Celebremos el día de hoy con poesía - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
Celebremos el día de hoy con poesía
Acá un poco de poesía para celebrar el Día Internacional de la Lengua Materna, en cuatro idiomas de México.
Por La Tlacuila
21 de febrero, 2014
Comparte

Hoy es el Día Internacional de la Lengua Materna, es decir, el día de todos los idiomas del mundo. Ya el año pasado escribí aquí un poco sobre lo que pienso de esta fecha, así que, por esta vez, prefiero celebrarlo con un poco de poesía en algunas lenguas maternas de nuestro país.  Aquí van algunos poemas que me enviaron sus autores para compartir con ustedes, en su lengua materna con traducción al español.

 

Sana ini

Yaá ’ín chikui nuú
chaa  ingá skochianchia nuú ini
ni ichí ini… ri nikindoo nda’avi
nuú ndaka’í níi kue natsanu nchaa saánso
tsai kue yaa vii ñàà sa’í ka’í nuú nikakú
yóó ndiivi inia nuú yòò tachi nchii nikú kíí
ra ñàà ndaka’í kuú ñàà ka’án aa ndakasia yu’í ta koo ín tu’ún
nuú yuù kanu ñàà kua’á kue kuia tsa nika’íya
ra koòga yu’ú ka’án vasu xoó tu’ún naa kaná
ra tsita tachi xoó takua naa kaná tu’ún tsa’á ñàà vatsí
tsa’á ñàà sana ino
ndaku’ún ini ’io ri kòò ndusuná ño’ó sá’á ñàà kaígo…
                                                ¡‘ín naá naka’án tsa’á kue natsánu!
takua naa ndachakú ino ñàà tsí’í ra chàá nduchinuú
skisia tu’ún tsa’á kua’á nchuaso kue ña’a ñàà sáná ininá nuí
ri níi kanañà ri kue kunia tsi’í nda’aviiñà
nuú yivi yo’ó ri sàná ininá tu’un
ri ni ’ín ná ndií’ní vasu ká’án ñàà kuú sá’áná
vasu ndanchiká ñaná nuú / saán kue ñàà kiní ini ndeé
nuú ñu’ún yo’ó / vasu nuú kue yucha vii ndakacha kui kuachíñà…
                                                                                             kue chivìì mandi’u
ri ndivii ino kuí ’ín yùà ñàà stoñu’ún nuu vitsi máá ino

 

Sana ini

Cae una lágrima en el rostro
tras el arco iris en la profunda
sequía del alma… al ser abandonada
tatuada de sangre de las mujeres ancestrales
con música de ritmos candentes en el umbral
de la luna taciturna en un verano cualquiera
huellas que hablan y callan cuando no hay respuesta
en los valles de un siglo que se ha quemado /
y no hay voz tenue que convoque a la palabra
el viento canta suave para anunciar el devenir
de la memoria olvidada
el recuerdo de la piel el silencio quema…
                                ¡por las abuelas que alguien diga algo!
que reviva el alma muerta y que las lágrimas
sacudan la historia de tantas mujeres en el olvido
la sangre grita porque no quiere morir
en el abandono de un mundo donde la palabra es olvidada
y a nadie le importa por más que traten
de disfrazarlo de todas las formas / los hipócritas que habitan
en esta tierra y limpian sus pecados en los ríos…
                                                                            luciérnagas no se apaguen
el respirar depende de un hilo perdido en este abismo de soledades

*Celerina Patricia Sánchez Santiago, mixteca.

 

 

Moyolnequinih

Yehuantin quisenchihua tlayoli

sihuatzin xilonen ihuan tlacatzin sintli,
ica intlachialis quiyolitia yolnequilistli
ica in tlahtol quiyolitia
nochi tlen oncah ipan tlaltipactli.
Quiyolitia inyolnequilis
cualcantzin ihuan teotlac;
quimiaquilia ica conemeh in paquilis,
totomeh inincuic ihuan xochicuepontli.
Ipampa melahuac chicahuac inyolnequilis
huelqui quicatehua ipan yancuic cahuitl
cualtzin ihuan yeyectzih innemilis.
Xilonen ihuan sintli
ya nempolihque,
inyolnequilis mocahuato
ipan in nemilis sintlacameh.

