#DeQuéEscribía: Ecocidio y cambio climático desde las voces silenciadas de periodistas mexicanos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Defensores de la Democracia
Por Defensores de la Democracia
México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo en el mundo. Desde 2000 ... México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo en el mundo. Desde 2000 a 2019, según las cifras más conservadoras, han asesinado 111 reporteros en el país. Ante esta crisis, los trabajos de los periodistas --en su mayoría de medios locales-- corrían el riesgo de desaparecer. Desde Defensores de la Democracia encontramos y resguardamos estos trabajos en un archivo viviente; también creamos Voces Silenciadas, un podcast documental donde contamos sus historias. Aquí ampliamos el análisis y el debate sobre la construcción de memoria y las fallas estructurales que amenazan la libertad de expresión en México. (Leer más)
#DeQuéEscribía: Ecocidio y cambio climático desde las voces silenciadas de periodistas mexicanos
A pesar de que podría parecer un problema reciente, durante años, periodistas asesinados en nuestro país escribieron en los diarios de sus estados acerca de estos problemas e incluso sobre los actos de destrucción y daño al medio ambiente que, desafortunadamente, persisten en nuestro país.
Por Monserrat Narváez Naranjo
5 de abril, 2021
Comparte

El calentamiento global y sus terribles consecuencias como las sequías, el aumento del nivel del mar y las constantes inundaciones han estado presentes y se han registrado en la prensa nacional desde hace varias décadas. No podemos negar que el cambio climático nos afecta a todos y, en nuestro país, el Instituto Nacional de Cambio Climático ha encontrado que de los 2 mil 456 municipios en los que se divide el país, 480 (20%) tienen un nivel de vulnerabilidad al cambio climático muy alto o alto, además, de acuerdo con el Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos se estima que alrededor del 68% de la población y el 71% del PIB de México están expuestos a los efectos negativos del cambio climático. 1

A pesar de que podría parecer un problema reciente, durante años, periodistas asesinados en nuestro país, como Javier Arturo Valdez Cárdenas, Mario Leonel Gómez Sánchez, Francisco Pacheco Beltrán, Regina Martínez, y Leobardo Vázquez Atzin escribían en los diarios de sus estados acerca de estos problemas e incluso sobre los actos de destrucción y daño al medio ambiente que, desafortundamente, persisten en nuestro país.

Javier  Arturo Valdez Cárdenas , periodista asesinado el 15 de mayo de 2017 ,  escribió en 1999 en La Jornada:  “México podría estar experimentando la peor sequía que se haya registrado en la historia. Con ríos secos, presas sin una gota del líquido, pérdidas de cosechas al ciento por ciento y mortandad de miles de cabezas de ganado. En Chihuahua y Coahuila algunos agricultores empezaron a utilizar aguas negras como única forma de riego disponible, otros pasaron de cultivar maíz a sembrar sorgo, un alimento para ganado que necesita menos agua, al no percibirse indicios de lluvias a fines de marzo. Las autoridades federales ya declararon zona de desastre a los estados de Coahuila, Chihuahua, Sinaloa, Sonora y Durango…”  Y es que en nuestro país, las sequías representan un alto riesgo para el sector ganadero y agropecuario pues afectan a la agricultura de riego y de temporal que es una fuente importante de empleo y de ingreso económico. Desafortunadamente, se estima que desde los años sesenta del siglo pasado México se ha convertido en un país más cálido pues las temperaturas promedio a nivel nacional aumentaron en 0.85 grados y las temperaturas invernales en 1.3 grados. 2

Este aumento de temperatura, sequías más intensas y falta de agua son graves pues no sólo afectan las actividades económicas sino también el día a día de la ciudadania. Hábitos tan simples como lavarse las manos, bañarse, o hacer el aseo del hogar se convierten en toda una hazaña. ¿Qué haríamos sin la posibilidad de lavarnos las manos durante este último año de emergencia sanitaria? Como sucedió en la comunidad de San Gregorio en la alcaldía de Xochimilco en la Ciudad de México, en la comunidad de Alcozauca, en el estado de Guerrero y en muchas otras comunidades más donde no tuvieron el agua necesaria para mantener las medidas recomendadas de prevención.

Sin embargo, pareciera que en México hemos hecho oídos sordos, pensamos que ese futuro es aún muy lejano y podemos continuar con la destrucción de nuestros ecosistemas sin sufrir consecuencia alguna.

