La estrategia sin estrategia - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
La estrategia sin estrategia
El 2 de diciembre se firmó el Pacto por México que se ha anunciado como un avance político, pero no nos queda claro que sea un avance en materia de seguridad y justicia porque va de un tema a otro sin una secuencia lógica.
Por Causa en Común
10 de marzo, 2013
Comparte

Por: María Elena Morera (@MaElenaMorera)

Ajustes sin ajuste de la estrategia de seguridad y justicia a los 100 días.

La seguridad y justicia son los temas que más nos preocupan a los mexicanos que desde hace algunos años hemos sido testigos de cómo la violencia y la inseguridad han mermado nuestra calidad de vida.

Desde el primer día de gobierno, Peña Nieto puso de manifiesto que estos temas forman parte del discurso que estaremos escuchando en los próximos años. El 1º de diciembre refirió explícitamente que “la inseguridad y la violencia han robado la paz y libertad de diversas comunidades del territorio nacional” y tomó decisiones al respecto, como el consenso de la Ley General de Víctimas, la creación de un Código Penal Único y la creación de un Programa Nacional de Prevención del Delito.

Posteriormente el 2 de diciembre se firmó el Pacto por México que se ha anunciado como un avance político, pero no nos queda claro que sea un avance en materia de seguridad y justicia porque va de un tema a otro sin una secuencia lógica. El  punto tres se titula “Acuerdos para la Seguridad y la Justicia” y en él se incluyen los compromisos que apuntan a consolidar la estrategia de seguridad y justicia en México en el sexenio, se incluyen temas relevantes como la prevención del delito, la reforma a la policía, el sistema penal acusatorio, y el sistema penitenciario, entre otros.

Sin embargo, no es muy visible que se está articulando una estrategia integral de seguridad que revierta la situación actual. Únicamente hemos visto el desarrollo de algunas acciones desarticuladas que nos llevan a pensar que por el momento, no cuentan con el diseño y planeación que requiere una política pública.

En principio en el Pacto por México se advierte el uso de un lenguaje ajeno a la dinámica jurídica, política y gubernamental del país, que quizá sea un esfuerzo por renovar el discurso sobre el tema, pero que también puede significar el desconocimiento de cómo es que funcionan las instituciones de seguridad y justicia en México.

Por sólo citar un ejemplo, en el objetivo del Pacto por México se señala enfáticamente que los esfuerzos del Estado mexicano focalizarán en la reducción de “los tres delitos que más afectan a la población: asesinatos, secuestros y extorsiones” y advertimos que el asesinato no figura en algún Código Penal como un delito, sino el homicidio.

En el esbozo del Plan Nacional de Prevención y Participación Comunitaria del mismo Pacto, se refiere al Sistema de Seguridad Social Universal que no necesariamente evoca al tema de seguridad y justicia, pues en México la seguridad social refiere al sistema de salud como el IMSS, el ISSSTE, o el Seguro Popular.

Por otra parte, también en relación a la prevención del delito, se ha creado un Comisión Intersecretarial y se presentaron las líneas que integrarán el Programa Nacional en la materia, esto podría verse como un gran avance. Sin embargo, vemos que sólo fue un intento de sumar esfuerzos con el numeroso grupo de dependencias que se integran, porque las “Bases del Programa” no se han consolidado como tal y nuevamente van de un tema a otro sin sentido.

En las “Bases del Programa” destaca que, paradójicamente, uno de los objetivos generales consiste en “establecer los objetivos”, es decir, estamos un paso atrás definiendo objetivos en lo que debería apuntalar hacia el diseño de los programas de prevención del delito. Además no hay una secuencia lógica en el planteamiento de las acciones, los ejes rectores y los subsecuentes programas estratégicos, pareciera que estamos hablando de cosas diferentes, cada que pasamos las páginas el documento, aparecen temas nuevos, uno tras otro, sin una argumentación sólida y que no se explican en ninguna otra parte del documento.

En la propuesta de reforma a los cuerpos de policías del Pacto se plantea un esquema de Policías Estatales Coordinadas, y la creación de Gendarmería Nacional. Respecto al primero, se orienta al Mando Único Policial que se quedó en el tintero desde el sexenio precedente pero que en esta ocasión parece marchar bien, al menos en la firma de convenios con los gobiernos estatales; no obstante, no se han establecido los criterios para homogeneizar la capacitación, la profesionalizacion, sueldos, ascensos e incentivos a todos los policías que implica costos no sólo humanos, sino materiales y financieros.

En cuanto al segundo tema de la reforma, la creación de una Gendarmería Nacional, seguimos con la polémica participación de las fuerzas armadas en la seguridad pública. Al respecto, Peña Nieto refirió el pasado 17 de diciembre en la Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública: “La protección de nuestra población es prioritaria. Por ello, las Fuerzas Armadas de nuestro país continuarán en labores de apoyo a la seguridad ciudadana, en tanto concluye el proceso de consolidación y restructuración total de las policías estatales”. Sin embargo, la creación de la Gendarmería apunta a la integración de un alto porcentaje (el 80% aproximadamente) de militares y marinos. Desde luego, en lo que no tenemos duda es que confunden la seguridad pública con la seguridad ciudadana.

En relación a la Reforma Penal no hemos visto cambios importantes. Peña Nieto reconoce que a la fecha los avances han sido insuficientes, se requiere mayor celeridad a este tema que sólo ha visto pasar los años y que es tan necesario en nuestro desquebrajado sistema de justicia.

La moraleja de estos primeros 100 días de gobierno es que no todo se resuelve con “voluntad política”, que la vieja fórmula de mover la maquinaria para la creación de consensos no resuelve los problemas sociales, que en materia de seguridad y justicia –como en cualquier otro tema- se requiere del conocimiento y experiencia necesaria para no caer en la estrategia sin estrategia.

La innovación tiene que ir más allá de la creación de nuevos conceptos y la importación de ideas que en otras latitudes han sido exitosas, los mexicanos merecemos y requerimos una estrategia de seguridad y justicia que haga frente a la situación que estamos padeciendo, con políticas, programas y acciones estructurados que esperamos se hagan realidad en el Plan Nacional de Desarrollo y en los respectivos planes sectoriales.

Hasta el momento lo que hemos observado es que la Secretaría de Gobernación se hará cargo de las funciones de seguridad pública regresando a la vieja usanza.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.