close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
De-Generando
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
Organización feminista con 15 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, D... Organización feminista con 15 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, Derechos Humanos e Interculturalidad. (Leer más)
Violencia de género en los medios: misma hora y mismo canal
De acuerdo con un análisis de la programación televisiva, los 4 canales de mayor cobertura y rating a nivel nacional reproducen semanalmente alrededor de mil veces los distintos tipos y modalidades de violencia contra las mujeres.
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
25 de noviembre, 2015
Comparte

Por: Eugenia Likar y Brando Flores (@ciudadanobrando)

 

En los 4 canales de mayor cobertura y rating nacional, se reproducen mil veces a la semana, distintos tipos y modalidades de violencia contra las mujeres.

Las y los niños mexicanos son los que más televisión consumen a nivel internacional (22.5 horas semanales).

Incontables son las expresiones de violencia basadas en el género que se hacen presentes a diario en los medios masivos de comunicación en México, y pese a ser un referente cotidiano, sólo dos casos han llamado con fuerza la atención de la opinión pública durante 2015: la invisibilización y criminalización de las mujeres en el multihomicidio de la colonia Narvarte, y recientemente, el acoso a una conductora de un canal de videos musicales en tv de paga.

Pero empecemos por definir qué es la violencia de género. La Convención de Belém do Pará establece que es una violación a los derechos humanos, una ofensa a la dignidad humana, que se da en la manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres. Por su parte la Corte Interamericana de Derechos Humanos la define como una forma de discriminación en contra de las mujeres.

A continuación sintonice usted su canal o estación favorita y cuente el número de veces que se hacen presentes estos conceptos.

¿Cuánta TV consumimos en México?

Es importante recalcar que durante décadas los medios masivos de comunicación, en especial la televisión, se ha constituido como fuente privilegiada de socialización, a la par incluso de las familias y la escuela.

En nuestro país el 94.7% de los hogares poseen televisión y las personas adultas dedican un promedio de 16 horas semanales a consumir contenidos de audio y tv.

Esta saturación es aún mayor entras las y los niños mexicanos que de acuerdo al último informe del Instituto Federal de Telecomunicaciones, pasan en promedio 22.5 horas frente al televisor (sólo de lunes a viernes). Lo anterior coloca a México por encima de Estados Unidos, en el primer lugar de una lista donde la infancia de Alemania sólo consume 2.8 horas de tv a la semana. 

La responsabilidad de los medios masivos de comunicación frente a la violencia de género

Lejos de la opinión que personajes como Emilio Azcárraga Milmo tenían sobre la labor de la televisión abierta: “Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente (la clase modesta muy jodida, en sus propias palabras) y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil”; los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad, ya que generan opinión pública e influyen en la esfera privada promoviendo valores, estereotipos y modelos a seguir con respecto a los hábitos de consumo y el comportamiento.

Dados los altos niveles de consumo, se vuelve necesario analizar el papel que desempeñan los medios de comunicación, tanto en la perpetuación como en la eliminación de la violencia hacia las mujeres.

La discusión sobre la importancia de las industrias de comunicación en la erradicación de la violencia de género no es reciente. En la década de los noventa se realizaron importantes aportaciones desde la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer “Convención Belem do Pará” (1994), y la Plataforma de Acción de Beijing de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer (1995), que cuentan con apartados sobre medios de comunicación para despertar la conciencia acerca de su responsabilidad para promover imágenes no estereotipadas de mujeres y hombres y de eliminar patrones de conducta generadores de violencia.

El Estado mexicano suscribió dichos acuerdos, pero aún faltan mecanismos que permitan observar a cabalidad y de manera concreta, su avance y aplicación en este apartado.

Un análisis de la programación televisiva (telenovelas, series, caricaturas, películas, publicidad, noticiarios, entre otros) de los 4 canales de mayor cobertura y rating a nivel nacional encontró que se reproducen semanalmente alrededor de mil veces, los distintos tipos y modalidades de violencia contra las mujeres.

Los diagnósticos realizados sobre la representación de las mujeres en los contenidos mediáticos nacionales muestran un panorama desalentador, ya que regularmente se las asocia a roles tradicionales de madres, esposas y amas de casa, se las presenta como frívolas o sólo interesadas en la moda, se enfatiza sumisión o una supuesta vulnerabilidad.

Los casos que abordamos a continuación, no dejan lugar a duda sobre la manera en la que los medios invisibilizan la violencia hacia las mujeres, hipersexualizan su imagen y propician inequidades para su participación en el espacio público, ya sea en la esfera política, económica, educativa o cultural.

