¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nervo para el siglo XXI
Una adaptación de la novela “El Donador de Almas” de Amado Nervo, realizada por Adrián Chávez, tiene el tino de romper la cuarta pared desde el inicio de la obra y hacer un divertido, pero profundo diálogo con la audiencia.
Por Blog Invitado
9 de marzo, 2019
Comparte

Por: Saul Vazquez Torres (@sawie)

Docenas de bombillas multicolor cuelgan en el escenario; lo mismo hacen las veces de noche estrellada de París que de firmamento en los viajes cósmicos de la coprotagonista. Con una iluminación y audio muy bien logrados, el escenario no cambia, pero sí se transforma en todos los lugares el mundo que el Dr. Rafael Antiga visita en compañía de Alda. Una adaptación de la novela “El Donador de Almas” de Amado Nervo, realizada por Adrián Chávez, tiene el tino de romper la cuarta pared desde el inicio de la obra y hacer un divertido, pero profundo diálogo con la audiencia. Se presenta todos los martes en el Teatro La Capilla a las 20.00 horas.

Foto: Ulises Ávila.

Con tan sólo 4 actores en escena lograr explorar un amplio abanico de sentimientos, de complejos y preguntas que nos acosan a todas las personas. Sin embargo, consiguen no ser una obra pretenciosa y pesada, con constantes referencias humorísticas, que incluso hacen referencia a episodios de la vida política nacional contemporánea. Al entrar a la función, su director de comunicación, Jorge Coll, me advirtió que sentiría bonito en el pecho. No se equivocó.

La individualidad, la deconstrucción del amor como relación de poder, el agradecimiento, le lealtad, el ego, los sueños y hasta el miedo a la muerte son muchos de los temas que despierta la obra a la reflexión. Cuando llega al lenguaje propio del momento en el que fue escrita, finales del siglo XIX, el guión adaptado se ríe de sí mismo, se explica y se simplifica. Todo gracias a la excelente interpretación de Conchi León, en el papel de Doña Corpus, nombre que paradójicamente en el final mostraría una bella figura poética. Doña Corpus rompe con las tensiones con sus ironías, su sinceridad y su constante deseo por el fin de los tiempos.

Las principales tensiones las llevan Miguel Conde en el papel del Dr. Antiga, y Olivia Lagunas en el papel de Alda, una monja que se desprende de su cuerpo a voluntad del Dr. Antiga. Logran muy bien reflejar el proceso de enamoramiento y desgaste de una pareja, muy peculiar, que al final aprende a liberarse después de haberse amado hasta el hartazgo. Esta es una obra para prácticamente todo público que puede acercar a muchos al trabajo de Amado Nervo de una manera amigable, en el centenario de su aniversario luctuoso. Por cierto, esta obra no se habría cruzado en mi camino de no ser por mi suscripción de Animal Político en Facebook. Muchas experiencias como esta y artículos exclusivos son parte de los beneficios de los que gozamos; invito a los lectores a suscribirse.

Foto: Ulises Ávila.

 

* Saul Vazquez Torres es estudiante de Relaciones Internacionales en el ITESM Campus Santa Fe, Consejero Nacional del PRD e integrante de Iniciativa Galileos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo independiente.

#YoSoyAnimal
Comparte