¿Se intentará involucrar a normalistas con el crimen organizado para justificar represión? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
¿Se intentará involucrar a normalistas con el crimen organizado para justificar represión?
Se tacha a las escuelas normales rurales de “semilleros de subversivos”, pero a nadie importa que enseñen a jóvenes indígenas que van a educar a niños indígenas. O tal vez sí les importa y por eso los atacan, por eso el crimen de Estado contra los normalistas en Iguala, por eso las críticas a las escuelas normales rurales y los intentos de cerrarlas, para continuar con el exterminio de los pueblos originarios.
Por La Tlacuila
30 de enero, 2015
Comparte

Muchos no creen lo afirmado por el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, el martes pasado, sobre la muerte de los normalistas de Ayotzinapa. Otros quedaron convencidos después de ver el video que presentó, por cierto una buena producción digna de Investigation Discovery o algún otro de esos canales amarillistas de televisión, con música de fondo, voces en off “representaciones” de lo sucedido, etc.

Como era de esperarse, los primeros en manifestar y argumentar públicamente su incredulidad fueron los padres de los jóvenes, y a ellos se sumaron, entre otros, Amnistía Internacional y Human Rights Watch, así como la Oficina de Washington en América Latina (al final de este texto encontrarán la conferencia de prensa del procurador –en el minuto 29 comienza el video- y la de los padres de los normalistas, y aquí hay una síntesis de las mismas).

No es mi intención discutir en este espacio quién tiene la razón, ya se ha dicho mucho al respecto y ya cada quién verá si le cree al gobierno o a los familiares de las víctimas. Lo que me parece muy preocupante es que se siembre la duda de que los estudiantes eran delincuentes, que pertenecían a los Rojos. Por más que Murillo Karam diga que la PGR no cuenta con evidencias de su participación en ese grupo delictivo, no es gratis que en el video aparezca uno de los implicados afirmando que los mismos estudiantes lo confesaron, e incluso involucre al director de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, José Luis Hernández Rivera, que por supuesto lo desmintió inmediatamente. En el video presentado el 7 de noviembre del año pasado se omitió esa parte, pero en esta nueva edición quedó incluida (¿qué más nos presentarán la próxima vez, de la misma grabación?).

El detenido, en la reconstrucción de los hechos, inculpa particularmente a dos estudiantes: Bernardo Flores Alcaraz y Miguel Ángel Hernández Martínez, y aunque Murillo afirme que no los cree delincuentes, casualmente Flores Alcaraz es señalado por la PGR (no por el detenido), en el mismo video pero minutos antes, como el encargado de los estudiantes y el que les dijo que fueran a Iguala. O sea que la duda queda.

El hecho es preocupante porque las insinuaciones de que hay un vínculo entre la escuela normal rural de Ayotzinapa y el crimen organizado, dan pie a que, en el momento que sea conveniente para las autoridades, de pronto “surjan pruebas” de que es así, y eso sirva para justificar el inicio de una fuerte represión contra la escuela y contra todos los que se han solidarizado con los estudiantes. No es casualidad que al día siguiente de la trasmisión del video en cuestión, y de que el presidente Enrique Peña Nieto declarara que el caso Ayotzinapa “no puede dejarnos atrapados”, hayan sido detenidos con violencia 14 normalistas en la autopista del Sol. ¿Será éste el inicio? Esperemos que no.

Por otro lado, es sabido que desde hace años el gobierno federal quiere cerrar las normales rurales (aquí hay un poco de historia sobre éstas) y que se considera a la de Ayotzinapa particularmente conflictiva. Por lo tanto, el supuesto vínculo con el crimen organizado sería un buen pretexto para clausurarla.

No olvidemos que en la normal de Ayotzinapa (y en varias otras del país) se forman básicamente maestros bilingües, jóvenes indígenas, como la mayoría de los 43 desaparecidos, que están dispuestos a trabajar en las comunidades más marginadas porque provienen de ellas. Esto es algo que se ha mencionado muy poco en los medios, el hecho de que gran parte de los estudiantes desaparecidos son indígenas y de que lo sucedido en Iguala es un atentado más contra este sector de la población. Menos se ha hablado de la importancia de las normales rurales para la educación bilingüe, para preservar los idiomas originarios de nuestro país. Se tacha a estas escuelas de “semilleros de subversivos” pero a nadie le importa que enseñen a jóvenes indígenas que van a educar a niños indígenas. O tal vez sí les importa y por eso los atacan, por eso el crimen de Estado contra los estudiantes en Iguala, por eso las críticas a las escuelas normales rurales y los intentos de cerrarlas, para continuar con el exterminio de los pueblos originarios.

 

@yotlacuila

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.