Apuntes sobre el levantamiento indígena en Ecuador - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
Apuntes sobre el levantamiento indígena en Ecuador
Desde el pasado 13 de agosto, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador inició un movimiento nacional en contra del presidente Rafael Correa y sus intenciones de modificar la constitución para reelegirse una vez más, por actuar reiteradamente en contra de los derechos de estos pueblos. No están dispuestos a rendirse y menos después de haber quitado a dos presidentes.
Por La Tlacuila
21 de agosto, 2015
Comparte

En 1997, un movimiento encabezado entre otros sectores por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), logró destituir al entonces presidente Abdalá Bucaram. En 2000, la Conaie lideró la rebelión popular que terminó con la caída del presidente Jamil Mahuad. Hoy en día, la Conaie está nuevamente a la cabeza del movimiento ecuatoriano en contra del presidente Rafael Correa y sus intenciones de modificar la constitución para reelegirse una vez más. No es de extrañarse, pues si bien el régimen de Correa es considerado uno de los más progresistas de América Latina, no solamente ha ignorado la cuestión indígena sino que ha actuado reiteradamente en contra de los derechos de estos pueblos.

Como en otros países latinoamericanos, los megaproyectos mineros que impulsa actualmente el gobierno de Ecuador atentan contra los territorios de los pueblos indígenas, contaminan sus recursos naturales y no se están llevando a cabo los procesos de consulta previa, libre e informada estipulados en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y en la Constitución ecuatoriana.

La Conaie presentó el mes de junio pasado una demanda de inconstitucionalidad contra la Ley de Aguas y su reglamento, pues considera que va en contra de los derechos de los pueblos indígenas planteados en la Constitución, además de que permite la privatización del agua. Cuando la ley fue discutida y aprobada en la Asamblea Nacional (órgano legislativo del país en cuestión), ésta desechó la propuesta de los pueblos y nacionalidades indígenas de crear un consejo plurinacional para manejar el agua, por lo que una de las demandas del movimiento actual es la derogación de la mencionada ley y el fortalecimiento de los sistemas comunitarios de administración de los recursos hídricos.

Más allá de estos dos temas (los megaproyectos y la privatización del agua), que son cuestiones que atentan contra los derechos de los pueblos indígenas prácticamente en todo el mundo, el gobierno de Correa desmanteló el sistema de educación intercultural bilingüe que estaba en manos de las organizaciones y pueblos indígenas; cerró escuelas comunitarias y clausuró la Universidad Amawtay Wasi de la Conaie, que no solamente contaba con reconocimiento internacional, sino que era considerada un ejemplo a seguir por otras universidades indígenas latinoamericanas.

Además de violar los derechos de los pueblos originarios, Correa se ha expresado varias veces de manera racista contra el movimiento indígena, al cual a todas luces considera uno de sus principales enemigos políticos desde que en 2006, cuando inició su campaña por la presidencia, el Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik rechazó unirse a él y participó en la contienda electoral con su propio candidato.

Una de las más recientes acciones gubernamentales contra la Conaie fue el intento de despojarla de su sede. El inmueble fue otorgado en comodato a la organización por el gobierno ecuatoriano en 1991 y a finales de diciembre del año pasado Correa pretendió retirárselos, argumentando que lo estaban utilizando para fines políticos y de oposición al gobierno. Sin embargo, ante la presión no sólo del propio movimiento indígena, sino de personalidades e instituciones internacionales, se suspendió el desalojo.

Los anteriores son solamente algunos de los puntos que llevaron al levantamiento indígena actual y al paro nacional que inició en Ecuador el pasado 13 de agosto. Las otras razones de la Conaie se pueden leer aquí.

Desde que iniciaron las movilizaciones en distintas partes del país, el gobierno de Correa ha respondido con una fuerte represión, pero cada vez son más los indígenas que se suman a las manifestaciones y más las organizaciones, de diversos tipos, que se adhieren al paro. Los indígenas ecuatorianos han demostrado históricamente que no se rinden fácilmente, no olvidemos que ya quitaron a dos presidentes.

 

@yotlacuila

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.