Invisibilidad y criminalización: caso Narvarte

El tipo de cobertura mediática de los asesinatos perpetrados en julio de este año en la colonia Narvarte, constituye un claro ejemplo del manejo que invisibiliza, estereotipa y revictimiza a las mujeres, hechos señalados gracias a las denuncias de mujeres y organizaciones feministas. En este sentido se afirma que los medios de comunicación contribuyen no tanto a crear opinión como a mantener una ya formada en la sociedad y enraizada en sus normas y valores, revestidas de tradición y normalidad.

En la mayoría de los casos, la cobertura informativa sobre la violencia de género en México tiende a representar a las mujeres de manera amarillista y dramática: como víctimas sin posibilidad de injerencia en el contexto, o como responsables de la violencia que sufren.

Esta actitud pasiva ante las visiones que violentan los derechos de las mujeres y que permean nuestra cultura, contribuye a mantener el estado de cosas tal y como está.

¿Acoso para el raiting? pésima idea

Hace apenas unos meses la conductora de un canal de videos de música banda, fue acosada al aire por su coanfitrión de programa. Dos años antes, se había hecho público el caso de otra entrevistadora que fue violentada por integrantes de la denominada banda limón y presionada para despojarse de su ropa interior durante la grabación de la entrevista.

Este género denominado música banda o grupera, a la par del reggaetón o el pop, refuerzan constantemente a través de sus letras o videos el concepto de las mujeres como objetos hipersexualizados.

El hecho más reciente dejó expuestos diversos niveles de violencia: primero, la personal y cultural ejercida directamente por quien se desempeñaba como coanfitrión del programa, quien justificaba a cada momento su actuar culpando e involucrando a su compañera; segundo, la violencia institucional ejercida por la empresa que obligó a ofrecer disculpas públicas a la mujer agredida, le despidió y luego le reinstaló en el programa junto al mismo sujeto, y por último, una de tipo estructural, ya que la sanción para el conductor o la empresa, no irá más allá de la sensibilización obligatoria o del apercibimiento por parte de instancias como la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) o la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Contienda desigual: candidatas contra los medios

Por último, encontramos un tipo de violencia en los medios basada en generar inequidades durante la contienda electoral a las mujeres candidatas.

De acuerdo con el Monitoreo de espacios noticiosos en radio y tv para las campañas federales a Diputados y Diputadas, que llevó a cabo la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México:

Por cada nota o pieza informativa que hacía mención de una candidata, existieron 2.2 menciones para candidatos, lo que al final se tradujo en 596 horas dedicadas a candidatos hombres (69%) y 277 horas (31%) para mujeres. Lo anterior sólo a nivel de diputaciones federales.

De tal suerte que por cada valoración positiva en radio y/o tv hacia las candidatas, los candidatos varones tenían hasta 3 valoraciones positivas. A pesar de que el principio de paridad indicaba 50% de las candidaturas para cada género.

¿No debió haberse aplicado este mismo principio en cuanto a las apariciones en los medios de comunicación?

En conclusión, podemos decir que la responsabilidad central para que la prensa, radio, televisión y las nuevas tecnologías impulsen la prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres, así como de la realización de sus derechos humanos, no es tarea solo del Estado. Un reto de esta magnitud requiere de acciones afirmativas aplicadas en conjunto desde las empresas (principales promotoras), organismos, instituciones, sociedad civil organizada y ciudadanía en general, con un énfasis especial sobre los contenidos que consumen a diario las futuras generaciones, que son quienes pueden sentar un precedente definitivo para el cambio cultural que requerimos con urgencia en México.

 

@ISBeauvoir

 

Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH). Caso Veliz Franco y otros vs. Guatemala. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 19 de mayo de 2014. Serie C No. 277, párrafo 207.

Instituto Nacional de las Mujeres (2014). Medios de Comunicación, fundamentales para lograr la igualdad sustantiva.

Instituto Federal de Telecomunicaciones (2014). Estudios sobre oferta y consumo de programación para público infantil en radio, televisión radiodifundida y restringida.

Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará).

Informe de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, Beijing (1995).

Vega Montiel, A. ( ). Los medios de comunicación frente a la violencia contra las mujeres y niñas. Programa de Investigación Feminista CEIICH- UNAM.

Cobertura de feminicidio en Narvarte, sin ética periodística. 13 de agosto de 2015.

Dirección General Adjunta de Estudios, Legislación y Políticas Públicas (2006). La discriminación en los contenidos de los medios de comunicación en México.

Monitoreo de Espacios Noticiosos en Radio y Televisión Campañas Electorales Federales para Diputadas y Diputados 2014-2015, Periodo del 5 de abril al 3 de junio de 2015.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.