Sobre la guerra y la paz
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Diversas y juntas
Por Aúna
Aúna es una plataforma que impulsa nuevas representaciones políticas con liderazgos de mujeres,... Aúna es una plataforma que impulsa nuevas representaciones políticas con liderazgos de mujeres, para alcanzar mayores resultados en bienestar, justicia y protección del medio ambiente. (Leer más)
Sobre la guerra y la paz
Una vez más las juventudes tendrán que vivir las consecuencias de las acciones de un puñado de adultos que juegan con el poder y se rehusan a escuchar lo que millones de personas deseamos.
Por Bita Aranda
1 de marzo, 2022
Comparte

Escuchando las noticias sobre la invasión de Rusia al territorio de Ucrania, un corresponsal dice: “le hacen creer a la población Rusa que ellxs pueden detener la guerra, pero no es verdad. No es su responsabilidad, es de Putin”. Suspiré.

Entrevistaron a Alex, una persona que esperaba un autobús para movilizarse de Kiev hacia su ciudad natal al norte de Ucrania. “No sé qué hacer”, dijo con una voz apagada. Le preguntaron su edad: 18 años.

Una vez más, las juventudes tendrán que vivir las consecuencias de las acciones de un puñado de adultos que juegan con el poder y se rehusan a escuchar lo que millones de personas deseamos. Un mundo de paz, de libertades, de garantía de derechos, de puertas abiertas, de pluralidad y diversidad.

El miedo de que algo mucho más grande que nosotres nos arrastra a una realidad que no sabemos cómo detener, que es lo opuesto a nuestros deseos, expectativas, formas de ver el mundo, me vuelve a atravesar hoy. Como Alex, no sé qué hacer, pero creo que levantar la mano y decir tengo miedo es reconocer en el cuerpo algo que podemos liberar.

Lloro y el corazón me duele por la cantidad de personas jóvenes que serán reclutadas a una guerra más; lloro por la violencia que vivirán las mujeres y las niñas, porque no seré ingenua ante el abuso de poder histórico que las fuerzas militares han ejercido sobre nosotras. Lloro por las madres que jamás podrán enterrar a sus hijes. Lloro por las familias que serán destruidas. Este dolor tomará generaciones por sanar.

Creo que alguna vez practiqué el positivismo tóxico. Tengo que reconocerlo. Pido una disculpa a todas las personas a quienes en algún momento les hice pensar que la responsabilidad estaba en nosotres de poder cambiar el mundo y llevarnos hacia la paz, porque no es completamente verdad.

La responsabilidad es de ellos. De los que se rehusan a escuchar. Los que están refugiados en sus palacios y jamás verán el dolor o son inmunes a él. Los que ven a la humanidad como piezas de un juego que les beneficia solo a ellos y que al resto de las personas, nos deja vulnerables. Hay que liberarnos de la responsabilidad que les corresponde solo a ellos.

Reconocer el dolor, reconocer el miedo, reconocer el enojo es parte de mi proceso para entender de qué forma puedo aportar a la creación de un mundo de paz. Aún cuando como Alex nos sentimos desesperanzados por no saber qué hacer, porque estamos a kilómetros de distancia del conflicto, podemos reconocer que nos importa lo que pasa aquí en México, en América Latina y al otro lado del mundo.

Tal vez no sabemos qué hacer para detener un conflicto bélico, pero podemos hacernos responsables de la energía que le damos a este mundo a través de nuestras acciones. Cada día que despertamos, todas las personas tomamos cientos de decisiones que pueden ser crueles o compasivas.  Las palabras que enunciamos, las noticias que compartimos, cómo tratamos a nuestros cuerpos, las formas en las que nos relacionamos, lo que aportamos desde nuestro trabajo, cómo usamos nuestras plataformas, construyen el mundo en el que vivimos el día de hoy.

En un mundo que despierta con llamado de guerra, ¿cuál será nuestra respuesta? ¿Actuaremos desde la crueldad o la indiferencia? ¿O desde la compasión? En tiempos de guerra se abre la posibilidad de hablar y actuar desde la paz.

* Bita Aranda es directora Girl Up México, organización que acompaña a jóvenes adolescentes en su transformación de líderes a agentes de cambio. Es aprendiz de infancias y juventudes y le apasiona defender el derecho de las juventudes a participar en espacios de toma de decisión. Bita es parte de la primera generación Aúna.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.