close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Demócratas Deliberados
Por Democracia Deliberada
Los demócratas deliberados son los integrantes de un grupo de ciudadanos, profesionistas, acadé... Los demócratas deliberados son los integrantes de un grupo de ciudadanos, profesionistas, académicos y activistas de la sociedad civil organizada que utilizan la deliberación abierta para construir posiciones colectivas sobre asuntos públicos específicos. Esta corriente de opinión, deliberadamente de izquierda, ha buscado sistemáticamente transformar la agenda, e influir en la acción política, de las izquierdas partidistas mediante acciones deliberativas y legales. El objetivo ha sido y sigue siendo darles a estos partidos un rumbo más igualitario, más sustentable y más abierto a la sociedad. En este foro los demócratas deliberados reproducen todas sus posiciones colectivas y algunas reflexiones de sus miembros a título personal. (Leer más)
En busca de la izquierda perdida
En Democracia Deliberada queremos contribuir a un proyecto programático que contribuya a la alianza de fuerzas de izquierda que triunfe en las elecciones. Seremos una organización que apueste estratégicamente hacia el año 2018 como una nueva oportunidad para transformar el modelo político, económico y social que ha perpetuado la desigualdad y encumbrado la violencia. Buscaremos ser una bisagra entre las ciudadanos y organizaciones que compartan nuestros objetivos.
Por Democracia Deliberada
9 de septiembre, 2015
Comparte

En Democracia Deliberada hemos permanecido en estado de hibernación después de la desaparición de los 43 de Ayotzinapa. La masacre en Iguala nos orilló a un silencio reflexivo, nos obligó a reorganizar nuestros objetivos y replantear nuestra estrategia. De ahora en adelante, anunciamos, no será necesaria la afiliación a los partidos políticos para ser miembro de nuestra organización. Nuestra única regla es asistir a la deliberación y en contribuir a estas nuevas metas con arreglo a las batallas que defendemos. El PRD no es suficiente, el PRD no es solución, debemos mirar más allá del PRD y de los demás partidos si queremos cambiar.

Las reacciones de los líderes del PRD no sólo nos decepcionaron, nos hicieron perder la fe en ese instituto político. Pero, en contraste, durante un periodo asumimos la responsabilidad de confrontar a un partido en el que creímos y el que alguna vez intentamos transformar con una militancia ejemplar. Consecuentemente, algunos de nuestros miembros que militaban en ese partido hicieron reflexiones a fondo y presentaron sus renuncias de manera individual. Otros, los menos, han permanecido como agudos críticos de los últimos sucesos dentro del partido del sol azteca. Ahora la decepción nos ha llevado a actuar y a transformar nuestra organización. Ahora abrimos de vuelta las puertas y las ventanas, miramos el gran paisaje, más allá de los partidos y volvemos a plantarnos en una búsqueda vieja y muy propia: estamos en busca de la izquierda perdida, ya no restringidos por los partidos.

Durante más de tres años quisimos ser actores relevantes en al menos tres grandes temas: abrir la participación política a los ciudadanos, invadir el PRD y poner a nuestras 12 batallas en el centro de la discusión de política pública. Quisimos ser un bastión de ideas y lo fuimos dentro de un partido con pocas propuestas de política concreta, aunque no influimos lo suficiente. Quisimos participar en los órganos internos del partido, pero nos enfrentamos a la reacción de las estructuras y las tribus. Quisimos ser corriente de opinión y podemos decir que contribuimos al debate público de temas relevantes. Los hábitos y las plumas nos ayudaron, pero nos empezamos a quedar solos. La experiencia de incursionar en el PRD nos dejó lecciones sobre lo que debe ser nuestra acción política.

Cuando iniciamos esta incursión, el contexto político era muy diferente: Morena no existía como partido, Movimiento Ciudadano era todavía muy pequeño y las candidaturas independientes no eran más que un viejo anhelo en la agenda de reformas que ya veníamos apoyando. Hoy las fuerzas políticas de izquierda se han diversificado más allá del PRD, con agendas, estrategias y discursos variados. Encima de todo, las candidaturas independientes son ahora una realidad con potencial transformador. Esas son las últimas razones por las que hemos cambiado nuestras estrategias y renunciamos a priorizar la invasión al PRD.

Sin embargo, no abandonamos nuestras batallas, nos declaramos abiertos a revisarlas y a incluir algunas nuevas. También seguimos creyendo que los partidos políticos son una vía válida y necesaria para pelearlas, pero ni exclusiva ni suficiente. Es imperativo insistir que hay que desatanizar la participación y la militancia partidista, pero también estar conscientes de que son fundamentales nuevas transformaciones en las formas del quehacer político más amplio para que la militancia sea relevante de nuevo, un día, de otra manera. Nuestros adversarios fueron aquellos quienes han diluido la militancia en corrupción, prebendas y acuerdos corporativos. Por eso, nuestro acercamiento a los partidos políticos de izquierda, Morena, el PRD y Movimiento Ciudadano, será de colaboración para una agenda común pero no necesariamente de militancia.

Algunos de los resultados positivos de nuestra incursión en la izquierda partidista fue la posibilidad de dialogar abiertamente con algunos de sus dirigentes y de sus miembros, también de trabajar con aliados como la Fundación Friedrich Ebert, de conversar con los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional, con los sobrevivientes de Ayotzinapa, con los sindicatos y varias organizaciones sociales, entre otros. De eso hemos aprendido y creemos que podemos transformar el discurso y el estilo de deliberación de la izquierda en el país. Nuestro trabajo coordinado como corriente de opinión, en varios medios y foros, también lo muestra así.

Pero hemos decidido cambiar nuestra estrategia ante el nuevo escenario y ante lo que se aproxima. Vamos a acercarnos a las nuevas ideas, a las posiciones claras, a las formas de organización alternativas y a las rebeliones democráticas que busquen combatir los privilegios, promover la igualdad y asegurar justicia imparcial para todos. Para eso abundaremos en el debate público y pondremos a la desigualdad como el eje principal de nuestras acciones. Es nuestra primera batalla y lo seguirá siendo. Queremos un Estado fuerte que recupere su papel en el desarrollo económico y social para reducir las brechas económicas, sociales y políticas en México.

En Democracia Deliberada queremos contribuir a un proyecto programático que contribuya a la alianza de fuerzas de izquierda que triunfe en las elecciones. Seremos una organización que apueste estratégicamente hacia el año 2018 como una nueva oportunidad para transformar el modelo político, económico y social que ha perpetuado la desigualdad y encumbrado la violencia. Buscaremos ser una bisagra entre las ciudadanos y organizaciones que compartan nuestros objetivos. A la vez, queremos ser un puente entre los ciudadanos que creen en el ideario pero que no necesariamente quieren militar en los partidos políticos. Estamos en búsqueda de esa izquierda perdida, esté donde esté.

Seguimos en la búsqueda de que la izquierda gobierne este país, no nos mentimos, pero estamos consientes de que debe ser una izquierda con un programa auténticamente igualitario. Y esa izquierda no existe, aún está por construirse. No apoyaremos una coalición de centro izquierda, específicamente con el PAN, que pierda estos ideales en las negociaciones. Apoyaremos un proyecto que defienda con entereza la necesidad de un cambio profundo del Estado y sus instituciones. Nuestro papel no será pasivo ante los partidos, seguirá siendo crítico y, sobre todo, fundamentado en la necesidad de construir colectivamente un programa que ayude a las y los pobres, las y los débiles, las y los oprimidos, y que defienda la igualdad en las cortes, las calles, las ciudades, los pueblos y las veredas. Es necesario un programa que transforme la democracia con la noción de la igualdad sustantiva.

Queremos asociarnos y caminar con aquellos quienes quieran recuperar la vocación política, quienes quieran transformar los fondos y las formas de las izquierdas. Queremos todas las alianzas posibles con todos los ciudadanos que crean en esta vía. Marcharemos en ese sentido aunque haya adversidades por delante.

Convocamos a todos nuestros simpatizantes, que han hibernado junto con nosotros, para unirse a nuestras batallas renovadas. Necesitaremos del mayor número de manos posibles para construir este proyecto. Con todas y todos lo lograremos. Muerte a Democracia Deliberada, larga vida a Democracia Deliberada. Manos a la obra.

 

@ddeliberada

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte