#DeQuéEscribía Regina Martínez Pérez: una periodista que no le tuvo miedo a la verdad - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Defensores de la Democracia
Por Defensores de la Democracia
México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo en el mundo. Desde 2000 ... México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo en el mundo. Desde 2000 a 2019, según las cifras más conservadoras, han asesinado 111 reporteros en el país. Ante esta crisis, los trabajos de los periodistas --en su mayoría de medios locales-- corrían el riesgo de desaparecer. Desde Defensores de la Democracia encontramos y resguardamos estos trabajos en un archivo viviente; también creamos Voces Silenciadas, un podcast documental donde contamos sus historias. Aquí ampliamos el análisis y el debate sobre la construcción de memoria y las fallas estructurales que amenazan la libertad de expresión en México. (Leer más)
#DeQuéEscribía Regina Martínez Pérez: una periodista que no le tuvo miedo a la verdad
Desde el principio de su carrera como periodista y con una preocupación genuina, Regina Martínez Pérez asistía a comunidades indígenas y documentaba injusticias sociales.
Por Andrea Ceballos Jaime
19 de marzo, 2021
Comparte

Hay personas que dicen que la muerte solo llega con el olvido, y si es así, entonces Regina Martínez sigue viva, a pesar de haber sido asesinada el 23 de abril del 2012. Siguen vivas las palabras con las que contó una verdad que pocos se atrevían (y podían), pues en Xalapa, Veracruz, el miedo era palpable, sobre todo en el gobierno de Javier Duarte.

En los años en los que Regina escribía, ser periodista era un peligro constante, pues como afirmó Leopoldo Maldonado, director regional de la organización Artículo 19, “Evidentemente, ser crítico, o contestatario o disidente o de cualquier manera visto como contrario al gobierno pues era un peligro real”1. Decir la verdad en un sistema repleto de mentiras, te convertía automáticamente en una enemiga del Estado. El miedo que les causaban las verdades al gobierno que los y las periodistas sacaban a la luz se hace evidente con los 17 asesinatos de periodistas que hubo tan solo en el gobierno de Javier Duarte, de 2010 a 2016.

“Asesinan a periodista en Veracruz; suman 73 homicidios contra reporteros desde 2000”2, es un artículo que escribió Regina Martínez para Proceso en 2011, donde reportó “fue hallado el cuerpo de Yolanda Ordaz de la Cruz, reportera del periódico Notiver, editado en el puerto jarocho”. Este era el segundo homicidio de periodistas de Notiver, el periódico con más difusión en la zona conurbada de Veracruz. A esta noticia le procedió la siguiente, también de Regina: “Renuncian cinco periodistas de “Notiver” por la inseguridad en Veracruz”3, pues ante la incapacidad de las autoridades de garantizar su integridad física empezaron a salir los periodistas del estado.

“Ante la situación de inseguridad que prevalece para el ejercicio periodístico… algunos medios de la zona conurbada “han desmantelado la sección policiaca, debido a la desbandada de reporteros encargados de cubrir la fuente””4. Mientras que la inseguridad aumentaba, las voces de la verdad disminuían, algunas por miedo, otras porque eran apagadas con la muerte. El Estado se quitaba cualquier tipo de responsabilidad y en muchas ocasiones encubría los crímenes desviando las historias. Consciente del riego y víctima de él, Regina Martínez decidió hablar más fuerte y escribir con más pasión sobre aquellas personas a las que se les había arrancado la voz.

Desde el principio de su carrera como periodista, Regina le dio su pluma a los y las pobres, los explotados y las explotadas, los campesinos y las campesinas, los y las indígenas y a la oposición política. A la justicia le escribió y a la corrupción y violencia las denunció. Desde una preocupación genuina, Regina asistía a comunidades indígenas y documentaba injusticias sociales.

“Llevan 40 años esperando justicia. Desde que fueron obligados a dejar sus tierras afectadas por la construcción de la presa Cerro de Oro, en Oaxaca, indígenas chinantecos reubicados en el Valle de Uxpanapa, Veracruz, sólo han recibido promesas de una mejor vida.”5, es un ejemplo de las veces que Regina reportó una injusticia a grupos vulnerables como las y los indígenas.

El caso de Ernestina Asencio retrató los abusos del poder en el sexenio de Felipe Calderón. “El caso de la indígena Ernestina Ascencio Rosario, asesinada en febrero de 2007 por presuntos militares, será enviado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en virtud de que se agotaron todos los procedimientos legales en las instituciones mexicanas ‘sin ningún resultado en la aplicación de la justicia’”, fue lo que escribió en un reportaje sobre este escuchado caso que retrató una gran violación a los derechos humanos.

