close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ganó el NO en Huexca, pero el SÍ en la región
El Proyecto Integral Morelos es un atentado más contra la organización social, económica, política, cultural y ambiental de aquellos pueblos que, en pleno uso de derecho de la autonomía para decider sobre su territorio, se oponen a la instalación de un gasolucto, un acueducto, una termoeléctrica y una minera a cielo abierto.
Por Blog Invitado
15 de marzo, 2019
Comparte

Por: Jesús Andrés Barranco Pérez, Martha Shirley Reyes Quintero, Samuel Contreras Sánchez y Gabriel Tun Colli

Saramago en su obra “Ensayo sobre la lucidez” plantea la posibilidad del voto en blanco para mejorar la democracia. Aquí el voto en blanco fue el ganador con un 97.15 %, pero sin mejorar la democracia. La lista nominal de los municipios participantes (tomando en cuenta las secciones electorales para las elecciones federales del año 2018) suma un total de 1 millón, 953 mil 881 ciudadanos, mientras que los votos de la consulta suman 55 mil 715 votos, es decir, una participación del 2.85 %. En términos brutos, el 1.7 % (33,174) de los ciudadanos en los municipios consultados validó el Proyecto Integral Morelos (PIM) y la Termoeléctrica de Huexca. ¡Esta no es la voz del pueblo!

El PIM también es conocido como el Proyecto Integral de la Muerte por habitantes de la región. Desde su nacimiento en 1997 y no en 2009 como se dijo por la Presidencia de la República, vino con problemas congénitos dado que es un proyecto no deseado por las comunidades donde se implantará. Este proyecto nació con el nombre de Gas Zapata, con un capital de solo 10 mil pesos según se puede investigar, después se convirtió en el PIM conocido. Desde ahí se quiso engañar y legitimar con la figura del personaje más rebelde de nuestro país.

Las comunidades asentadas a las faldas del Volcán Popocatépetl comparten entre sí una cosmovisión sobre el territorio que supera por mucho la idea mercantilista neoliberal que desde una posición reduccionista, utilitaria y extractivista se pretende sea “la vía para el desarrollo”.

Desde la cosmovisión de los pueblos que son custodiados por el gran coloso Popocatépetl, el agua, la tierra y el monte son considerados bienes comunes (Ostrom, 2000), son elementos sobre los que sus formas de acceso, uso, distribución, mantenimiento y conservación se deciden en asambleas de Pueblo (Reyes, 2011).

Historicamente en los municipios que son trastocados por el PIM, son en su mayoría pueblos agrícolas-campesinos, donde coexisten dos formas de gobierno, a saber: los usos y costumbres y el municipio libre. No son pocos ni menores los estudios que dan cuenta de ello. Reyes, 2011, 2017; Árias, 1979; Ojeda, 2016; Morera, 2017; Olvera, 2019, entre otros. Dichos pueblos han mantenido una lucha constante por la defensa de su territorio y su derecho a decidir sobre él, dado que son ellos quienes por larga data se han organizado para el manejo del mismo de manera autogestiva, prácticamente sin apoyo de los diversos niveles e instancias de gobierno.

El PIM es un atentado más contra la organización social, económica, política, cultural y ambiental de aquellos pueblos que en pleno uso de derecho de la autonomía para decidir sobre su territorio, se oponen a la Instalación de un gasoducto, un acueducto, una termoeléctrica y una minera a cielo abierto. A ellos se suman las voces de académicos e investigadores, de asociaciones, organizaciones de la sociedad civil y de grupos organizados de las comunidades que dan cuenta del grave riesgo que representa el PIM, dado que se encuentra en una zona de alto riesgo por erupción volcánica, por sismos, deslizamientos de laderas, así como por fracturas geológicas. Pero sobre todo de riesgo social, pues esta región se ha caracterizado por su tradición de lucha y de decir “el pueblo se cansa de tanta pinche tranza”. Porque sabe que este proyecto está tan amañado con dispendio de recursos públicos y su intento de imponerse a costa del peligro que pueda representar.

Recursos públicos para que empresas privadas se beneficien

El siguiente mapa visibiliza las zonas de riesgo por lahar volcánico del Popocatépetl dividido en 3 escenarios: menor, intermedia y mayor probabilidad. En línea roja se representa el gasoducto, el cual atraviesa en 3 puntos en el escenario de probabilidad intermedia y alrededor del 50 % del gasoducto se encuentra en la zona de menor probabilidad.

En la pasada consulta para el funcionamiento del PIM hubo un cúmulo de irregularidades. Entre ésta destaca que los resultados de las comunidades que optaron por el no a la consulta y llevaron a cabo votaciones internas en asamblea de pueblo, no sumaron a la contabilidad final del proceso, y ni se mencionan en este intento del gobierno por legitimar esta obra.

