close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
De-Generando
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
Organización feminista con 15 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, D... Organización feminista con 15 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, Derechos Humanos e Interculturalidad. (Leer más)
Nosotras Paramos para hacer visible lo invisible
Hay quienes hoy se preguntan por qué hay que salir a marchar o hacer un paro si las mujeres “ya son iguales que los hombres” o “les va mucho mejor que a los hombres”. Esta negación no cambia las realidades de violencia, discriminación y desigualdad que aún viven las mujeres en todas las esferas de la vida pública y privada.
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
7 de marzo, 2017
Comparte

Por: Ximena Andión Ibáñez (@ximena_andion)

Imagina un día en el que las y los niños no tienen quien los lleve a la escuela, quien los recoja, les dé de comer y les ayude a hacer las tareas. Un día en el que los adultos mayores y las personas enfermas no tienen quien los cuide. Un día en el que las fábricas, los hospitales, las escuelas se quedan con más de la mitad de los puestos de trabajo vacíos. Un día en el que las empresas, los negocios, las organizaciones, las instituciones públicas se quedan sin parte de la fuerza intelectual y política que las mueve hacia adelante. Un día así, sin mujeres trabajando en las casas y los espacios públicos, sería un caos. Paralizaría a la economía, a las instituciones, provocaría enormes problemas familiares y sociales. A pesar de esto, las contribuciones que realizan las mujeres todos los días en todos los ámbitos de la vida son muchas veces invisibles, poco valoradas, poco reconocidas.

Es por eso que este 8 de marzo #NosotrasParamos para hacer visible lo invisible, para exigir la erradicación de la discriminación y de las desigualdades de género.

¿Por qué el 8 de marzo?

A estas alturas casi todo mundo sabe que el 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer, pero pocas personas conocen su significado e historia. El Día Internacional de la Mujer se hizo oficial por la Organización de las Naciones Unidas en 1975, pero se conmemora desde principios del siglo XX. Existen diversas historias sobre sobre por qué se escogió el 8 de marzo como fecha para celebrar el Día Internacional de la Mujer. La más conocida señala que ese día en el año de 1857, el dueño de una fábrica de textiles provocó un incendio porque un grupo de mujeres estaban en huelga. Sin embargo, parecen no existir registros ni evidencia para corroborar que ese hecho ocurrió en esas fechas. Otras historiadoras señalan que lo que ocurrió el 8 de marzo de 1857 fue una marcha convocada por las obreras de una compañía de textiles quienes exigían una jornada laboral de 8 horas.

Más allá de los debates sobre el origen del día, por mucho tiempo fue una fecha simbólica marcada por acciones políticas que reivindicaban la igualdad y los derechos humanos de las mujeres. Estas acciones políticas fueron clave para lograr los derechos que hoy damos por sentado: el derecho a votar, el derecho a estudiar, el derecho a trabajar, el derecho a tener propiedas, entre muchos otros.

Lamentablemente la fecha se ha ido “despolitizando” hasta ser un día donde nos “felicitan”, nos regalan flores o la gente se pregunta cuándo se celebrará un Día Internacional del Hombre. Es por ello que las acciones planteadas para este 8 de marzo de 2017, especialmente en el contexto de crisis social en el que vivimos, resultan fundamentales. Es un esfuerzo por llevar a cabo una acción coordinada en buena parte de los países del mundo, pero no una acción de celebración sino de reivindicación de nuestros derechos y de denuncia pública de lo que aún falta por hacer.

¿Por qué hay que salir a marchar? ¿No hemos conseguido ya la igualdad?

Hay quienes hoy se preguntan por qué hay que salir a marchar o hacer un paro si las mujeres “ya son iguales que los hombres”, “les va mucho mejor que a los hombres”, estos comentarios escuchados a pie de calle sólo reflejan la inmensa necesidad de manifestarnos. Los cuestionamientos a muchas sin duda nos enojan o nos indignan, pero habrá que preguntarse por qué las personas piensan eso. Quizá, sobre todo, porque para cierto sector de la población con mayores privilegios, las desigualdades y la discriminación son menos evidentes pero igual de perversas. Es posible también que se relacione con que las fuerzas conservadoras y los movimientos antiderechos han ganado mucho terreno en los últimos 20 años. Muy probablemente a quienes ha beneficiado la discriminación y la desigualdad de más de la mitad de la población no  cuestionan o están dispuestos a renunciar a sus privilegios; no han entendido que la igualdad de género  beneficia a todas las personas.

