Los indígenas en los acuerdos de paz de Colombia - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
Los indígenas en los acuerdos de paz de Colombia
Fue peleando y demostrando su fuerza y capacidad de organización como los pueblos indígenas y afrocolombianos lograron incidir en el histórico acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, en el que exigieron participar, sobre todo porque contemplaba puntos que afectaban sus territorios.
Por La Tlacuila
2 de septiembre, 2016
Comparte

Después de cuatro años de negociaciones en la Habana, Cuba, el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarios de Colombia (FARC) llegaron por fin, el 24 de agosto pasado, a un acuerdo final y definitivo de paz, y el lunes 29 de agosto inició el cese al fuego definitivo entre las dos partes, terminando así un conflicto armado de más de 50 años. Sin duda es un acontecimiento histórico e importante para los colombianos.

Dentro del Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera (nombre completo del documento firmado), se incluyó, casi a último momento, un capítulo étnico. En él se reconoce la contribución de los pueblos étnicos a la paz y se establece que en la implementación del acuerdo se tendrán en cuenta la libre determinación, la autonomía, la consulta y el consentimiento previo, libre e informado; la identidad e integridad social, económica y cultural, así como los derechos sobre sus tierras, territorios y recursos .

También se declara que se tomarán en cuenta el Convenio 169 de la OIT, la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Respecto a la reforma rural integral, uno de los principales puntos del acuerdo, el capítulo étnico dice que “se garantizarán la perspectiva étnica y cultural, las condiciones jurídicas vigentes de la propiedad colectiva, los mecanismos para la protección y seguridad jurídica de las tierras y territorios ocupados o poseídos ancestralmente y /o tradicionalmente. Se observarán también la integralidad de la territorialidad y sus dimensiones culturales y espirituales, la protección reforzada a los pueblos en riesgo de extinción y sus planes de salvaguardas”.

Los anteriores son solamente algunos de los puntos plasmados en el capítulo mencionado del acuerdo, que incluye también temas como participación, víctimas del conflicto, solución al problema de las drogas, programas de desarrollo y seguridad. En este último se especifica el fortalecimiento de la guardia indígena y la guardia cimarrona.

Sin duda es muy importante que se haya incluido a los pueblos indígenas y afrocolombianos en los acuerdos de paz, pero no fue gratis ni por pura buena voluntad de las partes. A finales de junio, en el marco del VII Diplomado para Fortalecer el Liderazgo de Mujeres Indígenas, tuve la oportunidad de conversar con Arelis Uriana Guariyú, consejera de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) y coordinadora del Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas. Me explicó que las organizaciones indígenas y afrocolombianas solicitaron desde principios de 2013 participar en el proceso, pero particularmente el gobierno colombiano no tuvo en cuenta su pedido. No fue sino hasta los últimos dos meses, después de muchas movilizaciones y trabajo con instancias internacionales, que presionaron al gobierno del presidente Juan Manuel Santos, que se aceptó su participación, para la cual crearon la Comisión Étnica para la Paz y la Defensa de los Derechos Territoriales, de la que ella forma parte.

Hasta el último día de las negociaciones se incluyó el capítulo étnico en el documento final, todavía el 23 de agosto la ONIC informaba en su página web que los pueblos se declaraban en asamblea permanente y que iniciarían nuevamente movilizaciones en todo el país si no se les tomaba en cuenta. Fue peleando y demostrando su fuerza y capacidad de organización como los pueblos indígenas y afrocolombianos lograron incidir en el histórico acuerdo, en el que exigieron participar, sobre todo porque contemplaba puntos que afectaban sus territorios.

Ahora, hay que esperar los resultados del plebiscito convocado para el próximo 2 de octubre, en el que todos los colombianos darán o no su respaldo al resultado de las negociaciones por la paz. Deberán votar o no a la pregunta: ¿Apoya usted el acuerdo final para terminar el conflicto y construir una paz estable y duradera? Los pueblos étnicos ya están trabajando en la campaña por el Sí.

 

@yotlacuila

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.