close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
De-Generando
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
Organización feminista con 15 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, D... Organización feminista con 15 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, Derechos Humanos e Interculturalidad. (Leer más)
Día Nacional de las Mujeres Indígenas, un acto de justicia
En México diversas articulaciones de mujeres indígenas hemos decidido exigir el reconocimiento del Día Nacional de la Mujer Indígena, para recuperar la memoria de mujeres que contribuyeron a la configuración del México actual y honrar en vida a quienes luchan cotidianamente, muchas veces en la invisibilidad, por la continuidad de nuestros pueblos y la estabilidad de la sociedad actual.
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
5 de septiembre, 2019
Comparte

“Hoy como todos los 05 de septiembre las mujeres indígenas nos solidarizamos

y rechazamos los actos de violencia ejercidos contra nuestros territorios”.

 

Las mujeres indígenas somos parte fundamental en la defensa y continuación de la vida de los pueblos indígenas, así como en la permanencia de una sociedad en bienestar. El Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC) reconoce el importante papel de las mujeres indígenas en la protección de los bienes naturales, la preservación de la biodiversidad a través de la conservación de las semillas, en la recuperación de prácticas agroecológicas, por sus conocimientos sobre medicina tradicional “muchas veces, a contracorriente de las políticas y acciones mayoritarias que proponen otro tipo de prácticas de alimentación”1. La FILAC también hace eco de las preocupaciones que han expresado las mujeres indígenas sobre la falta de acceso, uso y transferencia de la tierra, la falta de resolución de conflictos sobre el uso de la misma que las deja en situación de desigualdad social y política, lo que complica el alcance de la verdadera igualdad de género.

En México 7 millones 382 mil 785 personas mayores de 3 años de edad hablamos alguna de las 68 lenguas indígenas, el 51.35 % somos mujeres. La encuesta Intercensal 2015 del INEGI muestra las exclusiones que pesan sobre las mujeres indígenas, dos ejemplos: el 34% de la población de 15 a 24 años en hogares indígenas asistía a la escuela a diferencia del 44% de la población en general; el promedio de escolaridad de las mujeres indígenas de 15 años es de 6.2 frente a 9.0 de la población no indígena.

En ocupación y empleo la tasa de participación económica (PEA) de la población indígena (12 años y más) se estima en un 43.9% ante el 50.3% del indicador nacional; la situación se agrava en el caso de las mujeres indígenas con un 23.5% respecto a mujeres no indígenas a nivel nacional con 33.5%.2 Sobre trabajo no remunerado estas actividades recaen principalmente en las mujeres indígenas, lo que les impide el ejercicio de otros derechos como la participación y representación política, la educación y la autonomía económica, entre otros derechos.

Cosas que cambian y cosas que empeoran

A un cuarto de siglo de la aparición de las mujeres indígenas en el escenario nacional, el camino no ha sido fácil, porque además de pelear en colectivo con sus pueblos, pelean sus derechos como personas y el respeto a sus cuerpos ante un sistema violento, machista y racista.

De 25 años a la fecha algunas condiciones han cambiado: el grado de escolaridad ha aumentado, así como la cobertura en salud (aunque ello no signifique calidad); recientemente en nuestro país se ha alcanzado la paridad en el Congreso, aunque eso no significa un aumento porcentual para las mujeres indígenas.

Los cambios en este periodo no han sido del todo para bien, por ejemplo el informe CONEVAL 2016 señala que en 2010 el 31.9% de mujeres indígenas estaba en condición de pobreza y el 22.3 % en pobreza extrema; para 2016 aumentó al 40.1 % las mujeres en condición de pobreza y 45% en pobreza extrema.

Entre otros factores, consideramos que esto se da porque las medidas implementadas para hacer frente a las desigualdades y exclusiones no ha contado con la visión y participación de las mujeres indígenas; tampoco ha considerado las condiciones de exclusión multifactoriales y multidimensionales que se concatenan y afectan a la vida y a los cuerpos de las mujeres; atender esas exclusiones demanda un análisis interseccional e integral.

Para alcanzar esa atención integral las mujeres indígenas hemos expresado nuestra voluntad de participar, demandamos la creación de mecanismos eficientes que incentiven, reconozcan y promuevan su participación en todos los espacios y esferas de la sociedad, en especial en los espacios donde se toman decisiones que nos beneficien o afecten. En tal sentido las mujeres indígenas, principalmente de América Latina, hacemos el llamado a los gobiernos para reconocer la condición especial en la que vivimos las mujeres y juntos diseñar caminos posibles para el reconocimiento pleno de sus derechos que se refleje en la mejoría de sus condiciones y aspiraciones de ida.