Esta negación no cambia las realidades de violencia, discriminación y desigualdad que aún viven las mujeres en todas las esferas de la vida pública y privada. Para muestra algunas estadísticas de la situación en México:

  • Según el Observatorio Nacional contra el Feminicidio son asesinadas entre 6 y 7 mujeres cada día (ONCF, 2014).
  • Dos de cada tres mujeres de 15 años y más han vivido algún incidente de violencia en sus vidas (INEGI – ENDIREH, 2011).
  • La cifra negra de delitos sexuales se estima en 600 mil al año, es decir 1,315 al día, casi todos en contra de mujeres. (CEAV, 2014).
  • La brecha salarial entre hombres y mujeres es del 27%.
  • En México ocurren 997 nacimientos cada día de niñas y adolescentes entre 10 y 19 años. Ello tiene sin duda implicaciones para su salud, su educación, sus oportunidades laborales y su proyecto de vida. (INEGI)
  • Las mujeres ocupan sólo el 9.4% de las Presidencias Municipales; sólo existe una mujer gobernadora de las 32 entidades federativas y 2 ministras de la Suprema Corte de Justicia.
  • Las mujeres realizan el 77% de las labores de cuidado (cuidado de niños, adultos mayores, personas enfermas y con discapacidad) que representan el 24% del Producto Interno Bruto (INEGI, ENUT).
  • De las 2.4 millones de trabajadoras del hogar que hay en México, el 97% no cuenta con ningún tipo de servicio de salud y el 75% gana entre 1 y 2 salarios mínimos, a pesar de que su trabajo es indispensable para la sociedad. Todas viven discriminación. (CONAPRED)

La lista podría ser mucho más larga, pero ilustra claramente el punto de lo mucho que nos falta por avanzar para hacer realidad el anhelo de la igualdad sustantiva, es decir no de la igualdad ante la ley (formal) sino de la igualdad de oportunidades. Ello no implica dejar de reconocer lo mucho que se ha avanzado. El movimiento feminista ha conquistado muchos espacios, ha logrado que se reconozcan y hagan realidad muchos derechos. Pero no podemos quedarnos a la mitad del camino, las que somos privilegiadas no podemos olvidar que no todas lo somos. No podemos soslayar el hecho que siguen existiendo techos de cristal que nos impiden llegar a las esferas más altas en los espacios públicos y pisos pegajosos de las dobles y triples jornadas de trabajo.

Es por ello que las demandas de este Paro Internacional de Mujeres abarcan: el cese a la violencia machista; la garantía de un trabajo digno para todas; el reconocimiento de las labores de cuidado que realizan primordialmente las mujeres y el aumento de servicios e infraestructura en la materia; el reconocimiento pleno de las trabajadoras del hogar con los mismos derechos que cualquier otro trabajador/a; la garantía de los derechos sexuales y reproductivos de todas las mujeres en su diversidad.

El movimiento feminista, como todos los movimientos sociales, tiene sus divergencias. Sin duda esas divergencias se harán patentes en las actividades del Paro Internacional. Pero juntas en la diversidad, mujeres en todo el mundo pararemos este 8 de marzo para hacerle saber al mundo que no descansaremos hasta alcanzar la igualdad y hacer de este mundo un lugar más democrático, más justo y más humano.

#NosotrasParamos por quienes aún no tienen los mismos derechos como las trabajadoras sexuales, las mujeres trans, las mujeres indígenas y afrodescendientes, las trabajadoras del hogar, las mujeres en situación de pobreza, las migrantes, las mujeres de la diversidad sexual. Por todas ellas y por nosotras mismas #NosotrasParamos.

#NosotrasParamos también por quienes no tienen el privilegio de poder parar. Quienes no podrán unirse a las actividades del 8 de marzo porque no pueden pedir permisos en sus trabajos porque si lo hacen las corren; por quienes no tienen con quien dejar a sus hijos/as o a las personas que cuidan; por quienes se encuentran en una situación de violencia.

Nos vemos el 8 de marzo en el Ángel de la Independencia. Las actividades comenzarán a las 12 del día y la marcha será del Ángel al Hemiciclo a Juárez a las 16:00.

 

@ISBeauvoir

 

 Historia del Día Internacional de la Mujer, Naciones Unidas.

Ver por ejemplo el trabajo de Lilian Kandel y Francoise Picq, “Le myth les origines a propos de la journée international des femmes”, La Revue d’En Face, 1982.

Baerga, María del Carmen y Marcia Rivera. 8 de Marzo. Luchas cotidianas a favor del bienestar y la igualdad. Centro de Investigaciones Académicas de la Universidad del Sagrado Corazón. Centro de Estudios de la Realidad Puertorriqueña. Puerto Rico, 1988.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.