El Fashion Emergency de Isabel Miranda de Wallace - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuna de Grillos
Por Beto Tavira
Sólo se necesitó una década en el periodismo del corazón para crear este monstruo: Beto Tavir... Sólo se necesitó una década en el periodismo del corazón para crear este monstruo: Beto Tavira. El periodista que ha sabido canalizar su capacidad de observación, su carisma, su energía, su lengua e ironía en información que nadie conoce y que todo mundo se muere por saber sobre la vida privada de los políticos. En este culebrón cibernético llamado Cuna de Grillos –inspirado en la famosa telenovela Cuna de Lobos-, Tavira se convierte en el villano por excelencia al sacar a la luz pública, gracias a su servicio personal de espionaje (CISEN), los amores y desamores, las traiciones, muertes e intrigas de la gran familia política mexicana. (Leer más)
El Fashion Emergency de Isabel Miranda de Wallace
Por Beto Tavira
4 de febrero, 2011
Comparte

Ella lo niega. La vez que le pregunté a Isabel Miranda de Wallace quién le había dado una manita de gato a su imagen, se atacó de la risa. “Pues la verdad, nadie. Yo solita escojo mi ropa, me peino y me maquillo”, contestó la activista social, tan amable como siempre, solo que ahora medio sonrojada.

Isabel y yo estábamos comiendo en el restaurante Fonda Mexicana, el que está en San Jerónimo. Ya habíamos acabado la entrevista que dio origen a un perfil muy humano titulado La historia detrás de una “Dama de Hierro”, así que empezamos con temas menos densos y más divertidos.

Fue entonces que descubrí a una señora que, a pesar de su circunstancia, también le gusta reírse. Ni tarde ni perezoso abrí paso para el intercambio de tips de belleza. “Yo te digo quién me operó la nariz si tú me dices quién te hizo la lipo”, intenté negociar con una de las mujeres con más pantalones de México. “Que lipo ni que ocho cuartos. Solamente cerré la boca y bajé diez kilos” #parendevomitar.

Si no supiera que la Wallace es muy neta, me sentiría como las chavas que le preguntan a sus amigas qué tono de rubio traen en el pelo y las otras contestan que uno que no venden en México y se los hace exclusivamente para ellas la dueña del emporio de L´Oreal.  

Lo cierto es que con o sin asesor de imagen, Isabel en los últimos cinco años ha tenido un notable cambio en su peinado, maquillaje y estilo de vestir que, aunado a toda su admirable lucha por encontrar a los secuestradores y asesinos de su hijo, la han convertido en una de las mujeres más valientes, admirables y aspiracionales de nuestro país.

#Soysufan y por eso, he dedicado un buen rato a buscar fotos que nos permitan comprobar el Antes y Después de I-sa-bel. Ahí les van mis conclusiones:

 

En 2006 Isabel ya se había convertido en un rostro conocido en los medios de comunicación. En ese año era notable su gusto por traer vestidos que le dejaran los brazos descubiertos. Lo mismo usaba telas estampadas que lisas. El problema de algunos diseños era que evidenciaban que se encontraba un poco pasadita de peso.

   

Un año después, en 2007, la señora Wallace constantemente se cubría la frente con un ligero fleco y traía el pelo un poco arriba de los hombros. Este corte no le favorecía, pues le hacía muy redonda la cara. Eso sí, traía un tono castaño que le daba luz al rostro.

   

Para el siguiente año, 2008, Isabel encontró los beneficios que tenía quitarse el fleco y levantar un ligero copete con el objetivo de alargar su cara. Oscureció un poco el pelo. El tema del peinado ya estaba resuelto, pero desafortunadamente seguía con los kilitos de más, por lo tanto, los estampados floreados no eran sus mejores aliados y los trajes le quedaban apretados.

   

En 2009 la Wallace se puso las pilas. La entonces ya reconocida activista social le dijo adiós a los vestidos holgados con telas garigoleadas y comenzó a vestir de trajes sastre en colores sobrios. Al peinado ya le había agarrado el modo. En pocos meses bajó alrededor de 10 kilos. Nótese que la blusa azul de la foto de la derecha es la misma que en la foto de arriba de la izquierda y, un año después, se le veía muchísimo mejor.

     

Ya para 2010 tenía muy dominado su estilo. Atrás quedaron los tiempos de la ropa sin mangas. Varias tallas más abajo le permitían lucir los trajes sastre como toda una jefa de estado. El tweed se convirtió en su mejor aliado. Subió un poco de volumen a su peinado dando una imagen más elegante. Calculado o no, a los eventos donde estuviera rodeada de funcionarios públicos (uniformados de trajes oscuros) ella llegaba vestida en tonos pastel o colores vivos con lo que resaltaba entre todos.

En lo que va de este 2011 Isabel sigue fiel a lo que le favorece. Al parecer el espíritu de Coco Chanel se ha instalado en su guardarropa y esperemos que no se vaya, pues la hace ver altamente sofisticada. En el pelo se ha hecho unas ligeras capas que le dan un toque juvenil. Yo creo que ya es tiempo que alguien la sume a los listados de las mujeres mejor vestidas de México. Yo sé que esto para ella y muchos más es lo de menos, definitivamente hay cosas más importantes, pero no me parece casualidad que en lo que respecta a su imagen, sin ayuda de nadie, haya sacado lo mejor de sí, pues es un reflejo de que así es para todo en la vida #arribalawallace.

Fotos: cuartoscuro.com

Sígueme en Twitter: @betotavira

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.