30 aniversario de la CNDH: los derechos humanos en México frente al futuro - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
30 aniversario de la CNDH: los derechos humanos en México frente al futuro
Urge recuperar la Comisión, su autonomía, aumentar su presupuesto y desarrollar sus capacidades institucionales, las cuales muy penosamente, se van perdiendo.
Por Alejandro Espinosa Granados
3 de junio, 2020
Comparte

Este próximo 6 de junio se conmemora el 30 aniversario de la creación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Con este motivo, es pertinente reflexionar acerca de la función que debe cumplir la Comisión de cara a los grandes retos que enfrentamos los mexicanos en materia de derechos humanos.

Valga la pena enfatizar en los signos de debilitamiento institucional y pérdida de autonomía que muestra la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a partir del cambio en el Poder Ejecutivo. Algunos de estos signos son: 1) las descalificaciones del titular del Ejecutivo a la Comisión y otros organismos autónomos; 2) el polémico e ilegal nombramiento de Rosario Piedra Ibarra como ombudsperson; 3) los recortes presupuestales derivados del Presupuesto de Egresos de la Federación 2020; 4) la inactividad de la Comisión y sus escasos pronunciamientos ante diversos embates institucionales, y 5) el nepotismo, recientemente documentado por la prensa.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha constituido una institución fundamental para la vida democrática en México y la salvaguarda del estado de derecho. En los últimos treinta años ha logrado consolidarse como un contrapeso a las arbitrariedades del gobierno en materia de derechos humanos. Su papel ha sido de especial relevancia en lo tocante a la preservación de las garantías individuales de los ciudadanos.

A partir del incremento en los crímenes de alto impacto, derivado de la “guerra contra el narcotráfico”, las quejas ante la CNDH y los hechos presuntamente violatorios de derechos humanos aumentaron de manera exponencial, tal como se observa en el GRÁFICO 1. Dentro de este contexto, los hechos aumentaron de 4,265 en el año 2007 a 7,344 en el año 2008, lo que representa una variación porcentual del 72% de un año a otro.

GRÁFICO 1. Número de quejas y de hechos presuntamente violatorios de derechos humanos registrados por la CNDH (2000-2019)

Uno de los aspectos más cuestionables en la estrategia de combate al crimen organizado desde la época del expresidente Felipe Calderón fue el involucramiento de fuerzas castrenses en las tareas de seguridad, la cual ha continuado hasta ahora, dos sexenios después. Al respecto, vale la pena recordar las promesas de campaña de Andrés Manuel López Obrador de regresar el ejército a los cuarteles. Estas promesas no solo han sido incumplidas, sino que la estrategia militarista se ha exacerbado, con la creación de la Guardia Nacional. Es muy relevante observar también en el GRÁFICO 1 que en el año 2019 se registró el máximo histórico en el número de quejas recibidas por la CNDH, superando al año 2012.

La militarización de la seguridad pública conlleva diversos riesgos; el más grave, las violaciones a los derechos humanos cometidos por militares, los cuales han sido documentados por diversas instancias, entre ellas, y de manera muy sobresaliente por la CNDH, según consta en sus propias estadísticas.

GRÁFICO 2. Número de quejas atendidas por la CNDH que tienen como presunto responsable a la Secretaría de la Defensa Nacional

Sólo entre los años 2006 y 2009 las quejas remitidas a la CNDH que tienen como presunto responsable a la SEDENA se dispararon de 182 a 1791, lo que representa un aumento del 884%. La atribución a la SEDENA como presunto responsable de violaciones a los derechos humanos sobre el total de las quejas se multiplicó por 10 en estos años, lo cual confirma esta tendencia (3% en 2006 a 29% en 2009). ¡Esto significó un tercio de los hechos presuntamente violatorios!

