La historia de amor de Juan Armando Hinojosa y la hija de Fidel Herrera - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuna de Grillos
Por Beto Tavira
Sólo se necesitó una década en el periodismo del corazón para crear este monstruo: Beto Tavir... Sólo se necesitó una década en el periodismo del corazón para crear este monstruo: Beto Tavira. El periodista que ha sabido canalizar su capacidad de observación, su carisma, su energía, su lengua e ironía en información que nadie conoce y que todo mundo se muere por saber sobre la vida privada de los políticos. En este culebrón cibernético llamado Cuna de Grillos –inspirado en la famosa telenovela Cuna de Lobos-, Tavira se convierte en el villano por excelencia al sacar a la luz pública, gracias a su servicio personal de espionaje (CISEN), los amores y desamores, las traiciones, muertes e intrigas de la gran familia política mexicana. (Leer más)
La historia de amor de Juan Armando Hinojosa y la hija de Fidel Herrera
Por Beto Tavira
30 de julio, 2012
Comparte

Me estremeció profundamente la noticia. Hoy por la mañana leí que la madrugada del domingo el joven empresario Juan Armando Hinojosa García fue encontrado sin vida tras un accidente en su helicóptero privado, el cual se desplomó en el Estado de México. La verdad me quedé sin aire. Y es que a Juan Armando lo conocí hace alrededor de cinco años en una reunión en casa de un amigo en común, en la zona de Interlomas.

En este tiempo Hinojosa García se acababa de casar con Rosita, como le dicen de cariño a la hija de Rosa Margarita Borunda y Fidel Herrera Beltrán quien entonces –les estoy hablando de principios de 2008– todavía era el gobernador de Veracruz.

–¿Así es que tú eres el que paparazzeaste adentro de mi boda? –me dijo Hinojosa cuando me presentaron como el editor de política de la revista Quién, publicación donde trabajé hasta 2010.

–No hubo necesidad de pagar un paparazzi –le respondí–. Una amiga tuya me regaló las fotos, aunque yo creo que más bien era tu enemiga.

Lo que para Juan Armando fue una puntada que le valió la carcajada, para mí era la total y absoluta verdad. A principios de noviembre de 2007 desayuné con una amiga quien me comentó que estaba invitada a la boda de Juan Hinojosa y Rosa Herrera: “la hija del góber NADA precioso de Veracruz”, me advirtió mi comadre a quien en ese momento le improvisé en una servilleta de papel su credencial como integrante de #MiCisen. Me constó trabajo reclutarla, porque ella era muy tímida. Y digo “era” porque nomás vio su informe publicado en la página 74 de la edición 155 (7 de diciembre de 2007) de la revista Quién y ya no hubo poder que le parara la boca.

Gracias a mi informanta supe que Rosita y Juan duraron un año y medio de novios antes de que él pidiera la mano de ella a la familia Herrera Borunda; también me enteré que de pretendiente Juan era súper detallista y que no escatimaba en nada para tener a Rosita como princesa, jarocha, pero princesa.

Luego de la boda, mi amiga me llamó para contarme que finalmente Juan y Rosa se casaron el 16 de noviembre de 2007 en el ex convento de las Vizcaínas; que el banquete estuvo a cargo de Mayita, que hubo cientos y cientos de invitados; que el DJ Ezquerro fue el encargado de amenizar la fiesta y que los arreglos florales era los más caros que ella había visto en su vida. “Pero si tu tienes mucho mundo, mana”, le dije. “Pues sí pero cada flor costaba siete salarios mínimos y había mi-llo-nes”, respondió un poco en broma y un poco en serio, pues luego supe por otras amistades que esa boda no fue ostentosa, sino lo que le sigue.

La misma fuente meses más tarde me contó que ya había conocido el departamento de los recién casados y que estaba “muy bien puesto”. Que todo era controlado de manera digital. “Una casa inteligente, que le llaman”, localizada en lo más moderno de La Loma de Santa Fe y, con cafecito en mano, #MiCisen me describió que los clósets eran kilométricos, que la cocina era de la marca tú las traes –obviamente ya no me acuerdo, que había una pantalla plana del tamaño de una pared que descendía desde el techo al tocar un botón, entre otras tantas monerías. Todo eso lo consigné con lujo de detalles en mi anterior blog Los Políticos También Lloran, el cual tenía en Quién.com y que al parecer ya no se puede tener acceso al histórico.

Sin embargo, con todo y jaula de oro, Juan y Rosita no llegaron al lustro de casados. Se les acabó el amor. Me dicen quienes conocían a él que la pareja se separó desde 2010 y, según tengo entendido pero sin confirmar, firmaron el divorcio el año pasado, en 2011. Ahora en la mañana me vengo a enterar de la trágica noticia de la muerte de Juan Armando y, aunque nunca más lo volví a ver después de esa fiesta donde nos presentaron, sentí como si se hubiera muerto alguien cercano. Mis más sinceras condolencias a su familia. Descanse en paz.

Rosa bailando con su papá Fidel Herrera, entonces gobernador de Veracruz, en la boda de ella en las Vizcaínas. Foto: cortesía #MiCisen

Rosa bailando con su papá Fidel Herrera, entonces gobernador de Veracruz, en la boda de ella en las Vizcaínas. Foto: cortesía #MiCisen

 

 

Rosa Herrera y Juan Armando se casaron en 2007. Su separación vino antes de la muerte de él. Foto: cortesía #MiCisen

Rosa Herrera y Juan Armando se casaron en 2007. Su separación vino antes de la muerte de él. Foto: cortesía #MiCisen.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.