Y después del 8 y 9 de marzo, ¿hacia dónde avanzamos? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
De-generando
Por Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir
Organización feminista con 20 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, D... Organización feminista con 20 años en la formación de liderazgos con perspectiva de Género, Derechos Humanos e Interculturalidad. (Leer más)
Y después del 8 y 9 de marzo, ¿hacia dónde avanzamos?
Las feministas estamos exigiendo al gobierno presupuestos y políticas públicas con acciones concretas para erradicar la desigualdad de género.
Por Tania Martínez
12 de marzo, 2020
Comparte

El feminismo como movimiento social ha evidenciado estas últimas semanas, con más fuerza que nunca, la necesidad de una reflexión colectiva y profunda sobre la violencia, pero -sobre todo- una reflexión en términos más amplios, sobre las desigualdades de género. Las feministas estamos exigiendo al gobierno presupuestos y políticas públicas con acciones concretas para erradicar la desigualdad de género. Sin embargo, ni las constantes manifestaciones de las últimas semanas por los feminicidios, ni la movilización sin precedentes del domingo con alrededor de cien mil participantes, ni el paro de mujeres del lunes, han logrado una respuesta clara y contundente del actual gobierno para lograr los cambios necesarios.

Hoy, la causa feminista está poniendo sobre la mesa la incapacidad del gobierno para responder efectivamente a las problemáticas más graves que vivimos las mujeres, tales como los feminicidios, la impunidad y el acceso a la justicia; la atención y prevención de la violencia de género; el trabajo de cuidados; el acceso y permanencia en el sistema educativo; la consistente disparidad salarial; el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva; el ejercicio de nuestros derechos sexuales y reproductivos, particularmente el aborto; entre otras muchas.

Es hora de que seamos escuchadas; el estruendo está en las calles, los diálogos deben comenzar. Si se quiere avanzar más allá de mecanismos superficiales de corto plazo como programas sociales de transferencias monetarias directas, que no reducen las causas estructurales de la desigualdad de género, se debe atender a políticas, instrumentos, e incluso a recomendaciones internacionales como un inicio. Después del 8 y 9 de marzo, ¿hacia dónde avanzamos?

El presupuesto y la agenda de igualdad

En México, a partir de la segunda mitad del siglo XX se han logrado avances significativos en el reconocimiento, respeto y ejercicio de los derechos humanos de las mujeres, sin embargo, aún hoy más de la mitad de la población sigue viendo obstaculizado su acceso a derechos y oportunidades socialmente disponibles, situación que se ha agravado con los recortes presupuestarios a programas relacionados con la agenda de género, así como por la falta de políticas públicas y acciones gubernamentales que consideren y respondan efectivamente a las necesidades de las mujeres en toda su diversidad.

La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), es un instrumento vinculante ratificado por el Estado Mexicano, a través del cual se abordan cuestiones estructurales que abonan a la discriminación de la mujer; es por medio del avance en el reconocimiento y respeto de los derechos humanos de las mujeres, que la Convención suma a la igualdad sustantiva en cada Estado. En este sentido, la implementación y eficacia de CEDAW depende del trabajo sostenido y colaborativo del gobierno, el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer y la sociedad civil.

México entregará el próximo informe de cumplimiento en 2022, sin embargo, a la fecha no se observan acciones concretas por parte del Estado para sumar a la mejora de las circunstancias en las que viven las mujeres, al tiempo que preocupan los retrocesos que se han observado en varios aspectos de la agenda de género.

Acceso a la justicia

Aunque la violencia hacia las mujeres se ha profundizado y aumentado de manera sostenida desde hace décadas, ellas aún no tienen pleno acceso a la justicia por diversos factores, entre los que destacan: el desconocimiento de las y los servidores públicos de las rutas y procedimientos para la impartición de justicia, así como del Protocolo para Juzgar con Perspectiva de Género de la Suprema Corte de Justicia, e incluso de los derechos de las mujeres. También existen las barreras geográficas, lingüísticas y financieras que las mujeres enfrentan en las instancias de impartición de justicia, la falta de orientación y conocimiento de los recursos legales a su disposición, entre otros.

Entre las recomendaciones de la CEDAW, se encuentra la capacitación a las y los “funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, en los planos federal, estatal y local, acerca de los derechos de la mujer y la igualdad de género”1, así como la disponibilidad de información sobre los recursos legales con los cuentan en lenguas indígenas y en formatos adecuados para personas con discapacidad. No obstante lo anterior, se realizaron recortes presupuestarios de casi un millón de pesos2 para capacitar, sensibilizar y profesionalizar a personas servidoras públicas de las instancias de seguridad en perspectiva de género y derechos humanos de las mujeres, al tiempo que se quitaron recursos a la prevención y atención del delito en el marco de igualdad de género.