El norte del país no es la única zona que se enfrenta a los efectos del calentamiento global y a la destrucción de medio ambiente. En el extremo sur, Mario Leonel Gómez Sánchez, periodista asesinado el 21 de septiembre del 2018, denunció en el Heraldo de Chiapas, en el 2012, el ecocidio que las empresas realizaron al incurrir en la tala de más de 100 árboles en el municipio de Yajalón y que afectó directamente el cauce de uno de los ríos de la entidad, dejando a los pobladores indefensos ante las inundaciones. Lo anterior a pesar de las diferentes organizaciones ciudadanas que se opusieron al proyecto debido a las repercusiones que traería para la naturaleza. Cabe mencionar que entre el 2001 y el 2017,  México perdió 3.2 millones de hectáreas de bosques es decir alrededor de un 6% de nuestro territorio forestal.3 Recordemos que además del aporte que tienen los bosques para la absorción del CO2 de la atmósfera, son el hábitat natural de una gran cantidad de especies endémicas.

Una historia similar contó Regina Martínez, periodista asesinada el 28 de abril del 2012,  a través de las páginas de Proceso y que ocurrió en Jalapa, Veracruz donde se destruyeron más de mil 650 héctareas del Sistema Arrecifal Veracruzano, únicamente para aumentar los servicios porturarios de la zona. En la nota publicada en el 2011, Regina Martínez recalca la importancia que tienen los sistemas arrecifales no solo como patrimonio mexicano sino también como “… zonas de amortiguamiento que protegen a Veracruz y a Boca del Río de los huracanes, los vientos del norte y, lo más importante, es que se generan especies marinas que sirven de sustento para los pescadores de la región y protegen a los otros arrecifes y playas del parque nacional”.

En este mismo estado, Leobardo Vázquez Atzin, periodista asesinado el 21 de marzo del 2018, denunció en el diario Vanguardia de Veracruz en el año de 2009 la contaminación y destrucción de los manglares de la zona. Al respecto escribió: “Personas sin escrúpulos siguen contaminando los humedales de Tecolutla, en los esteros donde se encuentran diversas especies de flora y fauna silvestre de los manglares de Tecolutla, predominan bolsas y botellas de plástico, que propicia un retroceso en el trabajo que se realiza”.

Lamentable es reconocer que así en cada estado de la República Mexicana podemos encontrar historias de destrucción ambiental, ecocidio y contaminación que a su vez generan efectos nocivos en la economía y en el mantenimiento del medio ambiente. Todo esto, a pesar de que México se ha suscrito a todos los acuerdos de protección al medio ambiente y combate al cambio climático, como el Acuerdo de París de 2015.

Si ya desde 1999 distintos reporteros denunciaban estos hechos y más aún difundían los terribles efectos de esta destrucción, ¿por qué insistimos en consumir, destruir y acabar con nuestros ecosistemas? ¿Será que el número creciente de sequías, inundaciones y huracanes no son suficientes para darnos cuenta del daño que le hemos provocado al ecosistema? ¿O es que no sirve de nada que nos informen los periodistas porque sus palabras llegan a oídos sordos? La verdad es que sí importa que escriban, que denuncien y que llegue a oídos de todos la gravedad de esta situación, porque sólo así podremos evitar la degradación ambiental, hacer responsables a aquellos que han destruido el ecosistema y encontrar el apoyo necesario para preservar nuestro medio ambiente. También podemos seguir leyendo el trabajo de estos periodistas que, aunque ya están, nos dejaron su legado para poder seguir actuando sobre lo que nos informaron.

Cabe mencionar que de no hacer esto y de seguir esta tendencia, iremos viendo en nuestro país efecto más devastadores del cambio climático. Por ejemplo, de continuar el aumento del nivel del mar, en un futuro más de 38 ciudades de México podrían desaparecer, siendo la situación más grave para los estados de Yucatán, Campeche, Veracruz, y para Tabasco que prácticamente desaparecería bajo el agua. 4

De acuerdo con la ONU, la crisis climática es el mayor desafío de nuestro tiempo y actualmente se encuentra en un punto crucial. La pregunta no es si podemos o no hacer algo, sino si es demasiado tarde para proteger nuestros ecosistemas y si seguiremos ignorando las denuncias que cientos de periodistas mexicanos han hecho con el único fin de proteger a nuestro país.

* Monserrat Narváez Naranjo es historiadora y especialista en políticas públicas. Ha trabajado como investigadora en diversos museos, asociaciones civiles y otros proyectos culturales. Actualmente trabaja en el proyecto Defensores de la Democracia para construir el archivo con las notas recuperadas de los periodistas asesinados en el ejercicio de su profesión.

 

 

1 Disponible aquí.

2 Disponible aquí.

3 Disponible aquí.

4 Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.