Dos buenas noticias de la UNAM - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
Dos buenas noticias de la UNAM
Laura es de origen mazateco y estudia Sicología. Jaime es originario de la comunidad de Zacalapa, municipio de Copainalá, Chiapas, y estudia Letras Hispánicas. Ambos son becarios del Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC) y a punto de terminar sus carreras cosechan sus primeros éxitos, más allá de tomas violentas de instalaciones y estigmatización de estudiantes. Acá sus historias.
Por La Tlacuila
3 de mayo, 2013
Comparte

Con eso de que estaba tomada la rectoría de la UNAM y todo el mundo hablaba al respecto, decidí buscar a los becarios indígenas de esta casa de estudios para saber cuál era su opinión. Me reuní el miércoles con dos de ellos, Jaime Velasco Estrada, zoque de Chiapas, y Laura Cervantes Marcelino, nacida en el DF pero de origen mazateco, para platicar sobre el asunto, y en esas estábamos cuando nos enteramos que acababan de retirarse los chavos que estaban ocupando las instalaciones, o sea que, como quien dice, por el momento perdía actualidad lo que iba a ser mi tema para hoy…

Pero para entonces ya Laura me había hablado sobre un proyecto que va a presentar al Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE), y luego Jaime me contó que el día anterior había sido la presentación de su libro ¡Despierta ya!, que ganó el Premio Internacional de Narrativa el año pasado, y recién salió publicado. Sus historias resultaron más interesantes que lo que opinaban sobre el conflicto en la UNAM, que por cierto los dos coincidieron en que estaban en contra de la violencia de cualquiera de las partes, así como de la criminalización que se estaba haciendo de los jóvenes y criticaron el manejo que le están dando algunos medios al problema, a la vez que opinaron que la única forma de solución era el diálogo entre las partes. Incluso hablaron de un diálogo abierto entre todos los universitarios, pues muchas veces, decían, se toman las decisiones desde arriba sin conocer la situación de los estudiantes.

Laura es de origen mazateco y aunque nació en el DF conserva su identidad. Comenzó a trabajar a los 15 años en una tienda de abarrotes para poder estudiar la preparatoria, pues su familia es de escasos recursos. Terminando la prepa dejó de estudiar por unos años, pero luego decidió que quería ser sicóloga y, después de cinco intentos, logró entrar a la UNAM, donde después de año y medio consiguió una beca del Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC). Está terminando la carrera y le preocupa la situación de los jóvenes, afirma que las instituciones no se ocupan del desarrollo de los chavos, que a nadie le preocupa que se formen con una conciencia crítica. Hizo su servicio social en Ciudad Nezahualcóyotl, en un programa de prevención del delito entre adolescentes, y actualmente está haciendo un proyecto para presentar al INJUVE para apoyar a jóvenes que necesitan atención sicológica.

Laura

Laura

Jaime es originario de la comunidad de Zacalapa, municipio de Copainalá, Chiapas. Entiende el zoque pero lo habla poco, pues cuando era niño era muy mal visto usar ese idioma; pero ahora ya se dio cuenta del valor de su lengua y quiere aprenderla bien para escribir en ella. Salió de su pueblo a los 12 años para estudiar la secundaria en un internado en Guadalajara, experiencia que según me contaba lo marcó mucho, porque había niños de todo el país, que hablaban distintas lenguas, y fue ahí donde se definió como indígena.

Cuando regresó a Chiapas comenzó a trabajar y a estudiar la preparatoria pero se fue a terminarla a Puebla, esta vez con sacerdotes salesianos, pues su familia es muy religiosa, incluso él estuvo a punto de ser cura, pero en lugar de eso, después de dar varias vueltas por la vida, decidió estudiar letras hispánicas en la UNAM. Me contó que desde adolescente leía mucho, sobre todo cuando estuvo en Puebla, pues sentía que los demás eran más “cultos” que él, en parte porque él venía de un nivel socioeconómico bajo y estaba rodeado de chavos de clase media, “entonces eso me hizo pensar que estaba yo atrasado y empecé a leer mucho, además yo era muy ensimismado y agarré también la literatura como refugio”.

Se vino solo al DF para entrar a la UNAM, rentó un cuarto en Culhuacán y consiguió trabajo en una pizzería. A partir del segundo semestre consiguió la beca del PUMC, aunque siguió trabajando (pero por menos horas) para poder cubrir todos sus gastos, pues su familia no le podía ayudar. “Me vine solo a enfrentarme a la ciudad, sin nadie cerca. Es pesado económicamente, pero también por la soledad y el estrés”, me contaba.  Desde que entró a la licenciatura se dio cuenta de que lo que le gustaba era escribir, y aunque los maestros decían que la carrera no era para eso, él continuó y organizó un taller con unos amigos. Un día vio la convocatoria al Premio Internacional de Narrativa y se le ocurrió mandar sus textos, como por no dejar. No se lo esperaba, pero ganó.

Su libro ¡Despierta ya!, es una colección de cuentos que trata sobre una pareja homosexual que está a punto de separarse. Al igual que el autor, el personaje central es chiapaneco y estudia en la Facultad de Filosofía y Letras. No lo he comenzado a leer, apenas lo compré, pero después de conocer a Jaime y un poco sobre su vida, no dudo que sea un excelente texto, además de que, bueno, ¡por algo habrá ganado el premio! Según dice en la contraportada, es un “libro de relatos sobre la crisis de valores, la angustia y la falta de futuro, está construido a modo de cajas chinas donde un relato remite a otro, lo complementa, lo analiza o se inserta en él…”

Jaime está haciendo su tesis e iniciando una nueva novela. Tiene pensado regresar a su pueblo cuando se titule, para escribir sobre las comunidades “pues hay muchas cosas que no se han dicho, hay mucho por hablar y desarrollar”.  Habrá que seguirle la pista, pues yo creo que va a ser un exitoso escritor bilingüe.

Jaime

Jaime

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.