Otilia Lux y Nina Pacari, ejemplo de mujeres indígenas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
Otilia Lux y Nina Pacari, ejemplo de mujeres indígenas
Otilia Lux de Coti es maya quiché, originaria de Santa Cruz de Quiché, Guatemala. Nina Pacari es quichua de Cotacachi, Ecuador. Ambas destacan en el mundo por su lucha diaria por los derechos y el bienestar de sus hermanas indígenas.
Por La Tlacuila
10 de marzo, 2017
Comparte

Esta semana se celebró el Día Internacional de la Mujer, una buena ocasión para dedicar este espacio a las mujeres indígenas. Hay muchos datos sobre la marginación y la vulnerabilidad de este sector de la población. No sobra recordar que, de acuerdo a un informe de la Relatora Especial de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, se estima que una de cada tres mujeres indígenas ha sido violada; que los índices de mortalidad materna son mucho más altos en este sector de la población que en el resto, y que la pobreza general en la que se encuentran la mayoría de los pueblos originarios afecta más a las mujeres debido a su función de administradoras de los recursos.

Sin embargo, también hay que recordar que la mayoría de las mujeres indígenas son valientes y fuertes, y que hay muchas que dedican su vida a luchar por las demás, y por los derechos de los pueblos originarios en general, por sus semejantes. La lista es muy larga, pero en esta ocasión me referiré a dos mujeres destacadas en América Latina, Otilia Lux y Nina Pacari.

Otilia Lux de Coti es maya quiché, originaria de Santa Cruz de Quiché, Guatemala. Desde la primaria fue una estudiante destacada, se graduó como licenciada en educación y desde joven ha trabajado por la defensa de los derechos de las mujeres indígenas, tanto en su país como a nivel internacional, desde los distintos cargos que ha ocupado.

Fue una de los tres integrantes de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico de Guatemala, instancia que fue establecida en el marco de los acuerdos de Paz entre el gobierno guatemalteco y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca. Dentro de su trabajo en esta comisión, escuchó más de 7 mil testimonios de víctimas de la guerra, elaboró (junto con los otros integrantes) un informe de más de 12 tomos y después tuvo que salir de su país junto con su familia (tiene 3 hijos) porque su vida corría peligro.

Más adelante, de 2000 a 2004, ocupó el cargo de Ministra de Cultura y Deportes de Guatemala, cargo en el cual se encontró con muchas dificultades por su condición de mujer indígena. Sin embargo, logró incorporar las expresiones culturales indígenas a la política cultural nacional e hizo tan buen papel, que la nombraron representante de Guatemala ante el Consejo Ejecutivo de la UNESCO.

Después, fue miembro y vicepresidenta del Foro Permanente de los Pueblos Indígenas de la ONU y posteriormente diputada en su país. Presentó diversas iniciativas de ley relacionadas con los pueblos originarios, pero no logró que se aprobara ninguna, pues el tema indígena no era de interés de los parlamentarios; sin embargo, sí logró la aprobación de varias leyes relacionadas con derechos de las mujeres y en algunas incluyó específicamente a las mujeres indígenas.

Actualmente se dedica a capacitar a mujeres indígenas de toda América Latina y a compartir sus experiencias con ellas.

Nina Pacari es quichua de Cotacachi, Ecuador. Desde niña asistía con su padre a reuniones políticas y de organizaciones indígenas. Como vivía en la ciudad era discriminada por ser indígena, y al mismo tiempo era excluida de las actividades de su comunidad por no vivir allá.

Desde que era adolescente comenzó a participar en organizaciones de jóvenes que realizaban actividades culturales y fue dirigente estudiantil. Se graduó como licenciada en Ciencias Políticas y como abogada y doctora en Jurisprudencia, especializada en derechos humanos e indígenas.

Por su prestigio como abogada en procesos sociales, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) la buscó como asesora y poco después la nombraron dirigente de la comisión de tierras y territorios de la organización. A partir de ahí, ocupó varios cargos en la misma.

Fue fundadora del Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik y presidenta de la primera comisión de la Asamblea Nacional Constituyente “sobre Principios Fundamentales Constantes” (1997-1998). Fue diputada durante dos períodos y ocupó el cargo de Vicepresidenta del Congreso Nacional. En 2003 fue Ministra de Relaciones Exteriores de su país, cargo al que renunció cuando se rompió la alianza política entre la CONAIE y el presidente Lucio Gutiérrez. Fue también magistrada del Tribunal Constitucional de Ecuador.

Entre otros cargos internacionales, fue miembro de los consejos directivos del Instituto Interamericano de Derechos Humanos y de la Comisión Andina de Juristas e integrante del Foro Permanente de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas. Es autora de múltiples publicaciones y ha obtenido cantidad de condecoraciones en su país.

Otilia Lux y Nina Pacari son de las mujeres indígenas más destacadas del mundo, pero como ellas hay muchas; algunas que con mucho esfuerzo han llegado a ocupar diversos cargos desde los cuales han logrado apoyar a sus semejantes, y otras que, también con mucha tenacidad, luchan día a día desde diversos espacios por los derechos y el bienestar de sus hermanas indígenas.

En este espacio he escrito sobre algunas, como Mirna CunninghanMartha Sánchez y Felícitas Martínez, las mujeres de la casa de salud de Ometepec, Guerrero, Marcelina BautistaIrma Pineda, pero hay muchas más. Desde aquí expreso mi admiración a todas.

 

@yotlacuila

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.