Un poco de música - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Códices Geek
Por La Tlacuila
Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años c... Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010. (Leer más)
Un poco de música
Ahora que estamos en vísperas de las fiestas patrias, días en que acostumbramos escuchar música mexicana y acordarnos de nuestras raíces, he estado oyendo un poco de música indígena.
Por La Tlacuila
14 de septiembre, 2012
Comparte

Ahora que estamos en vísperas de las fiestas patrias, días en que acostumbramos escuchar música mexicana y acordarnos de nuestras raíces, he estado oyendo un poco de música indígena. Cada pueblo indio tiene su música que, como todo arte, ha ido evolucionando con el tiempo. Algunos conservan formas musicales prehispánicas, otros las mezclan con la música que aprendieron en la colonia – generalmente religiosa – y otros con ritmos más nuevos, como el rock, por ejemplo.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) tiene un importante acervo de piezas musicales recopiladas durante años por algunos antropólogos y etnomusicólogos, entre los que destaca Thomas Stanford, pionero en el tema, que ha realizado investigaciones en más de 400 localidades. La Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) también tiene una nutrida fonoteca, y ambas instituciones han producido discos compactos con diversas selecciones musicales. Tendría que ser una experta, como mi maestro Thomas, para poder hablar de la música de todos los pueblos indígenas de México, y se necesitarían además varios tomos (o varios gigas) para hacerlo, así que escogí tres de las que más me llaman la atención para compartirlas en estos días con ustedes.

Purépechas

La principal expresión de la música purépecha es la pirekua. Las pirekuas son canciones interpretadas por una, dos o tres personas, casi siempre hombres, acompañados por guitarra, violín, vihuela y contrabajo, aunque si no se dispone de todos los instrumentos, con el violín o la guitarra se puede dar una buena serenata. Y es que muchas son piezas de amor, que componen los hombres para conquistar a las mujeres, son canciones muy sentimentales de ritmo acompasado y lento, a través de las cuales también se transmite la historia oral de los pueblos, las vivencias cotidianas, sus costumbres y sus valores. Se cantan en las fiestas y en la vida cotidiana, en las tres regiones purépechas de Michoacán que son la Meseta, la Cañada de los 11 Pueblos y la zona del lago de Pátzcuaro. Los intérpretes de éstas, hombres y mujeres, se conocen como pireris y generalmente cantan en purépecha, aunque también hay pirekuas en español.

En noviembre de 2010, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró a las pirekuas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Mixes

Uno de los pueblos indígenas que más destaca por su cultura musical es el mixe o ayuuk, sobre todo por sus bandas de viento. La música es muy importante en la vida de este pueblo, se puede decir que es la expresión más importante de su cultura. Los niños y las niñas aprenden a tocar algún instrumento desde muy pequeños, hay escuelas de música y cada comunidad tiene su banda. En las reuniones familiares hay música, en las fiestas y en las ceremonias religiosas no puede faltar, y en los actos cívicos siempre hay una banda. Las más conocidas son la de Totontepec y la de Santa María Tlahuitoltepec, ésta última se ha presentado, entre otros escenarios, en el Palacio de Bellas Artes. Tlahuitoltepec cuenta con varias bandas filarmónicas, y tiene además su Centro de Capacitación Musical (CECAM) al que acuden niños y jóvenes tanto de la zona mixe – localizada al noreste del estado de Oaxaca – como de otros estados del país. Como muestra de la música mixe, tenemos este jarabe, interpretado por la banda del CECAM (el video está un poco oscuro, pero la música es buena…).

Tzotziles

Los tzotziles, uno de los pueblos de los Altos de Chiapas, tienen básicamente dos tipos de música: la música de aliento y percusiones, con flautas de carrizo, cornetas y tambores, y la música de cuerdas, en la que tocan violín, harpa y guitarra de diez o doce cuerdas, va acompañada de cantos y a veces le agregan un acordeón. Ambos tipos se interpretan más que nada en fiestas religiosas, para adorar a los santos y acompañar procesiones, aunque también se tocan en celebraciones profanas.

De unos años para acá, han surgido algunos grupos de rock tzotziles, de jóvenes de San Juan Chamula y Zinacantán que, por iniciativa propia, decidieron tocar ese género en su idioma para difundir su lengua y su cultura. Algunos, como el grupo Yi´bel Jme´tik Banamil, combinan la música tradicional con el rock, y otros, como Vayijel, simplemente tocan rock. Los dejo con su música y su historia, narrada por ellos mismos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.