close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Acoso en el ITAM
El año pasado la organización estudiantil y feminista del ITAM, Cuarta Ola, hizo una campaña para recolectar testimonios de miembros de la comunidad que fueron víctimas de acoso. En apenas unos días lograron recabar 130 testimonios. Concluyeron ahí mismo que el 43% de los casos de hostigamiento fueron perpetuados por profesores y 45% de los casos se dieron en los salones de clase.
Por Blog Invitado
8 de marzo, 2019
Comparte

Durante 2018 vimos una serie de movimientos a nivel mundial que denunciaron distintos niveles de violencia de género en esferas laborales y estudiantiles. En México, las compañeras del CIDE, El COLMEX y la UNAM denunciaron sus casos particulares. Sin embargo, el ITAM había logrado pasar desapercibido, pero el acoso que sufren las estudiantes es cada vez más grave y las medidas se quedan cortas.

El año pasado la organización estudiantil y feminista del ITAM, Cuarta Ola, hizo una campaña para recolectar testimonios de miembros de la comunidad que fueron víctimas de acoso. En apenas unos días lograron recabar 130 testimonios. Concluyeron ahí mismo que el 43% de los casos de hostigamiento fueron perpetuados por profesores y 45% de los casos se dieron en los salones de clase.

Imágenes obtenidas de las redes de @CuartaOla.

El protocolo

Tiempo atrás colectivos estudiantiles habían presentado una serie de propuestas sobre las cuales trabajar un protocolo. Estas propuestas habían sido discutidas y entregadas a las autoridades del ITAM para que se tuvieran en cuenta durante la elaboración del documento.

En 2017, luego de entregar el primer borrador del protocolo, los colectivos presentaron propuestas de mejora a este documento pero a finales de 2017 el Consejo de Alumnos Expande publicó en su página de Facebook el mismo documento que el ITAM había proporcionado previamente.

A pesar de nuevas recomendaciones para mejorar el documento y de promesas del ITAM por revisarlas, en noviembre de 2018, y bajo presión mediática, la universidad hizo de acceso público el protocolo en cuestión así como al formato de denuncia. El documento publicado en 2018 no tiene ninguna diferencia sustancial con el publicado durante 2017.

Lo anterior nos ha hecho pensar a las autoras de este texto –exalumnas y víctimas de acoso por parte de profesores– que el ITAM no pretende hacerle frente a un problema que excede niveles impensables y que ignora deliberadamente las demandas de su comunidad. Le pide a las víctimas que denuncien con base en un protocolo de acoso falto de perspectiva de género y de acompañamiento a la víctima.

A continuación se enlistan los problemas y las omisiones que hemos encontrado en el protocolo:

  • El formato de denuncia no garantiza privacidad y protección a las víctimas en general ni frente al agresor.
  • No hay claridad en la definición de los conceptos de acoso, hostigamiento, víctima, agresor y sanción, por mencionar algunos. Lo cual genera que no se aborden las dinámicas que implican una desigualdad de poder y que dejan en desprotección total a las víctimas.
  • No se sabe quiénes conforman el Comité de Honor y Justicia y cómo son elegidos, lo que pone en tela de juicio su imparcialidad.
  • La participación de estudiantes en el Comité pone en peligro la anonimidad de las víctimas.
  • No se garantiza que receptores de denuncias hayan tenido una capacitación con perspectiva de género ni sobre atención a víctimas y contención en casos de crisis.
  • El protocolo no contempla que la víctima pueda tener conocimiento del resultado final de su denuncia ni durante el proceso.
  • No se mencionan el tipo de sanciones a aplicar en cada caso.

¿El ITAM va a frenar el acoso institucionalizado llamando a las víctimas a denunciar sin acompañamiento legal, sin perspectiva de género, sin protección durante el proceso y sin garantías de acceso a la justicia? No queda duda de por qué la mayoría de las víctimas prefiere no denunciar: no confían en las autoridades del ITAM.

Luego de revisar el protocolo, creemos que las demandas son claras y que hay puntos fundamentales que se tienen que revisar a la brevedad, es decir, las alumnas no queremos tardar otros seis años en ser escuchadas.

  • Es urgente la conformación de un órgano autónomo que sea quien decida sobre las denuncias. Personas que, además, deben estar capacitadas en temas de género, atención a víctimas y contención en casos de crisis y deben tener la capacidad de emitir sanciones proporcionales a los agresores.
  • Las sanciones o castigos por la falta cometida deben ser conocidas.
  • Las víctimas deben recibir notificaciones sobre cómo evoluciona la denuncia y la decisión del comité y debe existir un plazo específico para que el comité emita su resolución.
  • Se deben garantizar siempre medidas de protección a las víctimas en caso de ser necesarias y determinar cuáles serán específicamente.
  • El ITAM debe apoyarse en organizaciones o instituciones especializadas en temas de género cuando capacite a su personal.
  • Se requiere un curso obligatorio para el cuerpo docente, administrativo y de intendencia sobre qué es el acoso, el hostigamiento y las sanciones a las que se enfrentan si cometen alguno de ellos.
  • Se requiere una campaña integral y permanente contra el acoso en la universidad.
  • Se exige que las personas que redacten un nuevo protocolo tengan una capacitación completa en temas de género además de ser un órgano autónomo que conozca a la perfección la normativa del ITAM.
  • Se debe incluir en el protocolo cuál es el plazo será el proceso de investigación que se seguirá en las denuncias que se reciban.
  • Se insta a que los avances y modificaciones al protocolo se hagan públicos a la comunidad.

Nos cansamos de ver cómo ignoran el problema y siguen protegiendo a esos que todas sabemos que acosan. Confiamos en que si realmente les interesa la comunidad, las autoridades escucharán. No vamos a seguirles cubriendo la espalda, si los nombres y las denuncias de todas aquellas que fuimos acosadas se tienen que hacer públicos para que el ITAM asuma su responsabilidad en esto, nos faltará tinta.

 

* Algunas exalumnas del ITAM.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.