close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
De-Generando
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
Organización feminista con 15 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, D... Organización feminista con 15 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, Derechos Humanos e Interculturalidad. (Leer más)
La amenaza antiderechos en la Constituyente
Próximamente la Ciudad de México tendrá por primera vez una constitución propia. Para fortalecer la participación capitalina se han abierto mecanismos para recibir propuestas ciudadanas que las y los asambleístas ya están discutiendo. Grupos conservadores han ingresado 4 iniciativas que amenazan los derechos conquistados en la CDMX, particularmente aquellos que garantizan la libertad reproductiva de las mujeres.
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
3 de noviembre, 2016
Comparte

Por: Sofía Alessio (@alessiopum)

La nueva Ciudad de México tendrá su propia constitución por primera vez. Esto a raíz de la reforma aprobada el año pasado en la que se acordó que el Distrito Federal se convertiría en una entidad federativa más, con todo y su propia constitución local.

Para crear dicha constitución se decretó (en la misma reforma) que se crearía un Comité Redactor y una Asamblea Constituyente formada por 100 diputaciones constituyentes; 60 por elección popular, 14 designadas por la Cámara de Senadores, 14 por la Cámara de Diputados, 6 por la Presidencia de la República y 6 por el Jefe de Gobierno. Se estableció que las funciones de la Asamblea serían revisar, modificar y votar el proyecto de Constitución que mandaría el jefe de Gobierno, y que entraría en funciones el 15 de septiembre de 2016 y se disolvería una vez que aprobada la nueva Constitución.

Dentro de este proyecto de la Constituyente era imperativo integrar la participación ciudadana de alguna manera, iba a ser necesario escuchar las voces de la población que finalmente se regirá por la Constitución votada. Por esto, la Asamblea Constituyente convocó a la ciudadanía -a través de la Gaceta Parlamentaria el viernes 7 de octubre- a presentar propuestas sobre el contenido del proyecto de Constitución Política de la Ciudad de México.

Al haber escasos y no muy eficientes mecanismos de participación para la ciudadanía en México, ésta resulta una oportunidad muy buena para que las juventudes capitalinas en especial hagamos saber a las y los tomadores de decisión sobre qué aspectos nos importa que se legisle y de qué manera. Es también una oportunidad para expresar que no toleraremos se dé marcha atrás a derechos ya ganados en la Ciudad de México, como el matrimonio igualitario y la Interrupción Legal del Embarazo.

Inicialmente se estableció que la Mesa Directiva de la Asamblea recibiría propuestas hasta el 30 de octubre, pero la fecha se ha extendido hasta el 8 de noviembre debido a la amplia respuesta de las y los ciudadanos.

Al final de la semana pasada se habían recibido más de 120 iniciativas ciudadanas además de las ya presentadas por las y los diputados constituyentes. Cuando la Mesa Directiva recibe las propuestas, da cuenta al Pleno de la Asamblea y las turna a la o las Comisiones correspondientes para su discusión. Ahora que existe esta forma de participar debemos emitir nuestra voz y exigir que los derechos avancen a favor de la población.

La amenaza conservadora o el salta pa’tras

En un tema en especial, las iniciativas presentadas por Cecilia Romero (diputada panista de la cual Jorge Romero, líder del PAN en la ALDF, deslindó a su partido) y por grupos conservadores antiderechos como el Comité Nacional ProVida, proponen proteger la vida desde la fecundación con lo que de paso se revocan los derechos que permiten a las mujeres tener autonomía sobre su vida reproductiva. Estas propuestas de trasfondo religioso son regresivas e ignoran el principio de progresividad de todos los derechos humanos y las recomendaciones de los tratados internacionales a los que está suscrito México.

La iniciativa presentada por Romero busca garantizar el derecho a la vida desde la concepción argumentando que el derecho a la vida -es una categoría de condición de los demás derechos-.

Rocío Gálvez Sánchez, presidenta del Comité Nacional Provida entregó a la Asamblea 91 mil firmas de ciudadanos y ciudadanas, buscando que en la nueva constitución se reconozca, garantice y proteja el derecho a la vida de todo ser humano, desde la concepción y hasta su muerte natural.

El problema de las iniciativas que buscan “proteger la vida desde la concepción” es que, aunque no limita las causales para abortar, sí restringen legalmente la autonomía reproductiva de las mujeres y criminalizan a aquellas que deciden terminar un embarazo no deseado. Los grupos conservadores y partidos políticos argumentan que estas iniciativas protegen la vida de las mujeres, pero la realidad es que entre más restrictivo sea el marco normativo que regula la interrupción legal del embarazo, más mujeres se enfrentarán a la decisión de tener que llevar a término un embarazo no deseado o someterse a procedimientos inseguros que ponen en riesgo su vida y su salud. Las restricciones legales no evitan que las mujeres aborten, sólo las orillan a recurrir a procedimientos inseguros y clandestinos.

La protección de la vida en gestación no puede ser absoluta, debe ser compatible con los derechos reproductivos de las mujeres. Para realmente proteger la vida de las mujeres habría que poner el mismo esfuerzo en crear iniciativas que eviten que las mujeres se vean en situaciones de embarazos no deseados y que, de estar en ese contexto, tengan acceso a servicios de salud que respeten sus decisiones y reconozcan su autonomía.

La pregunta sería si realmente quieren proteger a las mujeres, porque las y los diputadas conservadoras y las miles de personas que firmaron la iniciativa del Comité Nacional ProVida no presentan iniciativas proponiendo mejores servicios de salud para mujeres embarazadas, más horas de lactancia, mejores políticas laborales de maternidad y paternidad, mejores servicios de cuidados, etc.

Es responsabilidad de la Asamblea mantener legislaciones en la constitución de la CDMX que hagan posible proteger simultáneamente la vida prenatal y los derechos humanos de las mujeres. La Constitución debe garantizarnos autonomía reproductiva a todas las mujeres, y las leyes secundarias deben reafirmar los avances establecidos en servicios de Interrupción Legal del Embarazo en las primeras 12 semanas de gestación.

La Asamblea Constituyente deberá tener avalada a más tardar el 31 de marzo de 2017 la carta magna de la Ciudad de México, según los tiempos acordados por la reforma constitucional.

Exigimos no se dé ni un paso atrás.

 

@ISBeauvoir

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.