close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Crónicas de la transformación: el derecho al lenguaje
Es preocupante que el presidente de la República ataque a uno de los pilares del derecho al lenguaje y la libre expresión: la prensa. Su ataque a cualquier ejercicio de crítica a su gobierno desde la prensa es inadmisible si nos interesa restaurar la vida pública en nuestro país.
Por Armando Luna Franco
24 de mayo, 2019
Comparte

El derecho a la libre expresión es fundamental en la política. La libre expresión deriva en la libertad de opinión y la libertad de prensa, el acceso a la información pública y la rendición de cuentas. En conjunto, son la base sobre la que la vida pública es posible, la manera en que las personas nos hacemos parte de la política. Todo esto construye una comunidad, una esfera donde participamos en la toma de decisiones. Los griegos llamaban a la libre expresión isegoria: el derecho y la libertad de participar en la asamblea, ser escuchado y tomado en cuenta. Sin expresión no hay política.

Asimismo, la expresión implica otro derecho esencial: el derecho al lenguaje. Con este derecho no me refiero sólo a aprender un lenguaje y usarlo, sino a un sentido pragmático: el derecho al lenguaje implica el derecho de enriquecer el lenguaje, aportar a su construcción, y ser partícipe del proceso que define, en nuestra cotidianidad, de qué nos expresamos y cómo lo hacemos. No es sólo aprender reglas, sino poder nombrar y enunciar con ellas nuestra realidad.

Con este derecho se conjugan las libertades y derechos que mencioné en el primer párrafo: en tanto podemos conocer qué ocurre en nuestra vida pública y política, y podemos hacerlo gracias a una prensa libre, podemos formar una opinión que compartimos entre nosotros como ciudadanía, en distintos espacios (familiares, vecinales, escolares o laborales), y podemos relacionarnos, organizarnos para demandar y exigir cuando las decisiones políticas afectan nuestra vida en común. Manifestarnos, plantear demandas y exigir su solución es ejercer el derecho al lenguaje: la política es integrar nuestras realidades, a través de la esfera pública, para hacer una realidad común que nos define e incluye a todas y todos.

Por eso es preocupante que el presidente de la República ataque a uno de los pilares del derecho al lenguaje y la libre expresión: la prensa. Su ataque a cualquier ejercicio de crítica a su gobierno desde la prensa es inadmisible si nos interesa restaurar la vida pública en nuestro país. El presidente no sólo cuenta con la máxima tribuna de nuestro país, también cuenta con una amplia base social que replica sus palabras en todos los ámbitos de la vida comunitaria. Lo que él dice o calla dicta el sentido y las percepciones: moldea lo público y lo político.

Como el líder político del país, el presidente crea las oposiciones, definiendo los términos de la relación antagónica, y la validación o negación de quienes formen parte de la esfera pública. Al construir como oposición a la prensa, se normaliza la negación e invalidación del ejercicio periodístico. Considerando el alto grado de legitimidad y alcance que tiene el Presidente con sus bases, es peligroso que en un país marcado por la violencia contra las y los periodistas, él sea el primero en agravar su vulnerabilidad.

La necesidad de una prensa libre en un proceso de cambio político es clara: estamos ante una reconstitución de la vida política de nuestro país, donde los valores y perspectivas están cambiando. Es irresponsable que el presidente, ante este momento, insista en mantener una de las prácticas más antidemocráticas del régimen que presume combatir, atacar la libertad de prensa y el derecho a la información pública. La transformación que él promete: o es con el periodismo crítico, la prensa libre y la garantía del derecho al lenguaje para todas y todos, o no será.

@drats89

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.