Crimen y violencia en México: La guerra que no acaba - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
expand_more

Nota del equipo editorial

En febrero de 2020, en Animal Político iniciamos un reportaje sobre la política de seguridad en el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pues sabemos que es uno de los temas que más preocupan y afectan a nuestros lectores. 

Nos dimos a la tarea de revisar cifras oficiales, hacer entrevistas y producir un reportaje de tres entregas y distintos productos multimedia que explique cómo la violencia en el país no para, aunque el discurso oficial diga lo contrario.

Esto es lo que hacemos y seguiremos haciendo en Animal Político, investigaciones sobre los temas que te importan y afectan. Aunque ahora mismo todos estamos enfocados en el desarrollo de la pandemia de COVID-19, este trabajo lo hicimos para nuestros lectores y lo publicamos para que todos puedan consultarlo. 

Este y otros trabajos de Animal Político no serían posible sin el apoyo de nuestros suscriptores, y tú también puedes colaborar con el periodismo libre y hecho con rigor. Suscríbete aquí y sé parte del equipo #YoSoyAnimal. 

***

Andrés Manuel López Obrador, primero en campaña y luego como presidente de México, popularizó la frase “abrazos, no balazos” para describir su política de seguridad que, según sus palabras, haría que en el país la guerra terminara.

Con un año y tres meses en el gobierno, la estrategia es impulsar múltiples programas sociales como becas para jóvenes sin empleo y crear una nueva fuerza de seguridad: la Guardia Nacional.

Sin embargo, datos de fuentes oficiales revelan que en su primer año de gobierno la estrategia de los abrazos no fue suficiente, pues la violencia no solo continuó, también aumentó: la cifra de homicidios llegó a un nuevo récord y el crimen organizado siguió matando con al menos 60% de los asesinatos atribuidos a su operación.

Los balazos en el país tampoco pararon, al igual que en 2018, siete de cada diez asesinatos se cometieron con arma de fuego, mientras que los mexicanos que creen que la violencia empeora en el país creció 10%.

Otras cifras que muestran el fracaso de la estrategia es la caída de detenidos por delitos federales graves y vinculados al crimen organizado, o el crecimiento de los ilícitos relacionados con narcotráfico. Frente a eso se redujeron los decomisos de drogas y la destrucción de laboratorios clandestinos.

Sobretodo: la impunidad prevalece. Aunque se hagan detenciones o aumenten las denuncias por esos delitos, la Fiscalía envía al juez un mínimo de casos. En lavado de dinero, por ejemplo, la Unidad de inteligencia Financiera logró cifras récord en aseguramientos, pero la Fiscalía esclareció menos del 1% de los casos.

La creación y despliegue de la Guardia Nacional se puso en marcha, pero hoy dista mucho del perfil que se prometió y que quedó plasmado en la ley. No es una policía civil sino una fuerza militar que se rige en opacidad, que no ha llegado a la meta de elementos prevista, y cuya capacitación y efectividad es —al menos— dudosa, según expertos consultados.

Animal Político hizo una revisión de los datos disponibles sobre la política de seguridad de López Obrador y, con el apoyo de especialistas, explica en tres entregas cómo en 2019 se aplicó una política de seguridad inercial, que siguió con lo que dejó el gobierno de Enrique Peña Nieto, que reforzó el militarismo, y que no ayudó a frenar la violencia ni la impunidad.

Gráficos
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts