Por sus hijas los conoceréis #LadyProfeco - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuna de Grillos
Por Beto Tavira
Sólo se necesitó una década en el periodismo del corazón para crear este monstruo: Beto Tavir... Sólo se necesitó una década en el periodismo del corazón para crear este monstruo: Beto Tavira. El periodista que ha sabido canalizar su capacidad de observación, su carisma, su energía, su lengua e ironía en información que nadie conoce y que todo mundo se muere por saber sobre la vida privada de los políticos. En este culebrón cibernético llamado Cuna de Grillos –inspirado en la famosa telenovela Cuna de Lobos-, Tavira se convierte en el villano por excelencia al sacar a la luz pública, gracias a su servicio personal de espionaje (CISEN), los amores y desamores, las traiciones, muertes e intrigas de la gran familia política mexicana. (Leer más)
Por sus hijas los conoceréis #LadyProfeco
Por Beto Tavira
29 de abril, 2013
Comparte

Salió más mala que bonita. Según me cuenta una integrate de #MiCisen que presenció los hechos: el viernes pasado alrededor de las 3 de la tarde llegó al restaurante Maximo Bistrot (@MaximoBistrot), ubicado en la tan de moda colonia Roma, Andrea Benítez González –hija del Procurador Federal del Consumidor, Humberto Benítez Treviño (@HumbertoBeniTre)– que con el outfit y la actitud de toda una Lobuki (la versión en mujer del Mirrey) solicitó una mesa “ya”.

A decir de mi testiga –que se encontraba comiendo en el lugar con un #LindoGatito–, el restaurante estaba a reventar así que se le indicó a la señorita Benítez que debido a que no tenía reservación tendría que anotarse en la lista de espera ya que había varias personas aguardando una mesa antes que ella.

Captura de pantalla 2013-04-29 a la(s) 07.05.53

Humberto Benítez Treviño, titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, con su hija (extrema derecha) Andrea Benítez. Foto: instagram.

Luego de unos muy pocos minutos conjugando el verbo esperar, Andrea se transformó. El espíritu de la niña de la película El Exorcista se apoderó de ella y la hija del Procurador comenzó a vomitar todo su veneno moviendo la cabeza de izquierda a derecha amenazando a grito tendido con mandar a cerrar el restaurante con el teeeeeepico lugar común: “No saben de quién soy hija”. Andreita se fue indignadísima, con el coraje entripado y el azúcar hasta arriba.

Horas después llegaron al Maximo varios “inspectores” de la Profeco y colocaron los sellos de CLAUSURADO con la agilidad de los jovecitos que pegan en un segundo posters con engrudo en las paredes. Se armó el zafarrancho. Los comensales que habían presenciado todo el numerito sabían que eso era una arbitrariedad, un capricho de una niña mal educada. Los clientes del Bistrot le cantaron su precio a los enviados de la Profeco y les tomaron videos para dejar prueba de su prepotencia. #MiCisen me cuenta que los desalojaron para cerrar el local por supuestas irregularidades. “¡¡¡La única irregular aquí es la hija de su jefe, cabrones!!!”, les espetó mi informanta a los inspectores con ese acento irlandes que de vez en vez #lenacedelcorazón.

La reacción en las redes sociales no se hizo esperar a lo largo de todo el fin de semana. Los hashtag en Twitter #LadyProfeco y #LadyDeProfeco dieron paso a los miles de mensajes mostrando la inconformidad por la actitud de la hija del procurador Benítez. Ante el numerito #MiCisen y yo más que de respuestas nos llenamos de preguntas: ¿Qué tuvo que haber visto esta niña en su casa para comportarse así? ¿Qué clase de educación recibió? ¿Por qué la gatada de hacerse de gritos cual vendedora de tacos de Tepito? ¿Por qué la prepotencia? ¿Por qué el escándalo? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? “Porque son como los Nuevos Ricos”, me dice mi amiga y explica: “Los recién llegados al poder tienen el sídrome de los New Rich, creen que su nivel del piso está dos escalones arriba del Reino de los Cielos, pooooobres”.

Andrea no es ninguna adolescente. Es un adulto y como tal debe estar consciente y ser responsable de sus actos. Más tarde ella y su papá salieron a ofrecer una disculpa por el #Profecogate pero eso no cambia nada. Los Benítez González ya demostraron de qué están hechos. La escala de valores de la familia quedó a la intemperie y, de paso, reavivaron las experiencias pasadas que tenemos los mexicanos con la hija de Enrique Peña Nieto (Paulina Peña quien retuiteó un mensaje llamando “prole” y “pendejos” a los críticos de su papá) y con la hija del líder sindical de Pemex Carlos Romero Deschamps, que gasta en accesorios de lujo y viajes al extranjero (documentados en fotografías subidas en las redes sociales) como si fuera hija de algún jeque árabe.

A decir de mi amiga que, con sus lentes de armazón de pasta gruesa ya se siente politóloga, “es momento que los funcionarios públicos se sienten a hablar con sus hijos y, de paso, los propios políticos se vayan al cine a ver la película Nosotros los Nobles para darse algunos tips sobre cómo educar a sus hijos”. Mientras tanto, como la vida es mejor cantando, ahí les dejo esta rola para que inicien su semana con humor frente a la tragedia: “Mesa, mesa, mesa al que más aplauda le mando le mando a Profeco. Za, za, za y a tu za y a tu za…” #HastaLaVistaBeibis.

Sígueme en Twitter: @Cunadegrillos Únete al Facebook/Cuna de Grillos y compra mi libro Las Mujeres de Peña Nieto (editorial Océano).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.