Crecerá el número de esclavos ¿los rescatarán a todos? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
Crecerá el número de esclavos ¿los rescatarán a todos?
Lamentablemente son cientos de miles de personas las que laboran en campos agrícolas en condiciones de explotación, sin seguridad social ni prestaciones y en viviendas precarias e insalubres, por decir lo menos. Y no solamente en la península de Baja California, sino en otros estados. Esto es algo que sucede desde hace años y que ha sido reportado por los medios muchas veces (aunque no suficientes).
Por La Tlacuila
20 de marzo, 2015
Comparte

El lunes pasado, el Secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, anunció el rescate de 200 jornaleros, la mayoría tarahumaras, de un campo agrícola en Baja California Sur, donde eran explotados por la empresa Corporativo El Cerezo Sociedad Agrícola y vivían en condiciones prácticamente de esclavitud. La noticia generó indignación, la Comisión Nacional de Derechos Humanos se pronunció al respecto y los diputados también condenaron el hecho y pidieron se investigara a la mencionada empresa.

Dos días después, el miércoles, en San Quintín, Baja California, reprimieron a trabajadores agrícolas que se manifestaban exigiendo mejores condiciones de trabajo. Según las noticias, hubo más de 200 detenidos y muchos golpeados o heridos con balas de goma. Las demandas de estos trabajadores son tan elementales como la afiliación al IMSS, pago de horas extras, jornada laboral de ocho horas (y no de 12 como es actualmente), un día de descanso a la semana, que cese el acoso sexual de los mayordomos hacia las mujeres y aumento de salario, entre otras.

Las condiciones de trabajo y de vida de los jornaleros reprimidos no deben ser muy distintas a las de los “rescatados”. La principal diferencia es que a los primeros les pagan semanalmente y a los segundos les retenían el salario. Obviamente es una diferencia muy importante, pero las condiciones de insalubridad en las que trabajan y viven, las largas jornadas laborales mal pagadas, la no afiliación al IMSS, la falta de prestaciones, el acoso a las mujeres, etc., son iguales. ¿Por qué anuncian con bombos y platillos el “rescate” de unos mientras reprimen a otros?

Lamentablemente son cientos de miles de personas las que laboran en campos agrícolas en condiciones de explotación, sin seguridad social ni prestaciones y en viviendas precarias e insalubres, por decir lo menos. Y no solamente en la península de Baja California, sino en otros estados. Esto es algo que sucede desde hace años y que ha sido reportado por los medios muchas veces (aunque no suficientes).

Es sabido que los jornaleros agrícolas de los campos productivos del norte del país, son en su mayoría personas indígenas de estados del sur, principalmente de Oaxaca, que migran a trabajar a esos sitios porque no encuentran oportunidades laborales en sus lugares de origen. Por ejemplo, según declaraciones de Rufino Domínguez, director general del Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante, en la zona de las protestas de estos días hay 35 mil oaxaqueños. Desde hace muchos años, Baja California fue bautizada como Oaxacalifornia por la cantidad de oaxaqueños que viven y laboran ahí, principalmente mixtecos, zapotecos y triquis. Familias enteras acuden a trabajar en los campos agrícolas, que contratan –y explotan– a adultos y niños por igual.

Generalmente, los que migran al norte del país son aquellos que no tienen suficientes recursos para migrar a Estados Unidos, donde, por más que nos quejemos, son tratados mucho mejor que aquí, en su propio país. La migración a estos lugares es cada vez mayor, por la marginación en las regiones indígenas y el despojo de tierras que se da cada vez con más frecuencia, así como por la violencia.

A pesar de las terribles condiciones existentes en estos campos agrícolas, las personas indígenas siguen yendo a trabajar ahí; algunas se quedan, otras van y vienen año con año. Se van las familias enteras y trabajan todos, porque un solo salario no les alcanzaría ni para comer. Pero aun así, les va mejor que si se quedaran en su lugar de origen; así de marginados están en sus comunidades, donde no hay oportunidades de trabajo y las tierras ya no alcanzan o están agotadas.

Con las concesiones mineras, la reforma energética y la nueva Ley General de Aguas que está por aprobarse, aumentará sin duda la población indígena que se quede sin tierras, aquellos que son y serán despojados por la fuerza o a quienes, como ya sucede, les ofrezcan una miseria por sus terrenos y se vean obligados y presionados a venderlos. Sin más opciones, irán a engrosar las filas de los esclavos de las empresas agrícolas que, según afirmó la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de Baja California, Juana Pérez, (en una entrevista que por cierto fue eliminada de internet en menos de un día), no tienen por qué aumentar los salarios si pagan más que el mínimo, y no tienen que afiliarlos al seguro social porque son “trabajadores temporales”. Y no creo que los “rescaten” a todos…

Aquí les dejo un interesante documental que encontré sobre el tema:

 

@yotlacuila

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.