¿Por qué hoy no sé qué escribir? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
¿Por qué hoy no sé qué escribir?
Por La Tlacuila
31 de octubre, 2014
Comparte

Estoy sentada frente a la pantalla de la computadora, como cada jueves, para escribir mi texto de este blog. Pero esta vez no puedo concentrarme y no se me ocurre ningún tema. Estoy, como desde hace días, con una sensación de ansiedad, de que algo me falta, pero no sé qué es. Un sentimiento de vacío que se mezcla con opresión, como si tuviera un gran peso encima. No duermo bien, no puedo trabajar, no sé qué escribir. Se me ocurre revisar las principales noticias que he visto esta semana, a ver si saco algo de ahí.

Sin hacerlo en orden cronológico, me encuentro con el video completo de la conferencia de prensa que dieron los familiares de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, después de su encuentro con el Presidente Enrique Peña Nieto; luego veo la declaración de éste sobre el mismo evento. En síntesis, no hay avances, el presidente se declara indignado por los hechos (como si fuera un ciudadano más y no tuviera ninguna responsabilidad), ofrece que seguirán buscando y que no habrá impunidad, etc. Los familiares afirman que de la reunión solamente salieron promesas y dicen varias cosas más (que se pueden escuchar en el video o leer en las múltiples notas que se publicaron sobre el tema), pero el hecho es que sigue sin saberse nada de los 43 estudiantes, que fueron vistos por última vez en manos de la policía.

Me voy a las noticias de las fosas encontradas en los alrededores de Iguala (ya perdí la cuenta de cuántas) con cantidad de cuerpos humanos, y veo que las declaraciones al respecto son que “no pertenecen a los normalistas”. ¿Y entonces de quiénes se trata? ¿Acaso no importa? Recuerdo entonces que según cifras de la Secretaría de Gobernación hay 22 mil 322 desaparecidosen México, más de 8 mil de éstos en lo que va de este sexenio. Me acuerdo entonces del amigo de mi amigo Martín, Daniel Ramos Alfaro, instructor comunitario de CONAFE que desapareció cerca de la comunidad donde trabajaba, en el municipio de Uruapan, Michoacán, el 2 de octubre del año pasado, y por más que se ha denunciado, que los familiares lo han buscado, no aparece y nadie les hace caso. O Luis Enrique Castañeda Nava, Ana Belén Sánchez y Diego Antonio Maldonado, tres jóvenes del DF que fueron en julio de 2012 a Paracho a un festival de globos de cantoya, y nunca regresaron.

Luego encuentro la nota de los tres jóvenes texanos asesinados en Matamoros, Tamaulipas, que según testigos fueron detenidos por el grupo Hércules de la policía de esa ciudad. Días antes, leí sobre el periodista Jesús Antonio Gamboa, que apareció muerto en Sinaloa después de varios días de desaparecido, uno más de los muchos periodistas ultimados en nuestro país, que actualmente es considerado el “más mortífero para los periodistas en todo el continente americano”. La siguiente noticia que veo es la de dos personas que aparecieron decapitadas después de haber sido detenidas por la policía en Yurécuaro, Michoacán. Volviendo a Guerrero, me encuentro con que esta semana ejecutaron a Francisco Tlalmanalco Bernal, presidente de la Confederación Nacional Campesina (CNC) en dicho estado.

Estoy en éstas, cuando llega nueva información a mi Facebook: denuncian atentado contra el dirigente yaqui, Lauro Baumea. Afortunadamente salió ileso, pero la noticia me hace recordar a Mario Luna Romero y Fernando Jiménez, los dirigentes yaquis que están presos en Hermosillo desde hace dos meses, por defender el agua de su pueblo. Y de ahí recuerdo a Nestora Salgado, que sigue detenida sin razón, y cuya hija se fue en estos días a Estados Unidos, temiendo por su vida debido a la cantidad de amenazas que ha recibido.

Sigo viendo noticias, sólo de esta semana, pero mejor aquí le paro. Todavía no encuentro de qué escribir y continúo con la sensación de opresión, combinada con la de vacío y de tristeza, que ahora siento todavía más fuerte que hace rato, y que no me permite concentrarme para escribir… ¿Por qué será?

Mejor desisto en mi búsqueda de tema y los dejo con tres artículos que me parecen dignos de leer y considerar (aunque uno esté en inglés): el primero, se titula ¿Qué hacer para detener la violencia en México? escrito por Paola Zavala aquí en Animal Político, el segundo, de Víctor Toledo, publicado en la Jornada, es Hacia una convención nacional de resistencias ciudadanas. Y, por último, uno de Jonathan Fox, gran conocedor de la realidad de nuestro país, titulado Behind Mexico´s latest massacre: Authorities were warned but didn´t listen publicado en The Hill, que nos da una idea de cómo ven la situación en Estados Unidos.

Pd. ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

 

 @yotlacuila

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.