 

Los amantes

Ambos formaban parte del maíz,

ella era Xilonen y él Sintli,
con su mirada creaban el amor
con sus palabras sacralizaban
todas las cosas que existen
sobre nuestra madre tierra.
Recreaban su amor en cada amanecer,
lo alimentaban con el canto de los niños,
el trino de los pájaros
y el nacimiento de las flores.
Era tal la fuerza de su amor
que lograron transmitir a los hombres
de ese tiempo nuevo
la belleza y el arte de la vida.
Xilonen y Sintli
han dejado de existir,
su amor se extendió a nuestro tiempo
a través de los hombres de maíz.

*Natalio Hernández, nahua. (Poema publicado en su libro Flores de Primavera, 2012).

 

 

Sk’uxul O’tanil

Tal te bolil ya slik sitil,
sk’op ajawetik te sk’ak’al yo’tan:
La sk’an snuk’bon jch’ich’el
K’alalto ta ye jna.
La yak’ ta na’el yajk’ot k’alal k’ax ta sit jna,
och ta skaw ti’ nail.
¿Bin yu’un kich’ojbey yik’al lajel?
¿Ta bin witsil tal te k’uxulil into
te la sjatsbon jsakil k’u’ sok la yejch’entesbon te yet’al
jch’ujt’e?
Le’aya, kajkon ta kuxlejal,
ch’aben, stsak ya’tejibal
mayuk sk’uxul yo’tan smalbon jch’ich’el,
sok yuts’inbon jkuxlejal.
II
Ta ijk’-ijk’tik ajk’ubal into
xtil ta sts’ejel sjol kakan te ch’abajel,
sts’is pat o’tan te jti’;
Jok’ol ta sch’ulel jbankil te lajel.
Spetbey sk’ayoy xoch’ ta amak’ te ik’e,
k’alal te ijk’al Ajawetik
Yotsesbeyik sk’uxul ko’tan,
Jich bit’il ajk’ubal te’tikal mutetik
te sk’ajinik yujk’il ust’inwanej,
sok yak’ ta ilel te axinal ya stsuubtes xmal k’aal.
Yuch’ xch’ababet k’inal te ch’aelal pom
k’alal te Ch’uy K’aal snamaltes te jowil wayichinel
sok te pox soknix te ch’ab.

 

Desolación

Vino la malicia que levanta el ojo,
su coraje es un soliloquio de dioses:
deseó chupar mi sangre
desde la boca de mi choza.
Enunció su danza que atravesó la ventana,
penetró en las rendijas de la puerta
¿Por qué huelo a muerte?
¿De qué montaña vino este dolor
que rompió mi túnica y lisió mi vientre?
Ahí está, trotando en mis horas,
callado, sujeta su arma,
violento me desangra
y corrompe mi existencia.
II
En esta noche gris
arden súplicas junto a mis rodillas,
una oración borda mis labios.
La muerte cuelga en el ch’ulel de mi hermano.
Afuera el viento abraza el canto de la lechuza,
mientras lóbregos dioses cimbran dolor en mi pecho
como aves nocturnas que cantan ecos de tormentos,
y muestran sombras que arrugan la tarde.
El humo de incienso bebe el silencio
mientras el ch’uy K’aal (autoridad religiosa)aleja el delirio
con el pox (aguardiente) y los rezos.

Adriana López, tzeltal.

 

Nandiecheri

Nandi echeri,
jikini ixi uékaxinga,
iamindu puntsumikua jinguni,
kuskua chiíti tsipikueri jinguni;
uetarhichaxingakini uékuntaparini,
jima enga jucheti uatsi ch’anaaka
ka uajpa jucheti uatsiri tsanarhiaka.

 

Madre tierra

Madre tierra,
te quiero así,
con tus aromas,
con la música de tu existencia;
te necesito libre,
donde mi hijo juegue
y el hijo de mi hijo sueñe.

Pedro Victoriano Cruz, purépecha

 

 

@yotlacuila

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.