Son los casos de las comunidades que decidieron en asambleas de pueblo, de acuerdo a sus usos y costumbres no participar en la consulta, tales como Juan C. Bonilla en Puebla, o el municipio indígena de Hueyapan, altamente participativo, que en asamblea decidió rechazar de manera contundente esta consulta porque al promoverse sólo se remarcaba las supuestas “ventajas”. Por ello en dicha asamblea  a través del ejercicio de toma de decisiones a mano alzada votaron sobre el sí o el no a la termoeléctrica.

En otros lugares también se decidió la suspensión de la consulta y se hicieron votaciones conforme a sus usos y costumbres. como en Huexca y en Amilcingo, tierra del primer caído por este megaproyecto, el líder social Samir Flores Soberanes, considerado sin lugar a dudas el último líder regional mártir más cercano a la imagen del general Zapata por su congruencia social.

En la asamblea de Hueyapan se votó por un contundente “NO” (lo cual se puede apreciar en el video), mientras que en los resultados oficiales se registraron un total de 27 votos, cuando en la contabilización de los votos a mano alzada, respaldados con las firmas de los ciudadanos, suman más de 1200 votos por el NO a la termoeléctrica.

La consulta es un proceso amañado para inducir el “Sí”, porque no debió consultarse a los municipios beneficiados sino sólo a los que pone en peligro la salud y vida de sus habitants. En pocas palabras es corrupta porque se compró el voto prometiendo que se les bajaría el precio de la luz a las comunidades que no corren peligro por su lejanía, tan ilógico como si se hubiera preguntado a municipios del estado de Mexico, donde la respuesta es inducida al “Sí”. Al incluir a más municipio se violenta el principio que Benito Juárez enarbola sobre la “Libre autodeterminación de los pueblos en su desarrollo”, hoy plasmados en el artículo 169 de la Organización Internacional del Trabajo, firmada por nuestro país.

El día de la consulta las cartas ya estaban marcadas, todo el aparato gubernamental incluyendo funcionarios públicos de primer nivel como son los secretarios de estado hicieron su labor para inducir y/o presionar a organizaciones sociales y autoridades comunitarias, como fue el caso de un consejo indígena municipal, que una noche anterior a la consulta, a decir de fuentes cercanas a dicha figura, recibieron la visita del secretario de Gobierno, con la correspondiente “sugerencia” de que se instalaran las casillas argumentando que se respetaría la decisión que tomara el pueblo.

Ante la falta de información, el consejo indígena municipal de Hueyapan convocó a una asamblea general del pueblo el domingo 24 de febrero a las 9:00 am, en la cual se compartió  la información técnica, social y ambiental proporcionada por parte del Centro de Encuentros y Diálogos y la Red de Investigadores del Parque Nacional Iztaccíhuatl Popocatépetl. La asamblea tomó la decisión de no instalar las casillas y votar a mano alzada, cuya evidencia para legitimar dichas formas de toma de decisiones por usos y costumbres, se respaldó con las firmas que se levantaron por barrios.

La consulta “oficial” se realizó sin los criterios técnicos que exige las Naciones Unidas. Las preguntas de entrada inducían la votación rompiendo las reglas que preservan la neutralidad y la imparcialidad. El gobierno federal fue juez y parte… Y se impuso el “SI” en poblaciones de Tlaxcala, Puebla y Morelos que no se ven afectadas, como ejemplo, el siguiente mapa. Los resultados oficiales enmarcan que en la consulta ganó el SI con un 59.54 % mientras que el NO obtuvo un 40.12 %.

El Si o No indica el ganador de la consulta en el municipio. El color blanco hace referencia a una muy baja competencia, por lo tanto en esos municipios casi todos votaron hacia una opción. Por otro lado, el color naranja indica que existió una gran competencia entre el Si y No, cercanos al 50 % de votaciones entre una y otra opción; este color resalta más en los municipios cercanos a la termoeléctrica y al gasoducto, además es la zona donde predomina el No.

Veamos entonces la concentración espacial del voto. En color verde se visualizan los municipios donde su porcentaje hacia el No es más alto; estas zonas corresponden a las más cercanas a la termoeléctrica junto con los Altos de Morelos, municipios que tendrán la mayor afectación ambiental. Mientras que de color rojo se muestran los municipios con mayor porcentaje de votos hacia el Si. Se puede distinguir claramente que los Si se encuentran en las zonas más alejadas de la termoeléctrica, lo mismo pasa en Morelos, Puebla y Tlaxcala.

Para validar estadísticamente lo dicho arriba, se llevó acabo un análisis de estadísticas locales de autocorrelación espacial, utilizando “Local Geary Cluster Map”, que sirve para identificar concentraciones de valores altos o bajos, en este caso los porcentajes de votos Si y No, comparando el valor del municipio con todos sus vecinos cercanos.

En el siguiente mapa se puede observar dos grandes concentraciones, de color rojo el cluster SI y de color azul el cluster NO. Los colores rojos o azules más intensos indican que los valores son altos al igual que sus vecinos cercanos y son válidos estadísticamente (p=0.05), es decir, son los núcleos de los clusters. Los colores azules y rojos menos intensos forman parte del cluster pero no cuentan con la fuerza necesaria para decir que son estadísticamente válidos, debido a que estos municipios tienen valores altos, pero no todos sus municipios vecinos tienen valores altos.

