¿A quién se rinde cuentas en materia de seguridad? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
¿A quién se rinde cuentas en materia de seguridad?
El gobierno no ha fortalecido los mecanismos de rendición de cuentas en el gasto público, por el contrario, se ha distinguido por promover las acciones para concentrar el ejercicio de recursos.
Por Nadia Sanders
9 de diciembre, 2020
Comparte

El mundo conmemora el Día Internacional contra la Corrupción este 9 de diciembre. La corrupción mina la confianza en las instituciones públicas y genera altos costos a la sociedad. En temas de seguridad, y muchos otros, la corrupción es la diferencia entre la vida y la muerte.

Uno de los escenarios de corrupción más cotidiana para un conductor citadino es cuando vas manejando y das una vuelta prohibida, donde te espera un agente de tránsito para aleccionarte en que la sanción amerita que tu automóvil sea arrastrado por una grúa hasta el corralón más cercano. En esos minutos ves tu tarde estropeada, pidiendo un taxi debajo de la lluvia y no sabes si dejar ir tu auto o… Para que haya corrupción debe haber dos partes.

En términos de percepción ciudadana, la policía de tránsito es considerada la autoridad más corrupta por un 76% de las personas mayores de 18 años, y la Policía Preventiva Municipal es considerada la segunda más corrupta, por un 67%, según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2019.

En el otro extremo se encuentra la Secretaría de Marina, de la que sólo una de cada cinco personas (18%) considera que es corrupta, seguida por el ejército mexicano, con un nivel de percepción de corrupción de un 23%.

Hay quienes han explicado que esa asimetría en la percepción de corrupción hacia los cuerpos de seguridad es porque no hay un militar o un elemento de la Marina en cada semáforo con el que tengamos que hablar cada vez que infringimos el reglamento de tránsito. En pocas palabras, tenemos menos interacción con las Fuerza Armadas que con las policías locales. Pero la corrupción más peligrosa no se queda a nivel de banqueta.

En el Índice de Percepción de la Corrupción, México ocupa la posición 130 de 180 países evaluados por la organización Transparencia Internacional, quienes registran la opinión de analistas, empresarios y académicos de todo el mundo sobre su percepción de la corrupción en 180 países. El último periodo evaluado fue a lo largo de 2018 y hasta agosto de 2019. Por primera vez en cinco años, nuestro país había frenado una baja sostenida en este índice, al subir un punto de un año a otro. Esto es positivo, pero la organización advierte que para llegar a los niveles de 2014 —cuando inició la medición—, deberá avanzar seis puntos.

Está la corrupción de cuello blanco, por ejemplo, en materia de adquisiciones y compras públicas. Estos procesos son especialmente vulnerables a actos de corrupción, como lo ha señalado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El actual gobierno ha usado como bandera, desde sus 18 años de campaña, el combate a la corrupción, pero en los hechos y con argumentos técnicos, el ejercicio del gasto está lejos de ser transparente y libre de corrupción.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) ha documentado que en el proceso de contrataciones de esta administración ha habido una ausencia de competencia, ya que casi la mitad de los 323 mil 340 millones 812 mil 564 pesos que erogó en su primer año de gobierno, fueron ejercidos por adjudicación directa o invitaciones restringidas —cuando se convoca sólo a tres concursantes a presentar una propuesta—.

En su informe, el IMCO documentó que la SEDENA, la SEMAR y la Guardia Nacional se encuentran entre las 10 dependencias con mayor ejercicio del gasto en compras públicas durante 2019; los primeros lugares los ocupan el IMSS, el ISSTE y la SCT.

La Secretaría de la Defensa Nacional es la cuarta dependencia que más compras públicas realizó durante 2019, con 11 mil 978 millones 518 mil 995 pesos, de los cuales, el 42% fue ejercido mediante contratos de adjudicación directa y un 55%, por procesos de licitación pública. La Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina, tuvieron, de 2018 a 2019, un aumento en el gasto en compras públicas del 27% y 21%, respectivamente.

Ese mismo año se creó la Guardia Nacional, como una promesa a resolver el grave problema de inseguridad que vive México. De cada 10 pesos que gastó esta dependencia, 9 fueron destinados a contratos realizados por adjudicación directa, es decir, por dedazo.

El discurso de “austeridad republicana”, queda sólo como un slogan, ya que, en el fondo, hay una redistribución de recursos a proyectos como Pemex, las Fuerzas Armadas y los programas sociales que entregan dinero en efectivo.

Una investigación publicada en el diario español El País y en el periódico El Universal documentó que la SEDENA desvió 156 millones de dólares a empresas fantasma entre 2013 y 2019, de acuerdo con una base de datos proporcionada vía transparencia por el Sistema de Administración Tributaria. El reportaje de la periodista Zorayda Gallegos destaca que, hasta la fecha de publicación (24 de agosto), no había un solo militar sancionado por ese daño al erario. Se advierte además que durante 12 años, la Sedena ejerció 33 mil millones de pesos por adjudicación directa, es decir, sin competencia entre empresas.

El gobierno que uso el slogan de “honestidad valiente” no ha fortalecido los mecanismos de rendición de cuentas en el gasto público, por el contrario, se ha distinguido por promover las acciones para concentrar el ejercicio de recursos, como fue el acto de eliminación de fideicomisos de los centros públicos de investigación, del Fondo Nacional de Desastres y del mecanismo de protección de defensores de derechos humanos y periodistas, entre muchos otros, y que sumaban este año 60 mil millones de pesos, que ahora están a disposición del titular del Ejecutivo. La discrecionalidad en el gasto público también abre las puertas a la corrupción.

En el contexto del proyecto de militarización del actual gobierno, es particularmente grave riesgoso que el presidente Andrés Manuel López Obrador delegue a las Fuerzas Armadas actividades que corresponden a  la esfera civil: las labores de seguridad pública, la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, el manejo de las aduanas y los puertos marítimos, la producción de plantas para el programa de Sembrando Vida y la construcción de sucursales del Banco del Bienestar, entre otras funciones.

Peor aún, es indultar de antemano al ejército, al decir que sus elementos son incorruptibles o “pueblo uniformado”. El manejo de recursos que tienen las Fuerzas Armadas y los puestos que ocupan en la esfera civil es el mayor que han tenido en la historia moderna de México. Y no rinden cuentas a nadie. Las Fuerzas Armadas no se han distinguido por su transparencia ni por ejercer la rendición de cuentas, pero la actual administración tampoco cumple con esos principios.

* Nadia Sanders (@SandersMx) es periodista de investigación, egresada de la Maestría en Periodismo sobre Políticas Públicas del CIDE, e investigadora en Causa en Común.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.