close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
De-Generando
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
Organización feminista con 15 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, D... Organización feminista con 15 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, Derechos Humanos e Interculturalidad. (Leer más)
Los liderazgos que hacen falta
Debemos evitar seguir esperando a este personaje “grandioso” que nos va a rescatar del abismo y buscar dentro de todos y todas nosotras el liderazgo necesario para poder cambiar la dura realidad en la que estamos viviendo. Necesitamos líderes sociales comprometidos con el país, esos son los liderazgos necesarios.
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
9 de marzo, 2016
Comparte

Por: Ximena Andión Ibáñez (@ximena_andion)

Es tremendamente común escuchar la palabra líder en un sinfín de contextos y con un sinnúmero de acepciones. Se utiliza la palabra líder para referirse al superior jerárquico, a las cabezas de sindicatos y partidos, y también a personajes de la historia tan opuestos como Hitler y Mahatma Gandhi. Si les dijera ahora que pensaran en una persona que para ustedes es un líder ¿Qué dirían? ¿Pensarían en uno de estos personajes (casi todos hombres) que llenan las páginas de los libros de historia? ¿O pensarían en alguien cercano a ustedes, digamos un compañero o compañera de lucha, de escritorio, de ideales?

¿Hay acaso otras formas de entender el liderazgo y quienes son líderes? La respuesta desde el ILSB es que sí. En los últimos quince años ha habido un gran desarrollo académico e intelectual sobre las nuevas formas de entender los liderazgos. Desde la experiencia del ILSB y utilizando toda esta literatura, nos hemos dado a la tarea de reflexionar sobre qué entendemos por liderazgos sociales (sí, le damos ese apellido) y cuáles son los tipos de liderazgos que este país, especialmente en el contexto de esta profunda crisis en la que estamos, necesitamos. En esta entrega por tanto, y en el contexto del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, dedicamos nuestro blog a esta reflexión urgente sobre los liderazgos, especialmente de mujeres.

Entendemos el liderazgo como una actividad relacionada con guiar a un grupo hacia el logro de un objetivo común. El líder social no pretende el logro de un objetivo o una ganancia individual, lo que busca es la transformación social positiva. En este sentido no pensamos en las personas líderes como personas “iluminadas” o “elegidas”, con un carisma particular que llevan a cabo acciones grandiosas (grandiosamente buenas o grandiosamente malas) que dejan huella en la historia. Las personas líderes son aquellas a quienes seguimos, no porque tengamos una relación de subordinación o poder, sino porque nos inspiran, porque creemos en su visión y su compromiso. El resto son relaciones mediadas por el dinero, el poder o la posición jerárquica.

Claro que un superior jerárquico o un personaje político puede ser también un líder, pero no es una cuestión automática. Estamos convencidas que las personas no nacen líderes sino que se hacen líderes, a través del desarrollo de ciertas capacidades y competencias, y de una decisión de querer ser un o una líder.

El liderazgo hay que ganárselo con esfuerzo, con el ejemplo y con el reconocimiento del grupo. Desde esta perspectiva el grupo es sin duda el valor más importante de un líder social. El grupo no la o lo “sigue”, sino que construye junto con él o ella una alternativa, una ruta para cumplir con ese objetivo común que tienen.[/animalp-quote-highlight]

Lamentablemente, los ejemplos que tenemos de supuestos líderes son muchas veces lamentables y no corresponden con esta visión. No sólo se habla de que nuestro jefe, aunque sea de lo peor, debe ser nuestro “líder” al que debemos lealtad, también tenemos en las noticias los líderes charros de sindicatos o ciertos líderes políticos, por quienes muchas veces no sólo no votamos, sino que no nos sentimos representados/as.

Pero hay que aceptar que hay de todo y aún podemos encontrar hasta en los lugares más insospechados, líderes sociales en todos los ámbitos. Desde la o el líder que a nivel local defienden su territorio o el derecho al agua de su comunidad, pasando por mujeres políticas que defienden los espacios de participación que le corresponden a las mujeres, mujeres en organizaciones sociales que buscan el bien común, hombres y mujeres que desde las instituciones buscan transformar las realidades que vivimos.

