Presa Las Cruces y los derechos indígenas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
Presa Las Cruces y los derechos indígenas
“Te haces amigo del comisario de la comunidad, lo invitas a beber, lo convences de que la obra les conviene y como a la tercera borrachera lo haces que firme. Ya después reúne a algunos de sus compadres o vecinos y sacan una acta de asamblea”.
Por La Tlacuila
16 de junio, 2017
Comparte

Esta semana autoridades tradicionales wixárikas y nayeris dieron una conferencia de prensa para manifestar, una vez más, que no están dispuestos a permitir la construcción de la presa hidroeléctrica Las Cruces en el estado de Nayarit. Esta obra de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) afectará no solamente el territorio de 33 comunidades, una de las cuales quedará bajo el agua, sino varios sitios sagrados, entre ellos el centro ceremonial Keiyatsita (la información detallada del asunto está aquí).

Los pueblos afectados llevan ya varios años luchando en contra de la realización de esta obra, pero no han sido tomados en cuenta. Según la CFE se realizó una consulta entre las comunidades y aprobaron la obra, sin embargo, la consulta no se llevó a cabo de la manera adecuada: no se tomó en cuenta a los pueblos para organizarla, no se les presentó previamente toda la información requerida para tomar una decisión y solamente participó poco más del 30 % de la población. En síntesis, la consulta fue una simulación.

Hace un par de años me encontré con un antropólogo que trabajaba para la CFE y me explicó cómo hacía las consultas. Palabras más, palabras menos, lo que me dijo fue: “te haces amigo del comisario de la comunidad, lo invitas a beber, lo convences de que la obra les conviene y como a la tercera borrachera lo haces que firme. Ya después reúne a algunos de sus compadres o vecinos y sacan una acta de asamblea”.

No sé si esta persona fue quien hizo esta consulta en particular, ni me consta que así se haya hecho, pues me lo dijo sólo en una plática de café, pero probablemente así funcionan las supuestas consultas de la CFE. Tal vez los altos funcionarios de esta empresa, al desconocer el tema, confíen en la gente que contratan y piensen que las consultas están bien hechas, pero evidentemente no es el caso.

Dejando de lado lo anterior, simplemente el hecho de que participe menos del 50 % de la población en una consulta es razón suficiente para que no se considere válida, y la misma CFE reconoce que la participación fue menor.

Este es un caso más de los cientos que hay en el país en los que se realizan obras que perjudican a los pueblos indígenas, sin que se realice la consulta previa, libre e informada, como está establecida en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo -signado por México-, que además decreta que son los gobiernos los que deben realizar las consultas, no las empresas interesadas.

La construcción de la presa Las Cruces es sin duda una violación a los derechos de los pueblos indígenas, es un proyecto que los despoja de su territorio y de sus lugares sagrados, y atenta contra su identidad y su vida. Es también una violación al Convenio mencionado y un caso más de los que el Congreso Nacional Indígena ha denunciado y pretende difundir ampliamente a través de su candidata.

 

@yotlacuila

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.