El horizonte de la agenda legislativa - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Diversas y juntas
Por Aúna
Aúna es una plataforma que impulsa nuevas representaciones políticas con liderazgos de mujeres,... Aúna es una plataforma que impulsa nuevas representaciones políticas con liderazgos de mujeres, para alcanzar mayores resultados en bienestar, justicia y protección del medio ambiente. (Leer más)
El horizonte de la agenda legislativa
No debemos dejar a la SCJN ni a las controversias legales lo que tenemos el compromiso de legislar desde el Congreso de la Unión y los Congresos estatales: el derecho a decidir de las mujeres. Ya se cuenta con la base de una jurisprudencia, pero debemos elevar esa jurisprudencia a leyes universales para todas las mexicanas. 
Por Wendy Briceño Zuloaga
20 de septiembre, 2021
Comparte

Conmovida por los comentarios de mis compañeras, compañeros, aliadas con quienes desde la sororidad coincidí en mi tránsito por la Cámara de Diputados, cierro un ciclo en lo legislativo con la satisfacción de que muchas mujeres que veníamos del activismo o bien de la academia, pudimos unir voluntades para avanzar e incluso ganar reivindicaciones  históricamente enarboladas.

Aún recuerdo cuando nos dijeron que era un sueño irrealizable el querer eliminar privilegios a los poderosos —como la pensión a los expresidentes—; que era iluso querer que los programas sociales se convirtieran en derechos universales defendidos en la Constitución; que era una utopía si la paridad y la violencia política en razón de género se aprobaba y se implementaba.La lección que me llevo es: no desestimemos los sueños, porque bregando por ellos se vuelven realidad.

Estos avances no han sido de una persona. Es la suma de una historia de luchas y causas que se han defendido en las calles, en las comunidades, en las colectivas, en la academia, en el movimiento amplio de mujeres, y también en espacios de decisión que poco hemos ido ocupando e incidiendo.

La responsabilidad pública requiere de representantes que enarbolen dignamente esas causas ciudadanas y el llamado de la historia. Y también requiere de una voz que no se amedrente ante los costos políticos o posiciones coyunturales.Desde la congruencia en el Congreso de la Unión hemos levantado la voz ante presuntos abusadores de menores, fraudes, violencias; y hemos levantado la mano, sin temblar, para votar por que se haga justicia.

Así como estos logros históricos han sido construidos en la diversidad, en la suma, en el consenso de muchas mujeres a través de la historia y desde muchos espacios de acción, así estoy segura que esta impronta feminista seguirá dejando huella en la Legislatura 65, la de la paridad total.

Para mí, en el horizonte inmediato de la agenda legislativa para una igualdad sustantiva están de manera prioritaria el Sistema Nacional de Cuidados, garantizar una vida libre de todo tipo de violencias, y legislar el derecho a decidir de las mujeres. La urgencia del Sistema Nacional de Cuidados ha sido revelada en toda su desnudez durante la pandemia que sufrimos actualmente. Urge colectivizar los cuidados,  garantizar que los cuidados sean paritarios y que estén garantizados en una relación corresponsable entre Estado, sociedad y familias; también es prioritario, en este mismo sentido, la   Protección a madres jefas de familia y la reinserción laboral a mujeres cuidadoras sin sueldo. El Sistema Nacional de Cuidados pondría en el centro de las leyes y políticas públicas a las infancias.

Legislar por el derecho de las mujeres a una vida libre de toda violencia parece un camino largo, porque largo ha sido el tránsito en medio de numerosas violencias del sistema patriarcal, desde las más sutiles, como la violencia simbólica, hasta la más radical que es la violencia feminicida; atravesando la violencia obstétrica y la violencia política contra las mujeres en razón de género. Hay que dar seguimiento a la Iniciativa contra la Violencia Obstétrica, que se encuentra en el Senado, y también a las referentes a órdenes de protección, refugios, centros de justicia y alertas de violencia de género; tenemos que avanzar en la definición y fortalecimiento del tipo penal homologado de feminicidio y en la protección en los casos de orfandad por feminicidio.

En este sentido también me gustaría acotar la importancia de fortalecer la Legislación referencia a la Violencia Política Contra las Mujeres en Razón de Género, pues los mecanismos de justicia no avanzan tan rápido como los procesos electorales y la sorprendente capacidad del sistema político para generar campañas de lodo en detrimento de los derechos políticos de las mujeres participantes en política.

Tenemos un compromiso histórico con las mujeres para defender sus derechos a la  autonomía sexual y reproductiva y su derecho a decidir libremente sobre sus cuerpos. Ya mencioné la importancia de colocar a las infancias en el centro de nuestros esfuerzos, leyes y políticas públicas. Pues la fuente de los derechos de las infancias está en el derecho de las mujeres a maternidades deseadas y a su autonomía reproductiva y sobre sus cuerpos.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha hecho recientemente un trabajo ejemplar al sentar jurisprudencia que declara inconstitucional la criminalización de las mujeres que deciden interrumpir un embarazo, y anula la validez del argumento “defensa de la vida desde su concepción”, además de que define los protocolos para una objeción de conciencia que no violente los derechos de las mujeres que deciden interrumpir el embarazo. Sin embargo, no debemos dejar a la SCJN ni a las controversias legales lo que tenemos el compromiso de legislar desde el Congreso de la Unión y los Congresos estatales: el derecho a decidir de las mujeres. Ya se cuenta con la base de una jurisprudencia, pero debemos elevar esa jurisprudencia a leyes universales para todas las mexicanas.

A nivel personal encaminé algunas iniciativas ya inscritas o en revisión, como la Ley para una Pirotecnia sin Ruido, en beneficio del bienestar animal, cuidado a personas neurodivergentes y otras iniciativas con amplio impacto ambiental como la Ley para Garantizar Propaganda Política con respeto ambiental; así como la creación de un Registro de deudores alimentarios a nivel federal; entre otras.

Como he informado en días recientes, empieza una nueva etapa en mi camino, al incorporarme al primer gabinete paritario del Estado de Sonora como titular de la Secretaría de Desarrollo Social en el gobierno del Dr. Alfonso Durazo, gobernador de Sonora.

Ahora en el horizonte está priorizar los sectores más vulnerados mediante su inclusión social, incorporar la perspectiva de género y de respeto a los derechos humanos en las políticas públicas, implementar una visión sustentable porque sabemos que la defensa ambiental está sumamente ligada con los derechos humanos y el desarrollo. Ahora será momento de probar y fortalecer la justicia y los derechos recién ganados en el territorio. Este trabajo por los derechos se llevará  a ras de tierra, porque es ahí donde se gestan y se sufren, como una forma de restablecer el tejido social y de pacificar a las comunidades.

* Wendy Briceño Zuloaga es feminista. Exdiputada federal con reelección por Morena, fue presidenta de la Comisión de Igualdad de Género. Tiene experiencia en el servicio público a nivel municipal y federal. Actual secretaria de Desarrollo Social en Sonora.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.