Somos regidoras y estamos aquí - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Diversas y juntas
Por Aúna
Aúna es una plataforma que impulsa nuevas representaciones políticas con liderazgos de mujeres,... Aúna es una plataforma que impulsa nuevas representaciones políticas con liderazgos de mujeres, para alcanzar mayores resultados en bienestar, justicia y protección del medio ambiente. (Leer más)
Somos regidoras y estamos aquí
Las mujeres luchamos hoy por los derechos de todas y todos en los municipios, en los gobiernos locales que muchas veces no aparecen en los periódicos, ni en la televisión, ni en las redes, pero que son los lugares donde dar la lucha cobra más sentido.
Por Melina Alatorre
9 de noviembre, 2021
Comparte

Han pasado cuatro años y dos campañas electorales desde que las personas en Zapopan confiaron en el proyecto político que me permite representarles ante el pleno en el Gobierno de Zapopan.

Gracias a la confianza de la gente, he tenido el privilegio de ocupar un espacio en el cabildo de Zapopan. A través de lo alcanzado en las urnas, las mujeres están dando batallas desde los espacios públicos de toma de decisión que hoy ocupan. Y lo hacen desde aquellos lugares que históricamente se han construido desde una visión masculina, y que, en los municipios, ha permeado no sólo en la dinámica del quehacer político, sino también en la forma en que se ha construido la ciudad, se plantean las políticas públicas, y se toman decisiones que impactan en nuestro entorno inmediato.

Durante este tiempo he podido presenciar el impacto que tenemos las mujeres en la política, incluso en cosas que parecen tan simples como las luminarias, los pasos peatonales, seguridad, etc., así como del impacto de esto para nosotras.  Vivir la ciudad es diferente para nosotras y es importante que estemos representadas.

El municipio es el primer contacto con la gente. Nosotras desde los ayuntamientos nos encargamos de resolver un 80% de los problemas públicos que existen en la ciudad, gracias a que las mujeres hemos ganado, con nuestro esfuerzo, espacios en la política local. Desde nuestra visión, capacidades y perspectivas nos hemos apropiado de dichos espacios y tejido redes de alianza en los ayuntamientos. Hemos aportado nuestras preocupaciones y necesidades en la creación de las políticas que intentan transformar a los municipios.

Un buen ejemplo de lo anterior es que durante la administración 2018-2021 logramos que la presidencia municipal de Zapopan, en ese entonces encabezaba Pablo Lemus, asumiera el compromiso de integrar, de manera efectiva y material, la perspectiva de género en la planeación de la ciudad. Esto ha permitido construir poco a poco una ciudad más amigable para las mujeres, las infancias, las personas con discapacidad, y otras identidades.

En algunas ocasiones esto significa contar con banquetas con accesibilidad universal, parques, y en otras mejorar la iluminación de los espacios públicos en donde se ejercía el acoso y otras formas de violencia en contra de las mujeres. Este cambio de perspectiva ha permitido que en Zapopan el dinero público no se destine solamente al automóvil, sino que se use en beneficio de mujeres y otras identidades que normalmente estaban fuera de la planeación del espacio público.

Gracias a las luchas feministas se ha logrado que los partidos políticos volteen a vernos a las mujeres que participamos en sus filas e incluso que busquen a mujeres que no se habían planteado jamás participar en espacios partidistas o gubernamentales, para ser así parte activa de la toma de decisiones públicas.

Así, acompañándonos y acuerpándonos entre nosotras hemos podido llegar a estos puestos de representación local, históricamente ocupados por hombres. Por eso es tan importante que plataformas como Aúna existan y colaboren en reducir la brecha entre mujeres y hombres en la política. Hoy puedo dar testimonio de cómo las mujeres somos un factor diferenciador en la vida política, y que esto a su vez transforma nuestras realidades desde lo público.

Independientemente de nuestras visiones, o de si algunas se consideran feministas o no, si son más conservadoras, más privilegiadas, más progresistas o si su principal lucha es la justicia social, desde distintos contextos hoy podemos hacer política a partir del encuentro. Encontrarnos nos ha permitido reconocernos y mirar nuestras causas comunes, como las violencias que hemos sufrido en nuestros distintos espacios de procedencia y que han sido normalizadas y minimizadas por las estructuras que se negaban a nombrarlas.

Gracias a la puesta en escena de las mujeres que hoy ocupan la política y lo político nuestras causas tienen cauce y nuestras experiencias tienen nombre y peso en lo público. Juntas continuaremos en la reorientación del gasto público, en la generación de nuevas dinámicas, intereses y enfoques. Nuestra visión, nuestro trabajo y nuestras diferencias está feminizando la política y a las administraciones municipales. Hoy nos planteamos cosas que antes eran impensables, o que simplemente no estaban en la discusión pública.

En el presente que hemos construido podemos hablar de los sistemas de cuidados en la ciudad que tanta falta nos hace, del reparto de tareas bajo formas equitativas, de la importancia de una política ambiental que responda a la crisis climática, de la movilidad en el municipio para todas las personas.

Desde las comisiones edilicias, la elaboración de la política pública, el trabajo operativo cotidiano en jefaturas y direcciones las mujeres estamos cambiando el quehacer político. La apuesta por la gobernanza y el buen gobierno es que la toma de decisiones que afectan a las personas, sea hecha por tantas personas como sea posible; con esto en mente no hay marcha atrás a la participación de las mujeres en los municipios.

Eleanor Roosevelt decía sobre los lugares donde empieza la lucha por nuestros derechos que esta se da siempre “en lugares pequeños, tan próximos y tan pequeños que no aparecen en los mapas”. Así las mujeres luchamos hoy por los derechos de todas y todos en los municipios, en los gobiernos locales que muchas veces no aparecen en los periódicos, ni en la televisión, ni en las redes, pero que son los lugares donde dar la lucha cobra más sentido.

El andar en el servicio público y la política para las mujeres, en especial para las que maternamos exclusivamente, es sinuoso. Y se da en un entorno que nos exigirá un balance difícil entre el trabajo público y nuestras condiciones de vida privada. Para hacerlo, las mujeres no olvidamos esa potente consigna feminista “lo personal es político “, desde ahí impulsamos causas y agendas que nos mueven y con las que nos relacionamos. De la mano de las personas hacemos gobierno.

* Melina Alatorre (@MelinaAlatorreN) es feminista. Fue activista en colectivas para combatir el acoso callejero, madre monoparentando, y regidora reelecta de Zapopan.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.