Así se ve Guerrero desde Apatzingán, Michoacán - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
Así se ve Guerrero desde Apatzingán, Michoacán
¿Hasta cuándo el gobierno tomará en Michoacán cartas en el asunto y empezará por investigar y realizar exhaustivas búsquedas en nuestra región de tierra caliente en busca de los caídos por el crimen organizado, como lo está haciendo con los 43 desaparecidos de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero?
Por Causa en Común
20 de octubre, 2014
Comparte

Nos preguntamos cómo observan otras víctimas y movimientos sociales en otros Estados de la República los acontecimientos en Guerrero. Desde Michoacán les compartimos integra la visión de Apatzingán vía Francisco Javier Valle Morales, su vocero ciudadano.

María Elena Morera

 

A mi pueblo de Apatzingan, Michoacán.

Y a la opinión pública en general.

 

En recientes noticias que han acaparado la opinión pública con respecto a los normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, y que han provocado reacciones que van desde el terror hasta el descontento marcado de todo México, por la forma tan obvia en que presuntamente el gobierno estatal y la delincuencia estuvieron involucrados y pactaron por sus acciones y su silencio, me llama mucho la atención que en Apatzingán, no se haga tanto revuelo en esa magnitud por la masacre, por ejemplo, de los jornaleros ejecutados de manera tan artera en Abril 2013 en el fraccionamiento Girasoles, hecho siniestro que sin embargo no paso de mera anécdota en los noticiarios locales y algunos estatales de manera esporádica, sin que a la fecha haya algún culpable detenido por ese hecho como tal, y mucho menos protestas, ni tomas de carreteras, ni linchamientos públicos, ni mucho menos quemas de palacio o instituciones de seguridad.

No pretendo con esto ni minimizar el hecho horroroso que el gobierno coludido con los medios nacionales televisivos quiere silenciar o menguar en Guerrero, ni mucho menos incitar ala provocación, solo denotar el poco interés y la poca conciencia social que nuestro pueblo michoacano tiene para con los propios.

Asímismo es realmente lastimoso, indignante cómo mientras más buscan en Guerrero, más fosas van surgiendo, testigos todas ellas de crímenes seguramente por el poder o por acallar rebelión, o por simple ajuste de cuentas, y es aquí donde me surge otra cuestión: ¿hasta cuándo el gobierno tomará en Michoacán cartas en el asunto y empezará por investigar y realizar exhaustivas búsquedas en nuestra región de tierra caliente en busca de los caídos por el crimen organizado? Con más de 300 desaparecidos, igualmente en colusión con los gobiernos estatales y municipales como poco a poco se ha ido descubriendo, yo creo que ya es el momento de que si bien no estuvieron esas autoridades para defender a muchos de estos inocentes, sí deberían por lo menos llevar acabo esa labor harta delicada pero necesaria para el descanso y consuelo de tantas y tantas familias en nuestra región, que a la fecha no tienen certeza de sus seres queridos desaparecidos.

Porque como hemos hecho denotar tantas veces en medios desde nuestra postura en el Consejo Ciudadano. Cristos, ¿dónde estaban esas autoridades que juraron ante las instituciones, el congreso y quizás hasta sobre la constitución salvaguardar los intereses de un pueblo y defender su soberanía? No sólo no hicieron presencia y levantaron la voz, sino que fueron hasta cómplices muchas veces de esa masacre, en acción u omisión. Llámense servidores públicos: diputados, senadores, regidores, munícipes, etc. O llámense cuerpos de seguridad: ejército, marina, policías municipales, etc. ¿No sería YA el momento, señores del Gobierno Todopoderoso, de buscar culpables? ¿No sería ya momento de cerrar ese capítulo sangriento y dar una certeza a las familias? ¿No sería ya momento de un cambio radical en la forma de cuidarnos y procurar la justicia? Porque es obvio que las formas y lo smétodos anteriores y actuales no funcionaron ni funcionarán.

Porque no basta con decir se acabó y borrón y cuenta nueva, y pretender resarcir el ahora tan sonado tejido del orden social con eventitos, fiesta y cultura; necesitamos ir mucho más allá, porque una herida no se sana solo tapándola, hay que retirar la navaja o la bala de dentro, y eso señores sólo lo da el perdón, pero con la penitencia correspondiente. No basta decir nos equivocamos, hay que resarcir el daño provocado, y muchos que disfrutaron de la miel de esa abundancia llamada crimen organizadoa hora se pasean con total impunidad y descaro, como si nunca los hubiéramos visto. Sólo les recuerdo a estos personajes de porquería que todos nos dimos cuenta, no digan ahora que fueron obligados cuando están en casa nueva, negocios prósperos, autos de lujo. Eso señores fue comprado con el dolor y la sangre de sus coterráneos aunque se nieguen a verlo o aceptarlo. No pretendan con banderitas y fiesta tapar la sangre de nuestros hermanos, tengan un poco de vergüenza humana y política.

Qué pensaría nuestro valeroso siervo de la Nación, Morelos, si hoy viera el festejo del Bicentenario de la Constitución, celebrándose sobre fosas escondidas con cuerpos inertes provocados por levantar la voz ante el tirano o por estorbar a intereses mezquinos? Y de las viudas y huérfanos abandonados por la justicia?

Y qué dolor provocaría seguramente en nuestro padre de la Patria, Hidalgo, cuyo primer aliento de libertad fue ¡Muera el Mal Gobierno! Pero esa apatía que por tantos años educó a mi pueblo, a mi raza, y que le enseñó a sólo decir: “sí señor, lo que ud. mande y diga”, tiene que ser borrada de nuestras mentes. Claro que entiendo que será un proceso harto difícil si tomamos en cuenta que hasta nos adoctrinaban y nos disfrazaban de cursos de superación y de religión el arte de matar y ser obedientes, hasta el Nivel 4 si era necesario o aspirábamos a puesto público. Es una realidad innegable, y muchos “servidores públicos”, muchos “profesionistas”, muchos “educadores” participaron y ayudaron a someter a su sangre, cual serviles discípulos, y ahora que nadie señala por apatía, los veo en eventos públicos y hasta en mesas de honor. ¿Qué nos pasa Apatzingán, perdimos la memoria? ¿O sólo perdimos ya la vergüenza? Todavía dentro del gobierno municipal y estatal hay individuos proveyendo y dando su alianza a criminales. Es más, hasta promoviéndolos para elecciones futuras. Es más todavía peor, promoviendo y dando la cara por los detenidos que ya están empezando a purgar sus condenas, eso se llama asociación delictuosa, quizás o de algún modo lo tenemos ya que etiquetar. Ya basta por favor, tengamos conciencia y memoria si no, estaremos destinados a regresar al yugo, a la masacre, al crimen.

Así que pueblo, date cuenta que el gobierno sólo nos usó, no usa y seguramente nos seguirá usando, facilitando el “trabajo” al crimen, a los políticos corruptos y coludidos, a una sociedad económicamente pudiente, no a nosotros, los que tenemos que trabajar a diario para buscar el sustento, y un mejor mañana para nuestros hijos. Con la firme esperanza que uds. mis hermanos, mis coterráneos se den cuenta que la justicia, el progreso y la paz sólo la tendremos cuando decidamos a una solo voz gritar: ¡Ya Basta! al Gobierno opresor y farsante, y lo obliguemos a realizar su función cabal y hagamos conciencia de las sabias palabras plasmadas en nuestra Constitución: el poder es del pueblo.

 

* Francisco Javier Valle Morales es vocero Consejo Ciudadano Apatzingán.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.