Todavía nos tenemos a nosotros mismos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de ANCA
Por Asamblea Nacional Ciudadana
La Asamblea Nacional Ciudadana (ANCA) es la forma que asumimos diversos grupos que en 2009 promov... La Asamblea Nacional Ciudadana (ANCA) es la forma que asumimos diversos grupos que en 2009 promovimos el voto nulo en México. Somos un movimiento abierto, plural, apartidista, horizontal, deliberativo e independiente. (Leer más)
Todavía nos tenemos a nosotros mismos
Por Asamblea Nacional Ciudadana
20 de diciembre, 2010
Comparte

Por: Carlos Delgado

El rechazo a la clase política es preocupante, son pocos los políticos que mantienen el respeto y la credibilidad entre la sociedad civil organizada.

Pero cómo no, si la discusión política está centrada en los intereses particulares de cada uno de los grupos de poder que dominan la vida pública. Las demandas ciudadanas y la exigencia de soluciones a los problemas de la comunidad son ignoradas y usadas de manera tramposa para agregar un poco de contenido al discurso de los políticos profesionales.

Generaciones de políticos dedicados a enriquecerse han propiciado que los pocos políticos bien intencionados no representen alternativa alguna y se les mida con la misma vara. Por su parte, los políticos dudan de la autonomía de los movimientos ciudadanos ya que, acostumbrados al uso corporativo de estos, ven por todos lados la operación política del grupo rival en contra de sus intereses.

Pero una vez que ha sido identificado un movimiento que no atiende a siglas partidistas, los políticos se abalanzan para cooptarlos o hacer cualquier cosa para evitar que dicha organización pueda afectar sus propios intereses. Es evidente el temor que tienen de ver aparecer nuevas alternativas electorales. Les aterroriza un discurso con impacto en la ciudadanía.

Los políticos mexicanos le tienen miedo a la pluralidad, a que grupos ciudadanos organizados puedan aspirar con facilidad a convertirse en un partido político, como ejemplo tenemos el caso de las nuevas reformas hechas al Código Electoral del Distrito Federal.

El rechazo a la clase política también se manifiesta en la negación a ejercer los derechos que tenemos todos los ciudadanos mexicanos amparados en la Constitución, en el que resulta más importante el Artículo 39.

La indiferencia es el mejor pretexto, aunque también está el de la decepción; ambos se mantienen por la sensación de que nada de lo que hagamos logrará modificar los hábitos y las prácticas de los políticos. El resultado es la parálisis ciudadana.

Muchos grupos ciudadanos han perdido la fe en el camino electoral, es difícil apoyar una alternativa que modifique el mapa y los equilibrios políticos actuales. Es igual o más difícil definir si se forma un nuevo partido político o se apoya a un actor ya existente que demuestre un mínimo de condiciones convenientes. El resultado es el mismo: el cambio por la vía electoral no es una opción.

A pesar de lo oscuro del panorama, la participación de los ciudadanos en la vida pública logra resultados interesantes.

La ANCA, como es sabido, es el resultado de la agrupación de ciudadanos que promovimos el voto nulo durante el proceso electoral de 2009 en gran parte del país. Hemos mantenido el dedo en el renglón exigiendo que se establezcan mecanismos de democracia directa como el referéndum, la revocación de mandato y el valor jurídico del voto nulo; así como las candidaturas ciudadanas, la reducción del financiamiento a los partidos, su transparencia y rendición de cuentas; en resumen, queremos que se abra el sistema a la influencia de la ciudadanía.

En Jalisco, ANCA ha propiciado que por primera vez un ayuntamiento (Tlajomulco) institucionalice la figura de presupuesto participativo, mantiene una lucha abierta a favor de una movilidad urbana sustentable concentrada en el peatón y la movilidad no motorizada, exigimos castigo penal por desfalco –a través de una solicitud de juicio político– a los diputados de la pasada legislatura; también impulsamos la creación de una propuesta para reducir el financiamiento a los partidos políticos, así como la incorporación de figuras de participación ciudadana en nuestra legislación y su difusión a través de las instituciones correspondientes. Todo sin asumir un compromiso partidista, nada a cambio de votos o incondicionalidad política.

La clase política es decepcionante, los políticos atienden a sus propios intereses, la solución a los problemas de la comunidad no está en su agenda, las exigencias ciudadanas tampoco, la vía electoral no representa la posibilidad de cambio, todavía nos queda no rendirnos, presionar y proponer.

Todavía nos tenemos a nosotros mismos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts