De qué hablamos cuando hablamos de impunidad en los crímenes contra periodistas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Defensores de la Democracia
Por Defensores de la Democracia
México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo en el mundo. Desde 2000 ... México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo en el mundo. Desde 2000 a 2019, según las cifras más conservadoras, han asesinado 111 reporteros en el país. Ante esta crisis, los trabajos de los periodistas --en su mayoría de medios locales-- corrían el riesgo de desaparecer. Desde Defensores de la Democracia encontramos y resguardamos estos trabajos en un archivo viviente; también creamos Voces Silenciadas, un podcast documental donde contamos sus historias. Aquí ampliamos el análisis y el debate sobre la construcción de memoria y las fallas estructurales que amenazan la libertad de expresión en México. (Leer más)
De qué hablamos cuando hablamos de impunidad en los crímenes contra periodistas
Para abordar el tema de impunidad en los asesinatos de periodistas, necesitamos conocer la cifra de homicidios no resueltos. El país necesita una herramienta que presente la información actualizada, donde cada averiguación previa ofrezca el desarrollo del caso a través del tiempo y detalles de la investigación.
Por Alejandra Ibarra Chaoul
26 de agosto, 2020
Comparte

Hace un par de semanas recibí un mensaje de WhatsApp con información inesperada. Se trataba del resumen de noticias que envía todos los días Amapola Periodismo, un medio local en Guerrero, vía mensaje de texto. Una de las notas era sobre la detención de uno de los sospechosos en el homicidio de la periodista y vloguera Leslie Ann Pamela Montenegro del Real, asesinada el 5 de febrero de 2018.

La primera vez que vi un video de la Nana Pelucas, vestida con un bata holgada y peluca de cabello rizado negro, me reí a carcajadas. Era el personaje con el que Leslie Ann informaba en la revista online El Sillón Magazine sobre los sucesos de Acapulco. En sus videos, Leslie Ann hablaba desde rutinas de belleza o descuentos en el súper, hasta críticas al gobierno municipal de Acapulco. También entrevistaba a funcionarios y personas de la comunidad. Siempre lo hacía con sarcasmo y sátiras a todos, hasta a sí misma.

Pasaron más de dos años sin información sobre su homicidio hasta hace algunos días, gracias a la labor de Amapola Periodismo, quienes difundieron este avance en la investigación pendiente. Pero no todos los casos de periodistas están cerca de un medio local activo con el compromiso de darles seguimiento.

México es un país con altos niveles de violencia e, independientemente de su causa, el número de homicidios es particularmente alto (en 2019, tan solo, se registraron 35,588 a nivel nacional)1. Además, la gran mayoría de los asesinatos no se resuelven nunca. No se encuentra a los culpables, ni materiales ni intelectuales, y no se les lleva a la justicia. No se calculan penas por homicidio ni mucho menos se imponen sentencias para purgarlas. No se repara el daño.

Una y otra vez, medimos el porcentaje de homicidios que permanecen impunes en México. De todos los asesinatos, según la investigación especial de Animal Político “Matar en México: Impunidad garantizada”2, solamente se resuelve el 5% de los asesinatos del país. En cifras igualmente inverosímiles, Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad (MCCI) publicó en marzo de 2020 que el 97% de los asesinatos de mujeres (dentro de los cuales algunos quedan pendientes de clasificarse como feminicidios) permanecen impunes.

Dentro de este mundo de crímenes sin resolver y preguntas pendientes, están los asesinatos de periodistas. Tan solo desde 2000 a la fecha, en México han asesinado a 115 reporteros y reporteras según cifras del Comité de Protección a Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés). El índice de impunidad en estos crímenes ha ido al alza desde 2018, de acuerdo a un reporte de la misma organización. Pero de estos asesinados, ¿cuántos se han resuelto?

Nadie sabe.

Por más que busques la cifra de impunidad para este grupo específico de asesinatos, no existe. Durante más de un año se ha hecho referencia al mismo dato: el 99.13% de los delitos contra periodistas permanece impune. Artículo 19 obtuvo este porcentaje después de realizar un estudio de 186 delitos cometidos entre 2010 y 2018, que incluyen agresión física, detenciones arbitrarias, hostigamiento, amenazas y asesinato3. Es un agregado importante, sin duda, pero no soluciona el vacío para la medida de impunidad en homicidios.