¿Dónde están los liderazgos de mujeres hoy en México?

La respuesta es: en todas partes. Hay mujeres líderes en todos los ámbitos de la vida pública, aunque muchas veces estos liderazgos permanecen invisibilizados por los medios de comunicación, por las instituciones e incluso por la propia sociedad que en muchas ocasiones aún nos consideran “menos aptas”, “menos capaces” o de plano “fuera de nuestro rol que debe ser únicamente la familia y el hogar”. Vivimos en el siglo XXI y a veces creemos e incluso escuchamos que esto está superado. Yo me pregunto si de verdad está superado cuando la realidad resulta contundente: en muchas asambleas comunitarias las mujeres no tienen voto (aunque aporten mucho a la comunidad); de los 32 gobernadores sólo una es mujer y en las presidencias municipales apenas alcanzamos el 4% de las alcaldías en todo el país; la población económicamente activa de mujeres es de alrededor de 40% (mucho más bajo que en la mayoría de los países de América Latina que son comparables). Las mujeres líderes en todos los ámbitos enfrentan muchas veces situaciones de discriminación y violencia sobre todo porque rompen con el mandato de género de la subordinación, porque no caben en el molde de lo que se “espera de las mujeres” en el sentido más tradicional.

A pesar de estas realidades, miles de mujeres en México luchamos todos los días por ejercer liderazgo en nuestros ámbitos de acción sea esta la política, la educación, la cultura, el ámbito social o el empresarial. El liderazgo de las mujeres en todos estos ámbitos es fundamental para colocar las experiencias y necesidades de las mujeres, para transformar las realidades de desigualdad y discriminación. Contar con mujeres líderes significa para las niñas tener referentes de que “sí se puede”. Significa para todas las demás, que se puede ganar la lucha contra todo un bagaje sociocultural insertado en la sociedad, en el cuerpo y en la psíque de las mujeres, apagar aquella voz que susurra a veces que el liderazgo le corresponde solamente a los hombres.

El liderazgo de las mujeres debe multiplicarse, es urgente tener más mujeres líderes en todos los campos que sean referentes y agentes de cambio. Ello implica una lucha no sólo contra quienes se oponen de manera más o menos sutil a estos liderazgos, pero también la lucha interna con una misma. Cuando por alguna razón, incluso a pesar de ya ocupar posiciones de liderazgo “no nos la creemos”.

Ahora bien, esto tampoco es suficiente. Necesitamos no sólo mujeres líderes comprometidas con la igualdad de género, también necesitamos líderes hombres comprometidos.

Los liderazgos necesarios

La forma en la que entendemos y valoramos los liderazgos sin duda dice mucho de nuestra sociedad. Debemos evitar seguir esperando a este personaje “grandioso” que nos va a rescatar del abismo y buscar dentro de todos y todas nosotras el liderazgo necesario para poder cambiar la dura realidad en la que estamos viviendo. Necesitamos líderes sociales comprometidos con el país, esos son los liderazgos necesarios.

Si el liderazgo es una actividad, entonces todas las personas podemos desarrollarlo, es algo que podemos compartir con otras y otros. En un mundo y un país como el que tenemos, el liderazgo social es una responsabilidad de todas las personas, especialmente quienes hemos tenido una vida privilegiada y que tenemos la oportunidad de estar, por ejemplo leyendo este blog. Hay quienes teniendo muchos menos privilegios pero un gran espíritu se han puesto al frente de grupos para defender sus principios, su vida, su territorio. Este es el caso de Berta Cáceres, líder indígena y activista medioambiental de Honduras, quien fue asesinada la semana pasada en su casa. Va pues, un homenaje a Berta y a miles de defensoras y defensores de derechos humanos amenazados y que han sido asesinados por la labor que realizan.

 

@ISBeauvior

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.