La distribución espacial de las concentraciones de votos ahora es muy clara. Donde se encuentra la termoeléctrica de la Huexca y las comunidades cercanas al Volcán Popocatépetl se tiene la mayor concentración de porcentajes de NO y mientras más alejado de la termoeléctrica se concentra el SI. Los municipios más afectados ambientalmente son los que optaron por el NO, mientras que los municipios más alejados que no tienen afectaciones locales y serán beneficiados con la disminución de las tarifas de electricidad votaron en su mayoría por el SÍ.

Este pueblo decidió que NO

¿Qué pasaría si modificamos el nivel de análisis y sólo tomamos en cuenta los municipios que tienen un impacto directo de la termoeléctrica, el gasoducto, y el acueducto? En este caso la respuesta sería contraria. Ganaría el voto NO a la termoeléctrica con un 50.89 % contra un SÍ del 48.72 %. El siguiente mapa muestra esos resultados con el nivel de competencia correspondiente.

Un Estado tiene la obligación de salvaguardar la vida de sus habitantes. El PIM no toma en cuenta el Ordenamiento Ecológico y el mapa de riesgo. Pareciera que vivimos en un Estado que no busca el desarrollo local, sino que pone la ganancia como el punto principal en los megaproyectos. Según sondeos y declaraciones periodísticas de los que dijeron No al megaproyecto, así como las comunidades donde se manifestaron de manera abierta en contra del PIM, son las personas y comunidades que votaron por AMLO para que llegara a ser presidente porque tenían la certeza que cancelaría el PIM, dado que los otros candidatos lo impondrían

AMLO dijo: “el pueblo decidió”. Nosotros decimos: “el pueblo se dividió”. Son signos graves de cómo AMLO va echar andar sus megaproyectos de corte “desarrollista” en los altos de Morelos. AMLO se topó con un verdadero acto de resistencia política y defensa del territorio desde los pueblos originarios, verdaderos guardianes de sus recursos naturales.

Si bien es cierto que oficialmente ganó el “SI”, los operadores del gobierno saben que eso es un hilo tan delgado con el que quieren asegurar un proyecto que es una bomba, localizado en un terreno peligroso no solo por el volcán Popocatépetl, sino también por la zona sísmica de la region y, sobre todo, por la movilización social donde se radicalizarán los opositores por no ser escuchados.

Este tipo de consultas sólo avalan un “Si”, un “No” o un “Nulo”, pero no brindan espacios para reflexionar y escuchar a las comunidades, tampoco para generar propuestas, atender a grupos vulnerables y sobre todo, acompañar a los más afectados por este megaproyecto.

 

* Jesús Andrés Barranco Pérez es investigador independiente, Martha Shirley Reyes Quintero es de la Red de Investigadores del Parque Nacional Iztaccihuatl – Popocatépetl, Samuel Contreras Sánchez es investigador del CUPREDER de la BUAP y Gabriel Tun Colli es investigador independiente.

 

Fuentes de consulta

Arias P, Bazán L. (1979), demandas y conflicto, el poder político en un pueblo de Morelos, Nueva Imagen, México.

Ostrom, E. (2000), el gobierno de los bienes comunes. La evolución de las instituciones de acción colectiva. UNAM-CRIM, Fondo de Cultura económica, México.

Reyes Quintero, Martha Shirley (2011), La organización local y los recursos de uso común en Tetela del Volcán. Actores, espacios de decisión y sistemas de gobierno, Tesis de maestría en instituciones y organizaciones, Universidad autónoma del Estado de Morelos, Instituto Profesional de la Región oriente.

Ojeda Rosero, Dayra Elizabeth (2016), Construcción Intergeneracional de la percepción del riesgo volcánico, Tesis de Doctorado en Psicología, Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Centro de Investigación Transdisciplinar en Psicología.

Reyes Quintero, Martha Shirley (2017), Tesis de Doctorado en Ciencias Sociales, Capital Social y Acción Colectiva en la Autogestión Social del Agua: Manguereros y Cajas de Agua en Tetela del Volcán, Universidad autónoma del Estado de Morelos, Facultad de Estudios Superiores de Cuautla.

Morera Delfín, Mercedes (2017), Educación Ambiental para la Prevención de Riesgos Volcánicos en Comunidades Educativas, Tesis de maestría en Psicología, Universidad autónoma del estado de Morelos, Facultad de Psicología.

Olvera Nava, Mónica Érika (2019), Tesis de doctorado en Procesos Territoriales, Construcción del riesgo a partir del proceso de urbanización en el volcán Popocatépetl. Municipio de San Nicolás de los Ranchos, Pue., Benemerita Universidad Autónoma de Puebla, Facultad de Arquitectura.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.