En Defensores de la Democracia entendemos los casos de periodistas asesinados como un universo. Por un lado, tenemos a la persona con una trayectoria y trabajo publicado a lo largo de años. Por el otro, está el caso de su asesinato, que debe ser resuelto para entender quién y por qué mató a un periodista y así frenar el ciclo de impunidad, que permite a su vez que estos casos se multipliquen.

En DDLD hemos asumido la tarea de recuperar los trabajos de estos periodistas y conservarlos en un archivo viviente bajo la convicción de que estas personas son más que su asesinato (puedes consultar sus obras, incluida la de Leslie Ann, en nuestra plataforma). En cuanto al seguimiento de las investigaciones de sus asesinatos, DDLD se dio a la tarea de hacer una primera aproximación para plantear un esbozo de la dimensión del problema.

Antes de que estallara la pandemia del coronavirus, realizamos 33 solicitudes de información pública. Por la contingencia sanitaria, los tiempos de respuesta de pospusieron y éstas apenas empezaron a llegar.

Para solicitar la información, nos basamos en tres listas preexistentes que incluían los números de averiguación previa por caso:

i) La primera contiene asesinatos de periodistas sucedidos entre 2006 y 2014 publicada en 2015 por UNESCO.

ii) La segunda contiene asesinatos de periodistas sucedidos entre 2006 y 2015 publicada en 2016 también por UNESCO.

iii) La tercera contiene asesinatos de periodistas sucedidos entre 2006 y 2017 publicada en 2019 por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en respuesta a la UNESCO.

Estas listas incluyen los homicidios del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa en adelante. Para actualizar esta información, realizamos la solicitud de información para la actualización de la tabla a las 32 fiscalías de los estados (y en caso de tener una dependencia estatal especializada, también se realizó ahí la solicitud), así como a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle). Además, expandimos la temporalidad de las tablas pre-existentes e incluimos información de asesinatos compilados por el CPJ desde 1994 que actualizamos mediante búsqueda en medios.

La tabla final que obtuvimos contiene 140 casos de periodistas asesinados. En resumen, ésta es la información actualizada:

Cada uno de estos casos es un universo. Es evidente que las respuestas de los sujetos obligados vienen en frases y formatos distintos. Hace falta una profunda labor para descifrar qué significan estas respuestas en concreto. Por ejemplo, ¿por qué liberaron a los sospechosos en los tres casos de sentencias absolutorias? ¿Qué se dijo en los juicios donde se condenó a autores materiales? ¿Se les indagó sobre sus motivos o posibles autores intelectuales?

Éste esfuerzo de DDLD fue apenas un primer ejercicio cuya intención es ejemplificar cuán necesaria es esta información. No todos los asesinatos de periodistas suceden por las mismas razones o de la misma manera. En paralelo, no todas las investigaciones de sus homicidios se abandonan por los mismos motivos.

Para abordar el tema de impunidad en los asesinatos de periodistas, necesitamos conocer la cifra de homicidios no resueltos. Pero más que un informe, el país necesita una herramienta que presente la información actualizada, donde cada averiguación previa ofrezca el desarrollo del caso a través del tiempo y detalles de la investigación. Así, el público podría entender cuánto falta todavía para alcanzar una resolución que pueda implicar justicia y dónde han estado las fallas de la autoridad, ya sean por negligencia, falta de recursos, corrupción o desidia. Esta información actualizada, desmenuzada y accesible puede brindar herramientas para exigir la rendición de cuentas.

Cuando recibí la noticia de la detención del sospechoso en el caso de Leslie Ann, no pude evitar preguntarme cuántas investigaciones más de periodistas asesinados siguen pendientes y, seguramente en algunos casos, estancadas. ¿Cómo podemos construir este repositorio explicativo sobre los casos de aquellos a quienes mataron por informarnos? ¿Cómo podemos permitirnos no tenerlo todavía?

* Shahrazad Preza contribuyó a la recopilación de información para este artículo.

 

@DDLD_MX

 

1 Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP)

2 Disponible aquí.

3 Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.