Ante la ola de violencia que se vivía en el estado de Veracruz, Regina se encargó de reportar algunos de los eventos más violentos y de denunciar grandes escándalos de corrupción. En 2011, escribió: “Esta tarde vecinos y paseantes de esta ciudad fueron testigos de un macabro suceso al descubrir que sobre el bulevar Adolfo Ruiz Cortines, frente a Plaza Américas de esta ciudad, una de las más concurridas, fueron arrojados 35 cadáveres”6 o “Elementos de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) detuvieron a nueve policías del municipio de Tres Valles, por su presunta vinculación con el crimen organizado”,7 en 2012.

En un país en el que no hay una rendición de cuentas por parte de las autoridades, en el que las líneas entre el crimen organizado y gobierno son difusas, en el que de tanto decir mentiras estas ya empiezan a sonar como verdades, en el que no hay Estado de Derecho; la verdad importa.

Importa mucho.

Cada palabra que Regina nos dio importa mucho, pues ayudó a esclarecer la situación concretamente de Veracruz. Sus palabras están llenas de valentía, pues aun sabiendo lo que probablemente le iban a costar, nos las dijo y nos las dejó.

Una palabra más escrita, también significaba una palabra menos. Regina terminó siendo una víctima de la censura y la violencia contra las periodistas que hubo en Veracruz. Poco a poco fue hostigada, la dejaron de invitar a eventos del gobierno creando un cerco informativo entre el poder y ella. Tras su asesinato, la procuraduría determinó que se trataba de un “asesinato pasional”, usando el mismo argumento del que años atrás había escrito en su artículo sobre Yolanda Ordaz de que “su asesinato nada tenía que ver con el periodismo”. Sin embargo, amigos cercanos como el fotógrafo Julio Argumedo han declarado que Regina estaba iniciando una de las investigaciones más peligrosas de su carrera que tenía que ver con la desaparición forzada y las fosas clandestinas. Y una fuente gubernamental de alto nivel dijo refiriéndose a Regina: “Era una periodista incómoda, yo creo que las fosas podrían haber sido la gota que derramó el vaso”8. Todavía no hay claridad en este caso, por lo que el Presidente Andrés Manuel se comprometió a reabrirlo hasta llegar a la verdad.

Las palabras de Regina Martínez Pérez para el gobierno significaban incomodad; para los mexicanos y las mexicanas significan una rendición de cuentas en un régimen sin transparencia. Se podrían seguir mencionado muchos artículos y reportajes que hizo Regina, sin embargo, a mi parecer es más importante decir que el gran legado por el que debe de ser recordada es el de haberle brindado una voz a las personas a las que el gobierno trató de mantener calladas. Démosle vida a Regina Martínez por medio del recuerdo de su gran labor como periodista y mujer.

* Andrea Ceballos Jaime (@andreaa_cebj) colabora con Defensores de la Democracia. Es estudiante de Relaciones Internacionales en el ITAM, es editora de la sección Nacional de El Supuesto, periódico estudiantil de la institución, y forma parte de la Clínica vs la Trata de Personas del ITAM. Es apasionada del periodismo, los Derechos Humanos y la lucha por la igualdad de género.

 

 

1 Espinosa Verónica y Lilia Saúl. “Caso Regina Martínez: las dudas y contradicciones que la 4T debe esclarecer”. Revista Proceso (2020).

2 Martínez, Regina.  “Asesinan a periodista en Veracruz; suman 73 homicidios contra reporteros desde 2000”. Revista Proceso (2011).

3 Martínez, Regina. “Renuncian cinco periodistas de “Notinver” por la inseguridad en Veracruz”. Revista Proceso (2011).

4 Ibidem

5 Martínez, Regina. “Indígenas desplazados esperam justicia… 40 años después”. Revista Proceso (2012).

6 Martínez, Regina. “Abandonan 36 cadáveres frente a centro comercial en Veracruz” (2011).

7 “Últimos textos de la corresponsal de “Proceso” en Veracruz” (2015) https://aristeguinoticias.com/2904/mexico/ultimos-textos-de-regina-martinez-corresponsal-de-proceso/

8 Dupont, Paloma. “Regina Martínez: tras los pasos de una verdad enterrada”. Forbidden Stories.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.