Salud, adolescencia e infancia

De acuerdo con datos del INEGI, en nuestro país, dos de cada tres embarazos son en menores de 20 años, en este mismo sentido, sabemos que México es el país con la mayor tasa de embarazos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), asimismo, se ha incrementado “la proporción de población de 12 a 19 años que ha iniciado su vida sexual3, y según información del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), cada día 34 niñas de entre 10 y 14 años se convierten en madres, de estos embarazos, los padres tienen entre 18 y 78 años de edad4.

Aun con estos datos, en las unidades de salud a nivel nacional el acceso al aborto legal en casos de violación se sigue restringiendo a pesar de estar regulado en la NOM-046-SSA2-2005. La Norma Oficial Mexicana mandata la entrega de servicios de salud sexual y reproductiva a las mujeres víctimas de violencia, y en caso de violación brinda acceso a anticoncepción de emergencia, profilaxis post-exposición al VIH y aborto legal en caso de embarazo.

Aunado a los importantes recortes presupuestarios en salud materna, sexual y reproductiva5, también es necesario destacar la urgencia de armonizar las leyes estatales y federales, así como establecer los protocolos que permitan el ejercicio de los derechos reproductivos de las mujeres. Designar y ejecutar eficientemente recursos financieros en salud sexual y reproductiva es primordial en la prevención del embarazo en adolescentes.

Educación

Se ha evidenciado, que tras un embarazo un gran número de mujeres adolescentes y jóvenes abandonan los estudios, aun así, este gobierno hizo un recorte de más de 80 millones de pesos a programas que beneficiaban a madres y mujeres embarazadas jóvenes procurando su permanencia en el sistema educativo6. La CEDAW recomienda que se asignen recursos financieros y humanos a la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA), al mismo tiempo que insta al fortalecimiento de los mecanismos para que las madres y mujeres embarazadas jóvenes permanezcan y/o se reintegren al sistema educativo, conozcan sus derechos y cuenten con acceso a estancias infantiles, generando así las circunstancias para que puedan continuar con sus estudios.

Estos son algunos ejemplos de las agendas fundamentales para las mujeres que se han visto afectadas con las acciones del actual gobierno, y en torno a las cuales, la sociedad civil, y de manera específica las feministas hemos levantado la voz en más de una ocasión. Hemos demostrado interés, conocimiento y disposición para colaborar y trabajar de manera conjunta con el gobierno, sin embargo, hasta el momento, no ha habido una respuesta positiva. En este sentido, también a través de la CEDAW se ha recomendado reforzar “la participación de las organizaciones de mujeres y otras organizaciones no gubernamentales en la concepción y el control de la aplicación de las políticas de igualdad de género”.7

Las feministas estamos trabajando consistentemente a favor de los derechos humanos de las mujeres, por lo que continuaremos exigiendo a este, así como a otros gobiernos, presupuestos, políticas públicas y acciones urgentes, concretas y sustentadas que aborden y respondan adecuadamente a las realidades y necesidades de poco más de la mitad de la población mexicana.

Hoy como nunca, la actual administración tiene la oportunidad histórica de generar una verdadera transformación, una transformación que trastoque los cimientos de la desigualdad y genere a la larga, una sociedad justa.

* Tania Martínez (@tanuniversal) es feminista y coordinadora del programa de Innovación Social y Participación Ciudadana del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir.

 

1 Organización de las Naciones Unidas. Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. Observaciones finales sobre el noveno informe periódico de México . p.5

2 Presupuesto de Egresos de la Federación 2020. Acciones a realizar que promuevan la igualdad entre mujeres y hombres, la erradicación de la violencia de género y cualquier forma de discriminación de género . p.17

3 Fondo de Población de las Naciones Unidas. Embarazo en adolescentes .

4 Fabiola Martínez, “Al día se embarazan 34 niñas por violación en México” en La Jornada .

5 Presupuesto de Egresos de la Federación 2020. Acciones a realizar que promuevan la igualdad entre mujeres y hombres, la erradicación de la violencia de género y cualquier forma de discriminación de género. . pp. 7-8

6 Ídem. p. 4

7 Organización de las Naciones Unidas. Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. Observaciones finales sobre el noveno informe periódico de México (en línea). p. 6

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.