Guerrero y su buscador de fosas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
Guerrero y su buscador de fosas
Es albañil, tiene 40 años y desde el año pasado se dedica a buscar fosas con restos humanos en Guerrero. Nadie le paga y lo hace por el gusto de "ver a la gente alegre" de encontrar a su familiar.
Por La Tlacuila
3 de julio, 2015
Comparte

En uno de mis recorridos por el estado de Guerrero me encontré con un señor como de 40 años de edad, que desde septiembre del año pasado se dedica a buscar fosas, esas de las que está plagado el estado. Fosas de cuerpos humanos y desaparecidos.

Yo sé distinguir si son restos humanos y sé detectar las fosas”, dice. Prefiere andar solo porque así se siente en libertad de moverse para donde él quiera, para donde va viendo rastros. Nadie le paga, y no sólo eso, sino que tuvo que salir de su pueblo e irse a vivir a Iguala, porque “ya me tenían bien amenazado”, afirma. Así que con todo y su familia tuvo que irse a rentar un cuarto a la ciudad y abandonar su casa. Me pide que no revele su nombre ni el de su pueblo “por mi seguridad”.

Si encuentro algo voy y le digo a las familias de los desaparecidos, y ellos avisan a la PGR”. Cuenta que cuando llega la PGR sólo lo dejan escavar hasta que se ven los cuerpos o lo restos, y entonces “luego luego me quitan y ya siguen ellos, después se los llevan”. Según dice, han encontrado algunos cuerpos con identificaciones, pero no les avisan a sus familiares, sino simplemente se llevan los cuerpos.

Él es albañil, trabaja en la construcción, pero cada vez que puede o cuando familiares de los desaparecidos se lo piden porque tienen algún indicio o información, emprende la búsqueda aunque pierda el día de trabajo, sin importar que no le paguen.

Empezó buscando a los 43 de Ayotzinapa, pero siguió cuando empezaron a aparecer más restos. Si bien han encontrado muchos cuerpos, pocos han sido identificados. Cuando le pregunto el por qué lo hace, responde: “porque me siento contento cuando la gente encuentra a su familiar, porque si viera que se ponen bien alegres”.

No puedo más que pensar en qué clase de país vivimos y a qué grado de deterioro ha llegado nuestra sociedad, que hay personas que ha sido tal su sufrimiento que se ponen alegres cuando encuentran los restos, calcinados, o dispersos, o con signos de tortura de sus seres queridos. Sólo me queda creer que mientras existan héroes anónimos como este señor, todavía hay esperanza.

 

@yotlacuila

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.