close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
De amor y otras hierbas
Por Maricela Rosales
Maricela Rosales Camacho es Licenciada en Publicidad, visionaria de la vida a través de la sonri... Maricela Rosales Camacho es Licenciada en Publicidad, visionaria de la vida a través de la sonrisa, esperando siempre ver el lado del cuál masca la iguana, una chica con suerte, escritora de historias románticas desde un punto de vista humorístico y cruel, del amor hacia la vida y lo cotidiano. Personaje principal del cual siempre se burla, ella misma. En proceso siempre de morfosis y fotosíntesis. Convive con sus amigos imaginarios a cada paso. Síguela en Twitter: @maricelarosales (Leer más)
Tlahuelilpan, nuestra tragedia
Quien vio el terrible video de la explosión estará de acuerdo que los terribles gritos de dolor y desesperación eran también los gritos de sus familias y amigos que, durante años, han observado con dolor la falta de futuro que se cierne sobre ellos, humillados a seguir viviendo un futuro incierto y sin esperanza.
Por Maricela Rosales
21 de enero, 2019
Comparte

Fuegos alimentados por los soplos de la descomposición social que existe en México.

Entre tantos comentarios leí uno que me pareció retrataba mi raciocinio y el de muchos. “Si ves que se rompe una manguera de una gasolinera, no corres por un recipiente para llenarlo y llevártelo gratis”.

Cuando falta la ilusión y la esperanza y tienes una humillante situación de pobreza, esa pesadumbre muchas veces trasciende a la muerte.

La chispa que desencadenó el fuego, fue la violencia.

Y aunque busquemos causas y teoricemos sobre quiénes son los responsables, existe un caldo de cultivo que motiva la radicalización. La mayoría de la gente que murió en la explosión del ducto el pasado 18 de enero en Tlahuelilpan, Hidalgo, fueron jóvenes, adultos jóvenes.

Se trata de personas que tienen grandes problemas para encontrar trabajo y que, cuando lo encuentran, saben que éste será un trabajo precario y, además, muy mal retribuido.

Y no es que justifique la acción torpe que los llevó a arriesgar y perder su vida, pero estas acciones son una manera larvada que se ha ido fabricando a lo largo de los anteriores gobiernos.

¿Yo que puedo opinar? La mayoría de los políticos son considerados una pandilla de ladrones y estamos en un punto que no sólo en nuestro país sino a nivel mundial, la desobediencia civil está hasta bien vista.

Y ¿qué hacemos los ciudadanos comunes y corrientes? Si nuestra percepción es que nuestros gobernantes son los que roban, que la corrupción es enorme, que el dinero de nuestros impuestos se malgasta y que lo peor de todo hemos perdido la confianza en lo que nos prometen.

Quien vio el terrible video de la explosión estará de acuerdo conmigo, los terribles gritos de dolor y desesperación eran también los gritos de sus familias -abuelos, padres y hermanos- y amigos que, durante años, han observado con dolor la falta de futuro que se cierne sobre ellos, humillados a seguir viviendo un futuro incierto y sin esperanza.

Esperando inútilmente, día tras día, un rayo de “todo estará bien” o una racha de suerte que, desde hace muchos años, no llega.

No tratemos de evidenciar algo que es evidente, este modelo socioeconómico es una herencia que no sólo es insostenible, también es inaguantable.

 

@maricelarosales

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte