close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Reconstrucción para la cohesión
La reconstrucción debe concebirse como una oportunidad para fortalecer la cohesión comunitaria, la planeación urbana y la gestión territorial sostenible.
Por Blog Invitado
29 de septiembre, 2017
Comparte

Por: Suhayla Bazbaz (@SuhaylaCCIS)

El proceso de reconstrucción –en distintas regiones, entidades, ciudades y localidades de México tras los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017– no puede centrarse exclusivamente en la infraestructura u obra física. La reconstrucción debe concebirse como una oportunidad para fortalecer la cohesión comunitaria, la planeación urbana y la gestión territorial sostenible. Esto es, que dicho proceso debe contribuir a que las generaciones presentes y futuras alcancen su máximo potencial. Por ello, Cohesión Comunitaria e Innovación Social A.C. propone veinte directrices para el proceso de reconstrucción.

  1. Poner la dignidad humana en el centro del proceso de reconstrucción
  2. Delimitar las responsabilidades y obligaciones para el proceso de reconstrucción del sector público, privado, civil, académico y mediático en las distintas regiones, entidades, municipios y localidades afectadas
  3. Distinguir la prevención, mitigación, compensación, sanción y reparación de daños asociados a los sismos de las medidas coyunturales de apoyo y ayuda, éstas no sustituyen a aquéllas
  4. Fincar responsabilidades civiles, administrativas, penales y de derechos humanos, tanto a autoridades como a particulares, por actos u omisiones que posibilitaron los daños asociados a los sismos
  5. Evitar, detectar y atender –con enfoque de derechos humanos– las invasiones, desalojos, reubicaciones y desplazamientos forzados tras los sismos
  6. Planear, ejecutar, monitorear y evaluar la reconstrucción por polígonos de afectación –no predio por predio, ni inmueble por inmueble–
  7. Incentivar una redensificación urbana mediante la reconstrucción que incorpore:
  • Infraestructura y servicios básicos de calidad
  • Movilidad urbana no motorizada y transporte público
  • Múltiples usos de suelo y usos mixtos; destinos de áreas y predios y reservas territoriales para el desarrollo urbano y la vivienda
  • Combinación de producción social y comercial de viviendas, progresivas y flexibles, para diferentes tipos de hogares y niveles de ingreso
  • Captación de agua pluvial, eficiencia energética, generación distribuida, gestión de desechos
  • Espacios para lo público que propicien la convivencia, la empatía, la solidaridad y la confianza
  • Elementos que fomenten el sentido de pertenencia, la identidad, la identificación y el orgullo en cada contexto local
  • Resignificación de perímetros afectados por derrumbes #Resignifica19
  1. Analizar y gestionar (ex ante y ex post) los impactos sociodemográficos, socioeconómicos, socioculturales y socioambientales del proceso de reconstrucción
  2. Proyectar y prever los efectos de un cambio acelerado en el tamaño y/o en el perfil de la población en las regiones, entidades, ciudades y localidades de origen, en las de tránsito y en las de destino de las personas afectadas por los sismos
  3. Reducir la expansión, segregación, fragmentación, marginación y polarización urbanas mediante la reconstrucción
  4. Eliminar barreras tangibles e intangibles que generan bunkers y guetos de exclusión voluntaria e involuntaria
  5. Adoptar un enfoque antidiscrimatorio para el proceso de reconstrucción:
  • Reversión de desigualdades, desventajas, inequidades y disparidades previas a los sismos
  • Priorización en la reconstrucción a las comunidades con población en condición de vulnerabilidad –por ingreso y por carencia social– y con mayor prevalencia y severidad de daños
  • Consideración de impactos específicos y diferenciados de los sismos sobre grupos sociales en condición de vulnerabilidad
  • Satisfacción en la reconstrucción de necesidades particulares de ciertas comunidades (niñas y niños, mujeres, personas adultas mayores, personas con discapacidad, pueblos y comunidades indígenas, población LGBTTTIQ, personas migrantes y refugiadas, población en reclusión, población en situación de calle, población en alojamientos temporales)
  • Incorporación de medidas de nivelación, inclusión y acción afirmativa para garantizar para garantizar a toda persona la igualdad real de oportunidades y el derecho a la no discriminación en la reconstrucción
  • Diseño universal de toda obra emprendida en el proceso de la reconstrucción
  1. Co-crear el proceso de reconstrucción mediante un diálogo intercultural –multiparcial– desde, con y para los sujetos titulares de derechos individuales y colectivos
  2. Involucrar a las personas y comunidades afectadas e interesadas en la presupuestación, financiamiento, planeación, ejecución, monitoreo, seguimiento, evaluación y retroalimentación de la reconstrucción
  3. Impedir el paternalismo, el clientelismo, el corporativismo y el proselitismo –político, partidista, electoral o religioso– mediante el proceso de reconstrucción
  4. Garantizar el derecho a la tierra y al territorio frente a la especulación de inversionistas, inmobiliarias, desarrolladoras, constructoras, arquitectos, urbanistas, etc.
  5. Actualizar los atlas de riesgo y utilizarlos para la emisión de licencias, permisos, autorizaciones, manifestaciones y concesiones de cualquier infraestructura u obra
  6. Identificar y caracterizar actores, posturas, intereses, necesidades, roles, responsabilidades, percepciones y expectativas para instrumentar una reconstrucción sin daño que contribuya a la transformación positiva de divisiones, tensiones y conflictos existentes o latentes
  7. Transversalizar del enfoque de género en el proceso de reconstrucción orientada a para modificar relaciones de poder y a asegurar la igualdad real de oportunidades entre hombres, mujeres, niñas y niños en el pleno goce y ejercicio de los derechos humanos
  8. Incorporar a poblaciones en riesgo de involucrarse en procesos de violencia y delincuencia o de reincidir en conductas delictivas en el proceso de reconstrucción

Estas directrices buscan nutrir la discusión pública emprendida por organizaciones de la sociedad civil, instituciones y colectivos para abordar distintas problemáticas de la reconstrucción.

 

* Suhayla Bazbaz es fundadora y Directora General de Cohesión Comunitaria e Innovación Social, asociación civil que participa en el grupo de trabajo de la sociedad civil para la reconstrucción (#Epicentro).

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte