close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
De-Generando
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
Organización feminista con 15 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, D... Organización feminista con 15 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, Derechos Humanos e Interculturalidad. (Leer más)
Nunca más un México sin nosotras
La luchas de las mujeres indígenas y el movimiento indígena se entretejen y vale la pena la revisión en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas.
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
9 de agosto, 2016
Comparte

Por: Zenaida Pérez (@Nayiten)

 

“Queremos un México que nos tome en cuenta como seres humanos,

que nos respete y reconozca nuestra dignidad”.

Comandanta Ramona. México, octubre de 1996.

 

Ramona y Ana María eran sus nombres. Dos indígenas zapatistas encabezaron en 1993 la tarea de consultar a las comunidades de la Selva Lacandona sobre los derechos de las mujeres indígenas. De ahí surgió la Ley Revolucionaria de las Mujeres, que incluía el derecho a participar en la lucha, pero también los derechos de las mujeres a la salud, la educación, los derechos reproductivos, entre otros. Un año después, el frío del 1º de enero de 1994 sorprendió a México y quedó para siempre inscrito en la memoria: el EZLN exigía “un alto a injusticias, exlusiones y discriminaciones a las comunidades indígenas”. La luchas de las mujeres indígenas y el movimiento indígena se entretejen y vale la pena la revisión en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

La noche de los 500 años

En México los inicios de los 80’s marcaron una importante etapa en la lucha de los pueblos indígenas, centrados principalmente en el acceso a la tierra y manejo de los bienes naturales. A finales de los ochentas aparecía el Frente Independiente de Pueblos Indios (FIPI 1988), que planteó la necesidad de un régimen de autonomía regional para los pueblos indígenas de México, con claro perfil de demandas del movimiento indígena.

En el marco de los 500 años de resistencia ante la invasión española, en Matías Romero, Oaxaca se realizó el Primer Foro Internacional sobre Derechos Humanos de los Pueblos Indios (1989), de donde se consolidó el Frente Nacional de Pueblos Indígenas (FRENAPI), que en 1992 emprendió la campaña “500 años de resistencia indígena, negra y popular” donde emergió con fuerza un discurso claro desde la identidad étnica, en lucha por la autonomía y la libre determinación de los pueblos originarios de México.

Con estas voces y acciones algunas personas se empezaban a dar cuenta que en México vivían además de ciudadanos mexicanos, personas con otra identidad y cultura, hablantes de otros idiomas. Aún sin un panorama claro, y cuando un gobierno hacía creer a sus habitantes que México estaba en “solidaridad” y entraba al “progreso”, la historia cambió de giro, el país pleno de la noche a la mañana se agrietó. El 1 de enero de 1994 el levantamiento zapatista, sirvió para que el mundo volteara a ver la desigualdad sobre la que se construía un modelo de país. A las personas indígenas permitió recuperar la memoria y enaltecer el orgullo de su identidad.

Otra lección–acción que nos dieron estos hechos, fue la creación de La Ley Revolucionaria de las mujeres zapatistas, “aprobada el 8 de marzo de 1993 y publicada junto con la Primera Declaración de la Selva Lacandona. Este hecho contribuyó a reducir el estigma que históricamente ha pesado sobre los pueblos indígenas respecto a la violencia y no garantía de los derechos de las mujeres.

Los tiempos que llegaron

La sabiduría y conocimiento de los pueblos indígenas siempre habla de ciclos, de tiempos que llegarán. Haciendo un repaso a la memoria-historia coincido en que esto es así. Mientras en México se enteraban que existen indígenas en el país, en las Naciones Unidas (ONU) se aprobaba tanto el Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo, como que todos los 9 de agosto se celebre el Día Internacional de las Poblaciones Indígenas.

Con esta declaración se buscó fortalecer la cooperación internacional para la solución de los problemas que afectan directamente a los pueblos indígenas en los ámbitos de derechos humanos, medio ambiente, desarrollo, la educación y salud. Las luchas de los movimientos indígenas, y los diversos liderazgos y grupos de trabajo han intentado hacer realidad a esta declaración, poniendo especial relevancia en la etnicidad, la pertinencia cultural y en que el diseño e implementación de estos ejes de trabajo sea con la participación directa de los pueblos indígenas.

Acciones como el Día Internacional o el Decenio, buscaron obtener el mayor respaldo de los gobiernos y sectores de la sociedad para reducir la brecha de desigualdad de oportunidades y acceso a servicios que pesa sobre los pueblos indígenas, donde mayormente son afectadas las mujeres.

Y ellas dijeron su palabra

En 1995 fue clave la participación de las mujeres indígenas en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing (1995), donde se aprovechó el espacio internacional para fortalecer la articulación del movimiento de mujeres indígenas. En ese espacio se firmó la Declaración de Beijing de Mujeres Indígenas, documento que integra la visión étnica y de género, desde el ser indígenas y mujeres.

Algunas hermanas indígenas mexicanas expresan que este evento les permitió reconocerse en su identidad, hermanarse con otras mujeres que comparten su condición, para retornar a sus países y buscar maneras de articularse. Consecuencia de caminos compartidos, veredas entrelazadas y luchas dadas por las mujeres dentro de sus propias organizaciones, lograron un consenso, destinar espacio para generar sus propios diálogos y demandas.

Fue así que en agosto de 1997, convocaron a una reunión nacional amplia y plural de mujeres indígenas, que llamaron Primer Encuentro Nacional de Mujeres indígenas, en Oaxaca. Fue en este espacio donde crearon la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas de México (CONAMI). Ahí estuvo la comandanta Ramona, quien dejó estas palabras como herencia a las presentes:

hermanas y compañeras mujeres, para llegar aquí hemos tenido que vencer a todos los que nos ven como algo que sobra, algo que quieren que no exista. Hemos llegado aquí venciendo la resistencia de algunos de nuestros compañeros que no entienden la importancia de que las mujeres estemos participando de la misma manera que los hombres”.

Con esta declaración identificamos una vez más que la lucha de las mujeres indígenas es dual: luchamos por derechos individuales y también por los colectivos. Aportamos desde lo local para transformar situaciones de desigualdad ante los compañeros hombres y al exterior hacer ver situaciones de desigualdad, discriminación y subrepresentación, ante un sistema de gobierno que dice representarnos y que no ha generado las acciones mínimas para reducir esas violencias y exclusiones que pesan sobre las personas indígenas y se agrava en las mujeres.

En esta lucha, a través de organizaciones locales, comunitarias, redes regionales y nacionales, en alianzas con académicas, investigadoras, liderezas y otros movimientos como las feministas y los propios movimientos indígenas, las mujeres indígenas han consolidado sus agendas, liderazgos y discursos, pasando de gestiones locales a demandas más estratégicas a nivel nacional con un sentido más político, esta acción ha generado sorpresa e inconformidad de quienes exclusivamente quieren seguir decidiendo el rumbo de este país.

En este presente las mujeres Ayuuk, Ch´ol, Chatino, Cucapá, Nahua, Hñahñu, Ñuu savi, Maya peninsular, Mazahua, Ñomndaa, Me’phaa, Ocumiche, Ódami, Purhépecha, Rarámuri, Tojolabal, Tzeltal, Tzotzil, Wirarika, Ayuuk y Dixhzaa, y muchas más habitantes de este país, cada vez se hacen escuchar con más fortaleza, porque traen experiencia, su caminar se entreteje entre logros y lecciones aprendidas, entre acuerdos y desacuerdos, que necesitan diálogos constantes para seguir construyendo consensos, para seguir en el aprendizaje colectivo y continuar el camino en comunidad.

Así este 9 de agosto, las mujeres indígenas repasan la historia y conmemoran a sus ancestras y ancestros que han abierto camino. Así las participantes de diversos procesos como la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas. (CONAMI), Red Nacional de Casas de Mujeres Indígenas (CAMIS), Red de Mujeres de la Red de Radios Comunitarias de México A.C. (Red Mujeres AMARC), Red de Turismo de México (RITA), Red Interdisciplinaria de investigadores de los Pueblos Indios de México (IINPIM), Red de abogadas indígenas (RAI), Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), Curso de Alta Formación para Líderes Indígenas (CAFOLI), Red de Mujeres Jóvenes Indígenas y Afromexicanas de Guerrero (REMJINA), Red de Mujeres Jóvenes de los Pueblos Indígenas y Afromexicanas de Chiapas (REMIAC), Red Oaxaqueña de Mujeres Jóvenes Trenzando Saberes, Red Péepeno’ob de Campeche y Yucatán, Voces Juveniles de Oaxaca, Juventudes Indígenas y Afrodescendientes en Conexión (JINACO), Red de Jóvenes por la Pluralidad Justicia e Interculturalidad, Red de Mujeres Tejiendo Saberes, Red en Defensa de la Madre Tierra y Territorios (RENAMITT), la Red de Intérpretes y Traductoras, -articuladas en la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas-; Alianza de Mujeres Indígenas de México y Centroamérica alzan la voz y exigen “Nunca más un México sin nosotras”.

 

* Zenaida Pérez es Mujer ayuujk, integrante de la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas y Coordinadora del Programa de Mujeres Indígenas del ILSB.

 

 

 

Aprobado el 23 de diciembre de 1994 en la Asamblea General de la ONU-

Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas (CONAMI). Pág. 20 del libro electrónico Agenda Política de las Mujeres Indígenas de México -Mujer Palabra- disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.