close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
Un ejemplo más de discriminación
Bueno sería que quienes construyen departamentos con espacios mínimos para el personal de servicio, y quienes obligan a personas a utilizarlos y luego les prohíben hacer uso de las instalaciones como las albercas fueran encarcelados aunque sea un par de días.
Por La Tlacuila
22 de febrero, 2019
Comparte

La semana pasada me invitaron a comer a un condominio “de lujo” en Acapulco. De esos que están en los grandes edificios que han construido en los últimos años entre la playa Revolcadero y el aeropuerto, creo que le llaman zona Diamante. Con grandes albercas, playa “privada”, campo de golf cerca, etc. No recuerdo exactamente el nombre del lugar, pero era el Mayan algo. No me gusta ir a ese tipo de sitios, pero no pude eludir el compromiso.

Resulta que el reglamento interno prohíbe el uso de la alberca al personal de servicio doméstico y nanas, esto último entre paréntesis por si no entienden que están incluidas. Obviamente me indigné, por decir lo menos y acorté mi estancia en el sitio lo más posible. En defensa de quienes me invitaron, debo decir que rentaron un departamento por un fin de semana sin conocer el reglamento y tampoco les agradó el asunto.

Ayer me encontré casualmente una nota que habla de un caso igual en un condominio de la misma zona. Allí incluso cobran multa si la nana usa la piscina. Supongo y deduzco que los reglamentos de ese tipo de sitios deben ser similares.

Dentro del departamento en el que estuve me asomé a lo que llaman el cuarto de servicio. Mi indignación fue aún mayor. En un espacio de no más de 4 metros cuadrados había una cama, una mini regadera con cortina alrededor y un retrete, todo en el mismo lugar. Supongo que lo considerarán práctico, si a media noche la persona que ahí duerme necesita orinar, literalmente está a un paso del inodoro. Tenía sólo una muy pequeña ventana alta y evidentemente no contaba con aire acondicionado. Obviamente el resto de los cuartos y baños eran muy amplios y uno hasta jacuzzi tenía.

Sobra decir que todo esto es un gran ejemplo de discriminación y clasismo. No digo que racismo porque sabemos que las razas humanas no existen científicamente y utilizar el término raza referido a personas es en sí discriminatorio. Pero además de eso lo que reflejan estos lugares es el maltrato a las personas. No importa que se estén asfixiando de calor en un cuarto peor que el designado al Chapo Guzmán para cumplir su condena. Y no es solamente discriminación a personas indígenas –que suelen ser quienes tienen ese tipo de empleos, no por gusto sino por necesidad y falta de mejores oportunidades – sino a cualquiera que se vea obligado a trabajar en hogares ajenos con personas que se sienten superiores a ellas o ellos.

Ante este tipo de cosas, ¿qué está haciendo el CONAPRED? Intenté llamar al área de orientación y no logré comunicarme (seguiré intentando) y en su sitio de internet no encontré cómo hacer una denuncia, pues se refiere siempre a casos de personas agraviadas y en éste no encontré a una persona en particular. ¿Quién va a denunciar?

¿Para qué sirve la Ley Federal para Prevenir y eliminar la Discriminación si no se cumple? Además es totalmente vaga en muchos aspectos y las sanciones son solamente administrativas y “de reparación”, como si la hubiera. Bueno sería que quienes construyen departamentos con esos espacios (porque no se les puede llamar cuartos) para el personal de servicio y quienes obligan a personas a utilizarlos y les prohíben hacer uso de las instalaciones fueran encarcelados aunque sea un par de días.

Pero parece ser que este tipo de cosas son consideradas normales o a nadie le importan; y pasan los años y seguimos igual o peor. Lo que relato aquí es sólo un ejemplo de muchos que creo que la mayoría hemos presenciado o vivido, iguales o peores que lo que sucede en la Roma de Cuarón.

PD: No escribí hoy sobre el lamentable, cobarde y vil asesinato de Samir Flores porque es muy reciente y no podría decir mucho sin especular, salvo que me solidarizo con el dolor de su pueblo y su familia y me uno a quienes lo condenan y exigen justicia inmediata.

 

@yotlacuila

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte