El activismo en temporada de río revuelto - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Diversas y juntas
Por Aúna
Aúna es una plataforma que impulsa nuevas representaciones políticas con liderazgos de mujeres,... Aúna es una plataforma que impulsa nuevas representaciones políticas con liderazgos de mujeres, para alcanzar mayores resultados en bienestar, justicia y protección del medio ambiente. (Leer más)
El activismo en temporada de río revuelto
Desde 2012 he observado que con cada crisis se generaba mayor organización social en el sector del arte. Los últimos ocho años esto ha incrementado por el aumento de incertidumbre laboral, económica, de salud y el contexto de violencia.
Por Tamara Ibarra
2 de agosto, 2021
Comparte

Las campañas son la parte final de un proceso político de búsqueda de representaciones; para una activista es un proceso de aprendizaje en el que la eliminación de prejuicios es fundamental para abanderar nuestra causa en el escenario electoral.

I. Un río revuelto

En los momentos de caos todo es posible, hasta un nuevo orden. Biológicamente, las técnicas de supervivencia para los momentos de cambio extremo radican en la flexibilidada para adaptarse. Los humanos tenemos, además, la Imaginación Radical, un concepto político y filosófico que propone “actuar de otra manera juntos”. Nos diferencia del resto del ecosistema porque implica pensar y modificar colectivamente nuestras ideas para accionarlas en el mundo.

“A río revuelto, ganancia de pescadores” es una frase que recuerdo cada vez que hay un contexto de crisis. La primera crisis económica que me tocó fue en los noventa, cuando vivía en la zona petrolera del sur de Veracruz. Observé que quienes tenían trabajos seguros se fueron a la quiebra porque no pudieron readaptar sus estilos de vida, mientras que los ingenieros y empresas pequeñas reorganizaron alianzas para continuar trabajando y lograron crecer, lo que significó un cambio de nombres en las jerarquías de esa sociedad.

Desde el 2012 me dediqué a la investigación nacional de los proyectos independientes auto organizados de arte. Observé que con cada crisis se generaba mayor organización social. Los últimos ocho años esto ha incrementado por el aumento de incertidumbre laboral, económica, de salud y el contexto de violencia. En los últimos años muchos trabajadores fueron removidos al outsourcing, perdieron derechos laborales, los pocos que tenían; firmaron simulaciones de contratos y se precarizaron cada vez más. En los últimos tres años se convirtieron paulatinamente en un grupo discriminado por el gobierno al que se le quitó el presupuesto y se les señaló públicamente de ser privilegiados. El COVID-19 profundizó la vulnerabilidad de este sector por ser el último en tener permiso para reactivar su economía, omitiendo que no tienen seguridad social ni derechos laborales.

II. Los peces activistas

La sociedad civil en México siempre se adelanta al gobierno. Durante la pandemia, se organizaron redes de apoyo solidario y los activistas de diferentes causas tuvimos que redirigir, ampliar y acelerar los beneficios que debían generar nuestros programas, plataformas y proyectos.

En el 2020 abrí la beca BLUE DIAMOND con la que, a través de aportaciones de artistas, dábamos apoyo económico a mujeres artistas con enfermedades crónicas durante la pandemia. Este ejercicio que ayudó a un grupo reducido de personas me dejó ver claramente que lo que había faltado a nivel gubernamental y político era la intención de proteger a un sector de trabajadores.

Como investigadora y feminista asumo la responsabilidad que conlleva tener información y conocimiento de una injusticia por lo que como activista cultural busqué el modo de acceder a una candidatura para defender a este sector de la sociedad que no iba a ser representado por nadie. Aprovecho para decir que soy una mujer artista afrodescendiente con discapacidad: corporalizo muchos de los grupos vulnerables y eso me hace reaccionar ante las injusticias, aunque a mí no me hayan tocado vivirlas de modo grave.

En los momentos de crisis hay que accionar de modo diferente. Durante el 2020 decidí girar de activista cultural especializada en los independientes a buscar la participación política que permitiría otorgarles derechos a ellos. Tratar de lograr una candidatura independiente en plena pandemia fue algo casi imposible que además arriesgaría la salud de quienes me apoyaran. ¿Cómo y desde dónde podía entrar a la política manteniendo congruencia?

III. El umbral, AÚNA, una corriente de agua cálida

Las corrientes cálidas dentro del mar son como ríos y permiten mantener un equilibrio en los ciclos calóricos del Planeta.

A finales del 2020 se abrió lo que he llamado “el umbral político”. Aúna, la nueva plataforma política independiente de mujeres nos comunicó nuestras nominaciones a razón de nuestras trayectorias, con el objetivo de ir con ellas hacia una representación, mediación y profesionalización en nuestra entrada a la política. La existencia de Aúna no solo es un parteaguas de lo que será la política en México, es también un ejemplo de las nuevas plataformas políticas que se están creando en el mundo: independientes, pluripartidistas, creadas por y para grupos minoritarios y lideradas por feministas.

Aúna es el umbral* que nos apoyó en la transición de la toma de decisión de una candidatura independiente a una partidista. ¿Por qué, para qué, cómo y con quién?

Busqué a una líder política feminista para sumarme a su lucha; en Patricia Mercado encontré el perfil y, sin dudarlo, me uní a la plataforma política que la apoyaba: Movimiento Ciudadano.

La campaña fue un proceso de acompañamiento colectivo en el que estuve arropada simultáneamente por tres grupos que cumplían diferentes funciones: un grupo del sector cultural, Aúna y Movimiento Ciudadano.

El grupo  de cultura que me respaldó fue importante para cada toma de decisiones en los que había que fortalecer y comunicar la agenda de cultura como centro del discurso. En particular, el acompañamiento solidario del artista Carlos Amorales, junto con el trabajo de Marek Wolfryd, Carolina Vidal y Rafael Espín, así como el impulso de Lorena Wolffer, Blanca Guerra, Daniel Giménez Cacho y Cuauhtémoc Medina fueron vitales para manifestarle al sector que todos los perfiles estaban siendo considerados.

Aúna fue el fiel de la balanza: nos dió coaching y una red de apoyo que nos fortaleció en términos de sororidad multipartidista. En particular, en el tema del cuidado emocional y la seguridad física el apoyo fue invaluable por darnos un espacio de contención frente a la exigencia externa de tener que ser fría en la política patriarcal. Es importante que las feministas mostremos la otra cara de la moneda porque la política también vulnera, toca fibras sensibles pues implica muchos esfuerzos colectivos para poder llevar a cabo un movimiento mínimo, que además será señalado y juzgado. Y una campaña es como un shot concentrado de lo que se puede vivir en política, donde también la soledad de la toma decisiones siempre está presente.

Movimiento Ciudadano cambió favorablemente mi percepción del proceso electoral y de los partidos políticos al ser un proyecto colectivo abierto a propuestas. Más del 50% de sus candidatos éramos ciudadanos no militantes, lo que nos ponía en un rol de responsabilidad para equilibrar la política. Cuando hay intención política una campaña también puede ser un movimiento colectivo y no una militancia acrítica. Las feministas en la política también podemos “cerrar filas” para mantener la salud mental y emocional de quienes participan;  los afectos son igual de importantes que las lealtades (parece lo mismo pero el segundo está basado en la agenda).

IV. El mar revuelto

El contexto violento. Los días de duelo se fueron marcando cada vez más seguido, la pérdida de vidas de compañeros candidatos fue algo para lo que no estaba preparada. Como feminista tengo objetivos de crear políticas de bienestar social, y encontrarme con que la vieja política y los grupos delincuenciales arrebatan vidas por mantener el control sobre un territorio me hizo percibir el periodo electoral como un proceso de guerra abierta,  donde los ciudadanos decepcionados normalizaron que esto es el costo de una campaña. NO, esto es la normalización de un ejercicio patriarcal de violencia política, corrupción y mafias. Deberíamos estar marchando: se perdieron casi 100 vidas de gente que quiso ser parte del gobierno. Estoy indignada porque esto se ha vuelto un número que mencionar como parte de un proceso, estoy enojada por todas las familias y proyectos que se quedaron en el camino. Ahora esto tiene que ser parte de una agenda, debemos exigir que el INE y demás organismos aseguren un proceso de paz durante la jornada.

A nivel local, varios candidatos tuvieron agresiones en diferentes grados. Mi coordinador de campaña fue amenazado con arma de fuego por grabar evidencia de que estaban quitando lonas de una candidata de nuestro partido, los delincuentes fueron atrapados infraganti por una policía que iba pasando por lo que fueron remitidos al MP, el abogado descubrió que dos de ellos estaban en la nómina de la alcaldía Benito Juárez y que eran del PAN, con lo cual se descubrió la delincuencia organizada que operaba entre alcaldía y partido. Debo decir que quienes estaban como alcalde y diputado federal se estaban reeligiendo y ganaron. Aún con las detenciones no se logró que se hiciera válido el intento de homicidio, solo el daño a propiedad privada. También acudimos a la FEPADE apoyando a la candidata afectada en sus lonas; recibieron los documentos y ahí se quedó todo. Nada pasó en términos judiciales, nadie fue sancionado, no hubo reparación del daño, todo fue legal pero no hubo justicia.

A partir de ahí inició una nueva etapa hacia el cierre de campaña donde el tema de seguridad se convertiría en un tema relevante para mí y Aúna, probablemente porque el tema de bienestar y cuidado es principalmente una perspectiva feminista. Aúna me brindó asesoría y números para ser apoyada por la SEGOB quien tras un proceso de investigación determinó que me darían un cuerpo de seguridad durante los últimos días de campaña y días posteriores. La experiencia de platicar con ellos diariamente me hicieron replantear algunas salidas de la ciudad porque ellos me cuidaban a mí pero también tomé la decisión de cuidarlos a ellos, no exponerlos innecesariamente ante una violencia patriarcal a la que si bien están acostumbrados yo no pienso asumir como un costo válido en un proceso electoral. Cuidar a los que cuidan es un ejercicio político feminista que debe incluso cubrir todos los sectores y será un trabajo de muchos años.

V. Ganancia colectiva, la pesca mutua

Si el grupo cultural me asentaba en un sector, Aúna era el recordatorio de que pertenecía a un movimiento feminista y Movimiento Ciudadano me proyectaba como personaje político. Este engrane aunque complejo facilitó dentro de la coyuntura que pudiera presentar una agenda donde la cultura es interseccional, alejándolo del discurso gubernamental que lo instrumentaliza como un producto exotizante y de entretenimiento, y visibilizando que es un sector de la sociedad donde los trabajadores son vulnerados.

En esta campaña no gané la elección, pero ganamos todos los implicados porque nos encontramos para continuar trabajando juntos.

Desde la puerta de mi casa en Veracruz se ve el río; ahora que vivo en CDMX pienso en la palabra río como una sonrisa que fluye.

* Tamara Ibarra (1981) es artista plástica, activista cultural e investigadora. Desde el 2009 ha fundado plataformas que crean redes, comunidad y promoción de las estrategias de organización independientes de los grupos de resistencia artística en México. En 2020 creó la beca Blue Diamond para dar apoyo económico. a mujeres con enfermedades crónicas durante la pandemia en México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.