Si bien a partir de este número máximo las quejas disminuyeron en los siguientes años, éstas no han vuelto a los niveles presentados antes del involucramiento de las fuerzas armadas en tareas de seguridad, e incluso se registró un repunte entre los años 2018 y 2019. Las evidencias demuestran la violación a los derechos humanos por parte de fuerzas militares y valga la pena recordar, a este respecto, el tristemente célebre Caso Tlatlaya -en el cual la CNDH desempeñó un papel fundamental en su documentación.

El reciente decreto que dio sustento legal a las actividades de las fuerzas militares en tareas de seguridad podría aumentar los eventos violatorios de derechos, un argumento que ha sido minimizado por el gobierno federal pese a las recomendaciones de organismos como la ONU o la propia CNDH en sentido contrario (a través de un tímido pronunciamiento).

La estrategia militarista del gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha encendido las alarmas de la sociedad civil, advirtiendo los visos de una excesiva concentración de poder por parte de las fuerzas armadas. En realidad, lo más preocupante es que el gobierno federal ha convertido a los militares en los únicos responsables de la seguridad pública, al mismo tiempo que les asigna tareas como contratistas de obra pública (aeropuerto de Santa Lucía, sucursales del Banco del Bienestar, Tren Maya, entre otras). Esto derivará en la desconcentración de sus actividades de seguridad y mostrará su insuficiencia e incapacidad. Se suma a esto la desconfianza acerca de las lagunas institucionales en las cuales discurre la actuación de la Guardia Nacional y sus escasos resultados.

No podemos perder de vista que, gran parte de la actividad de la CNDH se enmarca en el contexto de violencia que impera en el país en la actualidad. Las violaciones a los derechos humanos en México se encuentran correlacionadas con la violencia homicida, como se observa en el GRÁFICO 3. Es previsible que, ante la inexistencia de una “estrategia” clara para reducir la violencia y una tendencia alcista en los crímenes de alto impacto, esto no vaya a cambiar en el futuro cercano.

GRÁFICO 3. Número de homicidios VS hechos presuntamente violatorios de derechos humanos registrados por la CNDH (2000-2019)

Las cifras demuestran que la “estrategia” de militarizar la seguridad pública ha traído consigo una mayor violación a los derechos humanos. Frente a este escenario, la CNDH debe fortalecer sus capacidades institucionales, preservar su autonomía y posicionarse de manera clara y contundente frente a iniciativas del gobierno que claramente vulnerarían los derechos humanos de los ciudadanos, tales como la de ampliar el catálogo de delitos que implican prisión preventiva oficiosa, cancelando el principio de presunción de inocencia.

Independientemente de los vaivenes políticos, la CNDH debe cumplir la función que le fue encomendada por parte de la sociedad y la responsabilidad que tiene por ley. A este respecto, no basta confrontar al gobierno como el único responsable de su cooptación. Los colectivos de la sociedad civil, los académicos y la ciudadanía en general se han mostrado poco empáticos frente al gran atropello que está sufriendo la Comisión.

La CNDH enfrentará retos cada vez más grandes, no sólo en el tema de una violencia incesante y sus consecuencias en la seguridad de los ciudadanos, sino en otras materias clave en la agenda de los derechos humanos como la protección del medio ambiente, la libertad de expresión y el acceso a la información, entre otros. Estos se ven amenazados debido al talante autoritario que han mostrado las iniciativas y decisiones del gobierno federal. Urge recuperar la Comisión, su autonomía, aumentar su presupuesto y desarrollar sus capacidades institucionales, las cuales muy penosamente, se van perdiendo. Estos serán los retos frente al futuro.

* Alejandro Espinosa Granados (@mapapolitica) es politólogo y dibujante. Maestro en ciencias sociales y especialista en encuestas y opinión pública. Actualmente es investigador de la inseguridad y la violencia en Causa en Común A.C.

 

 

Fuentes:

Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Informes de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Disponibles aquí.

Giles Navarro, César Alejandro y Miguel Ángel Méndez Mandujano. “La violación de los derechos humanos en México 2000-2018: algunas características y tendencias a la luz de las estadísticas de la CNDH”. Notas estratégicas. Senado de la República. Núm. 46. Feb. 2019. Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.