protección, Conservación e Investigación de la Tortuga Marina- ahora, para obtener el permiso anual para operar el campamento deben contratar a un topógrafo (que cobra entre 15 y 20 mil pesos) para que haga la descripción de la zona que se va a ocupar, y además deben pagar por el uso del espacio en el que ponen el corral de incubación, pues es zona federal.

Además de esos gastos, ahora tienen que presentar un plan de manejo anual, que antes se hacía por cinco años, y pagar a un biólogo marino “o su equivalente” para que los avale, pues las dependencias oficiales no toman en cuenta la experiencia de Mayo Huerta, que lleva 12 años con el campamento y toda su vida cerca de las tortugas.

La protección de las tortugas marinas es un trabajo de 24 horas diarias. Por la noche se hacen los recorridos por la playa para ver si hay tortugas desovando o se localiza algún nido recién puesto. Se recogen los huevos, que hay que manejar con cuidados especiales, y se tienen que llevar inmediatamente al corral de incubación, donde se siembra cada nido por separado y se le pone la fecha y el sitio donde se localizó. El reto de esa parte del trabajo es ganarle los huevos a los depredadores, es decir, a las personas que los recogen para venderlos. El corral se debe mantener cercado y siempre limpio y hay que vigilar todo el tiempo que no entren aves u otro tipo de animales a comerse los huevos. Hay que estar pendientes de los nacimientos, pues en cuanto comienzan a salir las tortuguitas se deben recoger (también con cuidados especiales), darles media o una hora para que se activen e inmediatamente llevarlas a la playa, cerca del agua, para que encuentren su camino al mar. No se pueden dejar en una tina varias horas o días, como hacen en algunos hoteles para enseñárselas a los turistas, porque pierden la fuerza que tienen para llegar a su destino.

A Javier Mayo y su familia les corresponde cuidar y recorrer 18 kilómetros de playa cada noche. Por mucho tiempo lo hacían a pie, pero solamente alcanzaban a hacer una ronda diaria, hasta que en 2006 el gobierno estatal les dio una cuatrimoto, con la que ya pueden hacer varios recorridos por noche. Aunque últimamente, como la gasolina está muy cara, a veces tienen que volver a buscar los nidos caminando.

Supuestamente el gobierno federal otorga, a través del gobierno estatal, recursos para el trabajo de los campamentos, pero a veces no les llega o les llega muy poco. Por ejemplo, el año pasado no recibieron ni un peso y en 2013 solamente les dieron una linterna, un rollo de malla y tres polines para el cercado del corral. Antes recibían para cada temporada 50 vales de 50 litros cada uno para la gasolina de la cuatrimoto, pero según Mayo, desde que llegó Ángel Aguirre a la gobernación de Guerrero, se los cambiaron por vales de 50 pesos, o sea como 4 litros de gasolina por cada uno. En síntesis, o no reciben nada o reciben muy poco, y el resto lo deben poner ellos de su bolsillo.

Si antes el trabajo de protección de la tortuga marina era voluntario, ahora hay que pagar miles o decenas de miles de pesos por hacerlo, además de tener que realizar cantidad de trámites e informes anuales. Pagar, por lo menos, los permisos, al topógrafo, al biólogo, la gasolina, el mantenimiento y las llantas de la cuatrimoto.

En la misma situación en la que se encuentra el campamento tortuguero Sirenito Macho están los otros 18 campamentos integrantes de la Mesa Guerrerense para la Protección, Conservación e Investigación de la Tortuga Marina, que son los que pertenecen a personas de las comunidades. Los otros campamentos son los de los grandes hoteles de centros turísticos como Acapulco e Ixtapa, que sí tienen los recursos para mantenerlos y cobran a los turistas por ver a las tortugas, pero en el resto de las playas del estado, si las cosas siguen igual, dejará de protegerse a las tortugas y quedarán otra vez en manos de quienes impunemente saquean los nidos y lucran con los huevos.

 

@yotlacuila

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.