close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Las métricas del acuerdo secreto de Trump
Además del objetivo poco humanitario del acuerdo y la discrecionalidad en el actuar de Estados Unidos, preocupa la falta de medidas concretas para determinar cuáles son los “resultados satisfactorios”.
Por Samantha Pérez Dávila
13 de junio, 2019
Comparte

Desde el inicio de su mandato, Donald Trump ha traído en jaque al gobierno mexicano. Lo que empezó aparentemente como una relación de buena fe y tolerancia –si bien Donald Trump no asistió a la toma de posesión de López Obrador, comentó que el entonces entrante presidente le caía muy bien y que la relación con el equipo de transición era buena-, se ha tornado en una relación de condiciones y amenazas. Como muestra, se tiene el forzado acuerdo al cual los dos gobiernos llegaron acerca del flujo migratorio hacia Estados Unidos tras una amenaza de imposición de aranceles a los productos mexicanos del 5%, potencialmente escalable a un 25%. Este acuerdo, producto de una acción coercitiva, traslada totalmente el peso de la migración forzada hacia Estados Unidos a manos del estado mexicano a través de acciones que van desde el registro de los migrantes en México hasta el despliegue de 6,000 miembros de la Guardia Nacional en el territorio.

Para sumarle controversia al asunto, al día siguiente Donald Trump mostró una hoja con un supuesto “acuerdo secreto” con México. El último párrafo de dicho acuerdo dice así:

“Si Estados Unidos determina a discreción y tras haber consultado con México, después de 45 días desde la fecha de emisión de la declaración conjunta que las medidas aplicadas por el gobierno de México conforme a la declaración no han logrado resultados satisfactorios en la atención del flujo de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos, el gobierno de México tomará los pasos necesarios bajo su ley doméstica para hacer que el acuerdo se cumpla con la perspectiva de asegurar que el acuerdo entre en vigor en 45 días”.

Entre muchos otros elementos alarmantes como el objetivo poco humanitario del acuerdo y la discrecionalidad en el actuar de Estados Unidos, es de gran preocupación la falta de medidas concretas para determinar cuáles son los “resultados satisfactorios”. Hemos de suponer que está relacionado con el número de migrantes indocumentados, pero ¿hablamos de aquellos que intentan ingresar en la frontera y son detenidos por las fuerzas de seguridad estadounidenses?, ¿de aquéllos que solicitan asilo poniendo en vilo al sistema judicial estadounidense?, o, ¿tal vez de aquellos que se encuentran en tránsito hacia Estados Unidos movilizándose a través de caravanas? ¿Cuál es la métrica que Estados Unidos va a utilizar?

Y además de la métrica, está el tema de la dimensión. ¿Qué número será suficiente para Estados Unidos? Según el Pew Research Center, el mayor número estimado de migrantes no autorizados en Estados Unidos fue de 12.2 millones en el 2017. Para el 2016, este número había bajado a 10.7 millones. En cuanto al número de llegadas no autorizadas, este pasó de 715,000 durante el período del 2002-2007 a 386,000 durante el 2011-2016. Estas reducciones no solamente se explican por el incremento de la seguridad en las fronteras y dentro del territorio (del 2017 al 2018 el número de detenciones y deportaciones incrementaron un 22.5% y un 13%, respectivamente ), sino por la ralentización de la economía y por la reducción de la migración por parte de nacionales de México. Sin embargo, estos factores se neutralizan por el constante aumento de violencia y pobreza en los países de origen de los migrantes. Ante la incertidumbre económica y política en toda la región, ¿cuánta reducción más podemos esperar? Nada acerca de este acuerdo parece ser claro, lo único evidente es que sin medidas claras, estos “resultados satisfactorios” jamás se cumplirán.

* Samantha Pérez Dávila (@ysamanthap) es Profesora Asociada del CIDE y Coordinadora Ejecutiva del Programa de Política de Drogas – CIDE (@cideppd).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.