El combate a la representación adultocéntrica - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Diversas y juntas
Por Aúna
Aúna es una plataforma que impulsa nuevas representaciones políticas con liderazgos de mujeres,... Aúna es una plataforma que impulsa nuevas representaciones políticas con liderazgos de mujeres, para alcanzar mayores resultados en bienestar, justicia y protección del medio ambiente. (Leer más)
El combate a la representación adultocéntrica
Al ser adultocéntrica, la humanidad se está privando de nuevas miradas hacia los grandes retos sociales y ambientales. La propuesta es abrir los espacios públicos para la colaboración entre la experiencia laboral de las personas adultas y las experiencias y habilidades de las juventudes, porque esta cooperación intergeneracional puede acercarnos a un mundo más justo, más rápido.
Por Bita Aranda
6 de octubre, 2021
Comparte

Los espacios de decisión son virtualmente inaccesibles para la juventud. En los hogares se les limita su autonomía, se les educa con estereotipos de género y se les inculcan los mismos atributos de las personas adultas que les crían. En las escuelas, a los grupos estudiantiles que intentan incentivar el cambio se les etiqueta de revoltosos y, en general, se intenta moldear a la comunidad estudiantil con una mirada competitiva e individualista, en lugar de que busquemos detonar sus habilidades para el desarrollo de sociedades comunitarias. En la vida pública, ya sea en los espacios tradicionales o en los efervescentes movimientos sociales, se les ve como beneficiaries, jamás compañeres de lucha, y se les considera incapaces de liderar o estar en un espacio de representación.

Es difícil ser una niña en este sistema adultocéntrico. En mi caso, recuerdo perfectamente cómo desde mis 8 o 9 años mi derecho a la participación ha sido descalificado en muchas ocasiones por dos condiciones: mi género y mi edad. Por eso he dedicado mi vida laboral a la inclusión de estas voces al espacio de toma de decisión. En el marco del 11 de octubre, día internacional de la niña, me permito llevarnos a una reflexión hacia lo que podemos aprender al integrar la visión del mundo de las infancias y juventudes desde una mirada anti-adultocéntrica y anti-patriarcal.

Si el patriarcado limita y excluye a las mujeres y personas de identidades y expresiones diversas, el adultocentrismo es aquel que excluye a la población infante y joven al derecho a la participación. Ya he escrito sobre la inclusión de las mujeres e identidades no hegemónicas en los espacios de toma de decisión, sin embargo, he escrito poco sobre la inclusión de las infancias y las juventudes, y es urgente hacerlo.

A los practicantes del adultocentrismo les encanta pensar que los temas como la igualdad de género, la reactivación económica, los derechos humanos o la acción climática son agendas exclusivas de las personas adultas o de las juventudes de clase alta. Sin embargo, la lucha anti-adultocéntrica es un movimiento interseccional. Lejos de ser verdad que a la juventud nada le importa, insignia del movimiento adultocéntrico, la realidad es que las juventudes somos les principales defensores del derecho a la libertad. Nos importan las condiciones personales y políticas en las que estamos viviendo, simplemente no tenemos acceso a los espacios donde nuestras experiencias, opiniones e ideas sean tomadas en cuenta.

Sin embargo, el ego de las personas adultas les impide reconocer que alguien más joven puede saber más. La condescendencia hacia las juventudes nos impide que discursos como el de Name, activista climátique de 24 años, vocere de Asamblea Epop y Fridays For Future México, lleguen a impactar en política pública sin que elle tenga que recorrer 30 años en el servicio público para llegar a un espacio de toma de decisión. Para Name, la acción climática debería partir desde la imaginación y la esperanza, y para ello, se puede aplicar una estrategia que incluya el decrecimiento, la decolonización, el post-extractivismo y la reparación climática, siempre con un mensaje de esperanza que combata al discurso hegemónico del caos y el inminente colapso.

Algunos representantes públicos y la élite académica suelen excluir a grupos poblacionales del derecho a la participación porque asumen que sus experiencias de vida no les permitirían desenvolverse en temas de política pública. Otros simulan la inclusión de las voces jóvenes usándoles como ídolas de causas, pero les dan poca o nula participación en la toma de decisiones públicas. Un sinnúmero de líderes del norte global aplauden la valentía de las juventudes por promover acciones de justicia social o ambiental, pero jamás aplican sus recomendaciones en política pública, espacios que hoy son solo accesibles para los adultos.

Yanis, una chica de 16 años, oriunda del Estado de México y vendedora ambulante de artesanías de palma en la colonia Pensil, me dijo que una solución que ella propondría para la alcaldía Cuauhtémoc serían áreas designadas para el trabajo ambulante. Su objetivo era reducir los riesgos de seguridad para ella y sus colegas ambulantes, sea por parte de posibles depredadores o del abuso de los cuerpos policiacos. Además, me explicó que un modelo de becas híbridas sería muy útil para que la niñez vendedora ambulante pueda ir a la escuela sin tener que dejar de aportar a la economía de su hogar. No usó estas palabras, pero ambas propuestas son 100% suyas.

Es sumamente improbable, pero no imposible, que Yanis pueda llegar a ser jefa de gobierno en los siguientes 30 años porque Yanis vive en un país donde esos espacios son ocupados solo por personas con alto capital económico y político, casi todas mayores de 35 años y los espacios de alto impacto en su mayoría son ocupados por hombres. Sin embargo, existen formas de que el día de hoy, las voces de Yanis y de las juventudes puedan ser parte de la agenda de políticas públicas. Con voluntad y apertura de parte de quienes hoy ocupan esos espacios, se puede combatir el modelo de representación exclusivamente adultocéntrica.

Porque al ser adultocéntrica, la humanidad se está privando de nuevas miradas hacia los grandes retos sociales y ambientales. El tema no es ser anti-adultos, la propuesta es abrir los espacios públicos para la colaboración entre la experiencia laboral de las personas adultas y las experiencias y habilidades de las juventudes, porque esta cooperación intergeneracional puede acercarnos a un mundo más justo, más rápido. Como diría Sofi, activista de 12 años, “ser niña solo significa tener mucho tiempo para hacer grandes cosas”.

Las infancias y las juventudes pueden aportar muchísimo valor a la construcción de la paz y justicia, las políticas ambientales, las políticas económicas con equidad, políticas del bienestar y la construcción de igualdades. Ya nos toca empezar a hablar de acciones afirmativas que garanticen la inclusión de sus voces.

Sin importar tu plataforma de toma de decisión, este 11 de octubre, día internacional de la niña, puedes hacer un ejercicio de escucha activa y empezar a integrar a la niñez y la juventud a tu visión de mundo. Sé parte del combate a la representación adultocéntrica y súmate a las filas de la construcción de un mundo con verdaderas condiciones de igualdad. Créeme, no te vas a arrepentir.

* Bita Aranda (@BitaAranda) es Licenciada en Relaciones Internacionales por la Universidad de las Américas Puebla. Desde 2016, Bita ha colaborado en varios programas de desarrollo de habilidades de liderazgo para niñas adolescentes y hoy es defensora del derecho a la participación de las infancias y las juventudes en el espacio de toma de decisión. En 2021, contendió en el periodo electoral para buscar llegar al gobierno local de la Ciudad de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.