La paridad en México. ¿Y la paridad intercultural cuándo?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Diversas y juntas
Por Aúna
Aúna es una plataforma que impulsa nuevas representaciones políticas con liderazgos de mujeres,... Aúna es una plataforma que impulsa nuevas representaciones políticas con liderazgos de mujeres, para alcanzar mayores resultados en bienestar, justicia y protección del medio ambiente. (Leer más)
La paridad en México: ¿y la paridad intercultural cuándo?
En las pasadas elecciones los partidos buscaron cumplir con sus cuotas de candidaturas afromexicanas e indígenas, pero solo como un trámite no para garantizar la representación de estos grupos.
Por Mijane Jiménez Salinas
7 de julio, 2021
Comparte

En el pasado proceso electoral vivimos cambios trascendentales: hubo más mujeres participando activamente por buscar espacios de toma de decisiones, con campañas innovadoras y también tuvimos candidatas feministas. Celebro que en varios de los estados del país hubo candidatas con amplia trayectoria curricular, social o que ya habían ocupado puestos populares. Hubo buenas candidaturas entre las que actualmente son legisladoras y algunas se reeligieron, a pesar del amplio desafío de ser mujeres en la política. Sin embargo, me pregunto:  ¿dónde estuvieron las mujeres afromexicanas e indígenas en este proceso electoral?, ¿qué porcentaje fueron electas?

Las acciones afirmativas por parte del INE que buscaron promover la participación de grupos históricamente discriminados como las personas de pueblos originarios, de la diversidad sexual y con discapacidades fueron resultado de la lucha por la representación política electoral de quienes pertenecemos a estos grupos. Al solicitar las acciones afirmativas en Guerrero, nuestra aspiración era que hubiera candidaturas con conciencia de identidad, que existiera un compromiso real con nuestros territorios, que las y los personajes electos por lo menos plantearan una agenda en dónde se impulsara el desarrollo real de nuestros pueblos.

Sin embargo, para mí quedó claro que los partidos políticos no estaban en condiciones de cumplir con estas acciones afirmativas cuando recibí llamadas de tres partidos políticos distintos para invitarme a ser su candidata por mi “amplia trayectoria en el movimiento nacional afromexicano”, faltando apenas 5 horas antes de vencer el término de registro de candidaturas. O cuando confirmé que ninguno de los partidos reformó sus estatutos para que las cuotas de candidaturas afromexicanas e indígenas se cumplieran con enfoque intercultural.

Fuimos parte de la lista de relleno en la contienda plurinominal y un mero trámite administrativo. Nadie garantizó nuestra amplia representación y sigo pensando que tanto peca el que mata la vaca como el que agarra la pata. Las complicidades estuvieron a la orden del día, pues al recibir el registro de  falsas candidaturas indígenas nadie investigó exhaustivamente y mucho menos impugnó. Pareciera que los pueblos indígenas y afromexicanos sólo somos parte del folclore, lo que adorna y sí, que puede ser parte de la diversidad, pero es más fácil que seamos votantes que votados. En este proceso electoral los pueblos indígenas y afromexicanos tampoco estuvimos representados.

Además de la indiferencia de los partidos políticos, las mujeres afromexicanas que participamos en Guerrero tuvimos que enfrentar la indiferencia de gran parte del movimiento de mujeres que busca la participación de las mujeres afromexicanas e indígenas en todos los espacios. ¿Dónde estuvieron? Dar un like o compartir el contenido de las candidatas no era equivalente a vender su trayectoria a un partido político. En mi andar en el activismo social he visto romperse las vestiduras a cientos de mujeres para que participemos en política electoral. Sin embargo, a partir de que inició la negociación para llegar a la boleta se dio un vacío: no estuvieron todas esas compañeras, no hubo acompañamiento, asesoría y, sobre todo, no hubo visibilidad de la agenda. Lo que sí hubo fue una huida de la participación en o de la difusión de nuestras candidaturas. 

Tuve 60 días de campaña y fueron contadas las compañeras que compartieron mi propuesta de candidata a diputada local por el distrito 15 en Guerrero. Un distrito indígena en dónde me registré como afromexicana con una agenda que arropó el sentir de mi tierra, pues vivo en ella y sé lo que sucede cuando llueve, se va la luz, nos inundamos; sé que hay desempleo y falta de intérpretes indígenas en los ayuntamientos. Los más de mil contactos de mi facebook feminista y antirracista no compartieron mi contenido como candidata. 

Esta falta de apoyo se resintió, por un lado, porque el alcance en redes sociales era fundamental por el confinamiento de la pandemia. Por otro lado, porque si tener una candidatura este 2021 fue un privilegio, culminar este proceso con vida lo fue más. En esta experiencia como candidata viví lo que no quiero que ninguna mujer vuelva a vivir:  acusaciones, amenazas, quejas sin resolver por parte de la autoridad y, sobre todo, el no transitar tranquila en el territorio. Me hizo falta sentir el respaldo del movimiento de “Si tocan a una, nos tocan a todas” y la convicción de que “¡Si llega una, llegamos todas!”.

Quiero cerrar agradeciendo el acompañamiento de todas las Aúnas, quienes, a medida de sus posibilidades, estuvieron ahí a cada paso, desde el inicio hasta siempre. No hay final porque todo tiene continuidad y hoy sé que no quiero que las niñas que sueñan con ser como Marielle Franco en Brasil, Epsy Campbell de Costa Rica o Kamala Harris en Estados Unidos, pasen por lo que pasamos quienes fuimos candidatas afromexicanas en esta elección. Vamos juntas porque el mundo necesita de nosotras. “Que retiemble en sus centros la tierra, al sororo rugir del amor”.

* Mijane Jiménez Salinas es afromexicana, originaria de Cuajinicuilapa, Guerrero. Defensora de los derechos humanos del Pueblo Afromexicano.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.