Evaluación de control de confianza, ¿qué sigue? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
Evaluación de control de confianza, ¿qué sigue?
Ha concluido el plazo para que los tres órdenes de gobierno certificaran al personal de seguridad pública, por lo que todos los servidores públicos que no aprobaron las evaluaciones deben ser separados del servicio, sin embargo, no se ha definido un procedimiento claro, transparente y reglamentado para realizar dichas bajas, que respete la garantía de audiencia y la dignidad de las personas. Asimismo, una vez realizada la depuración, las instituciones tendrán un déficit de policías y una tentación para subsanarlas.
Por Causa en Común
4 de noviembre, 2014
Comparte

El 30 de octubre pasado venció el plazo del artículo tercero transitorio de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, a través de la cual todos los estados están obligados a contar con la totalidad del personal de seguridad pública certificado en materia de control de confianza.

Esta situación tiene varias implicaciones. En primer lugar, todas las personas que no aprobaron las evaluaciones deben ser dadas de baja de las instituciones. Sin embargo, sabemos de estados como San Luis Potosí, Nayarit, Sinaloa e Hidalgo, que hasta la fecha de nuestra visita en el marco del Programa de Acompañamiento Ciudadano al Desarrollo Policial, no habían iniciado con estos procedimientos. Mientras que Chiapas, Estado de México y Zacatecas tenían un retraso considerable en los mismos.

En ese sentido nos encontramos ante una cuestión alarmante, ya que con base en datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) al 30 de septiembre, de un total de 345,735 servidores públicos adscritos al sistema de seguridad pública y procuración de justicia, 43,943 personas no aprobaron las evaluaciones de control de confianza. El SESNSP no ha informado a la ciudadanía sobre el destino de este personal no aprobado; no sabemos si ya ha sido dado de baja. Solo por mencionar un caso: el estado de Sinaloa tiene el 48% del personal no aprobado en funciones, sin embargo al 31 de octubre, en atención al referido artículo transitorio, todos los no aprobados deben ser separados del servicio.

Otra interrogante, ¿cómo realizar esta separación del servicio?

Es importante aclarar que los centros de evaluación y control de confianza no son los órganos encargados de realizar los procedimientos de separación de los servidores públicos no aprobados, ya que los resultados son informados a los titulares de las diferentes dependencias de seguridad, quienes deben establecer los procedimientos específicos para este fin.

Hoy en día no existe un procedimiento estandarizado, por lo que podemos encontrar desde bajas administrativas, hasta procedimientos disciplinarios. Desde Causa en Común instamos a las autoridades a implementar procedimientos claros, transparentes y reglamentados que respeten los derechos laborales, la garantía de audiencia y la dignidad de las personas. Consideramos que la vía adecuada para la baja del personal no aprobado es a través de procesos institucionalizados seguidos ante los órganos del régimen disciplinario, es decir, realizando una investigación y documentación del caso particular en las Unidades de Asuntos Internos y resolviendo los procedimientos en los órganos disciplinarios, en el caso de los policías, los Consejos de Honor y Justicia o análogos.

Aunado a lo anterior consideramos que las personas que han resultado no aprobadas en materia de control de confianza, y cuyos motivos no entren dentro de los clasificados como de alto riesgo (vínculos con la delincuencia organizada y consumo de drogas) puedan ser reasignados a otro tipo de funciones; es decir, encontrar un perfil para el que sean aptos, de acuerdo a sus condiciones médicas, psicológicas y físicas, a fin de no vulnerar sus derechos laborales y no dañar su proyecto de vida.

Finalmente en los casos de personas no aprobadas, en cuyas evaluaciones se obtengan indicios de que cuenta con vínculos con la delincuencia organizada, se debe iniciar un expediente de investigación en las instancias del régimen disciplinario a fin de realizar la separación del cargo, además se deberá dar vista al Ministerio Público para que inicie una investigación penal.

Después de esta depuración, ¿qué sigue?

A partir de la separación del personal, tendremos un déficit importante de policías sobre el cual no se ha puesto la atención necesaria. En primer lugar el reclutamiento es complicado, ya que la carrera policial no es la más atractiva para los jóvenes, los salarios en muchas ocasiones no son competitivos, las instituciones policiales no gozan de la mejor reputación y no todas las personas cubren los requisitos necesarios, con lo que el universo de aspirantes es reducido frente a la necesidad de policías.

La formación inicial en atención al Programa Rector de Profesionalización se debe impartir en 875 horas en la academia de policía, estándar mínimo a nivel nacional, el cual en un horario de trabajo de 8 horas diarias de capacitación, se cubriría en aproximadamente 109 días.

En suma, encontramos que es necesario realizar una fuerte convocatoria de reclutamiento a fin de sustituir al personal dado de baja por control de confianza; contar con centros de control de confianza con la capacidad de responder a la evaluación de un alto número de aspirantes; así como academias con capacidades y condiciones dignas que permitan formar adecuadamente a los policías.

Ante un estado de fuerza mermado y la subsecuente necesidad de nuevos policías, nos encontramos con un riesgo inminente, la formación de policías exprés, ya que las instituciones policiales pueden recurrir a jornadas extenuantes de capacitación, e incluso a la simulación, a fin de contar con el mayor número de policías en el menor tiempo posible. Es tiempo de impulsar del desarrollo policial, no podemos seguir simulando.

 

@causaencomun

 

Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública 30 de septiembre de 2014.

Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública 30 de septiembre de 2014.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.