Un día conmemorativo

Desde 1983 el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América, en Tiahuanaco, Bolivia se instituyó el Día Internacional de la Mujer Indígena en honor a Bartolina Sisa3, líder aymara que por su resistencia, lucha y defensa del territorio indígena fue torturada y asesinada por las fuerzas realistas españolas el 5 de septiembre de 1782 en La Paz, Bolivia.

Desde esa fecha, por toda su fortaleza y lucha en la defensa de nuestro territorio, al igual que otras mujeres como Micaela Bastidas quien asesoró la mayor rebelión contra la colonización española junto a Túpac Amaru II, es que cada 5 de septiembre se homenajea a las mujeres indígenas4 del mundo, quienes han ofrendado su vida y fortaleza para seguir siendo pueblos.

En el marco de su visita a Bolivia, el relator especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre Racismo y Discriminación, Mutuma Ruteere, la ejecutiva de la Federación de Mujeres Campesinas “Bartolina Sisa”, Felipa Huanca, entregó al presidente Evo Morales un anteproyecto de ley que declara el 5 de septiembre Día de la Rebeldía y Liberación de la Mujer Indígena, en conmemoración a la muerte de Bartolina Sisa. En esa oportunidad Huanca declaró que las mujeres campesinas son “la garantía del proceso de cambio”, y también demandó que el Ministerio de Educación incorporara en el currículo educativo la enseñanza de la biografía de los líderes indígenas que lucharon por la liberación de los pueblos”.5

En noviembre de 2013, “la Cámara de Senadores aprobó el proyecto de ley que declara el 5 de septiembre de cada año como el Día Nacional de la Mujer Indígena Originaria Campesina del Estado Plurinacional de Bolivia”6, donde la Comisión de Naciones y Pueblos Indígenas Originarios Campesinos e Interculturalidad, reconoció a la mujer indígena “portadora de los saberes y conocimientos ancestrales, además la que resiste y lucha a diferentes formas de discriminación”.

En diálogo con diversas redes de mujeres indígenas de Latinoamérica, coincidimos en la demanda por el reconocimiento del día internacional por Naciones Unidas; por ahora vemos necesario avanzar en lo local.

En México diversas articulaciones de mujeres indígenas hemos decidido exigir el reconocimiento del Día Nacional de la Mujer Indígena, que nos permitirá recuperar la memoria de mujeres que contribuyeron a la configuración del México actual, así como honrar en vida a quienes luchan cotidianamente, muchas veces en la invisibilidad, por la continuidad de nuestros pueblos y la estabilidad de la sociedad actual.

Es así que recuperando el buen ejemplo de Bolivia y en consonancia con lo expresado por el gobierno actual, que es el tiempo de los históricamente excluidos, vemos el tiempo idóneo para que este año se declare el 5 de septiembre como el Día Nacional de las Mujeres Indígenas de México para prestar mayor atención a las situaciones de desigualdad y opresión que viven las mujeres indígenas. Se trata de un acto de justicia y homenaje a las mujeres en la defensa de sus tierras y territorios, en la transmisión y revitalización de las lenguas propias, en la transmisión de las formas de curación y medicina propia. Por su resistencia a pesar de múltiples violencias y exclusiones que las afectan, el 5 de septiembre busca ser una fecha reivindicativa para honrar a todas las ancestras, ausentes y presentes, que dieron y dan su vida por nuestra libertad y autonomía.

* Zenaida Pérez (@nayiten) es mujer Ayuuk, Coordinadora del Programa de Mujeres Indígenas del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (@ISBeauvoir) e integrante de la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas.

 

1 Extracto del comunicado de FILAC en 2018, FILAC EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER INDÍGENA.

2 Los datos manejados en este párrafo fueron generados por la entonces CDI, ahora INPI en marzo de 2018, a propósito del Día Internacional de la mujer.

3 Bartolina Sisa fue comandante de batallones indígenas a finales del siglo XVIII para liderar, junto Túpac Karati, la rebelión anticolonial en el Alto Perú, hoy Bolivia.

4 Se reconoce en ésta fecha el papel fundamental que juegan las mujeres indígenas en la transmisión intergeneracional de sus tradiciones espirituales y medicinales, la historia de sus pueblos, su filosofía y en la defensa de la tierra, el territorio y los recursos naturales.

5 Cristiano Morsolin, Relator de la ONU destaca avances de Bolivia en lucha contra el racismo y la discriminación, 07/09/2012.

6 En noviembre de 2013, el Senado boliviano aprobó una ley que declaraba el 5 de septiembre como Día Nacional de la Mujer Indígena Originaria Campesina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.