Las instituciones federales de seguridad y el COVID-19 - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
Las instituciones federales de seguridad y el COVID-19
Las instancias militares federales han dispuesto el apoyo para liberar la carga de los sistemas de salud del país, pero no representan la solución a las fallas en el mismo y su participación conlleva algunos riesgos.
Por Raúl Rosales Ochoa
8 de abril, 2020
Comparte

Derivado de la pandemia de enfermedad COVID-19, distintos países han solicitado el apoyo de sus Fuerzas Armadas para afrontar la emergencia sanitaria. Dicho apoyo se ha reflejado a través de distintas acciones y grados de involucramiento como el uso de infraestructura médica militar, la aportación de equipo y personal sanitario, la vigilancia y mantenimiento del orden, hasta la aplicación de medidas marciales para obligar a los ciudadanos a no salir de sus casas.

En México, el lunes 30 de marzo, el Consejo de Salubridad General declaró la emergencia sanitaria derivada de la pandemia mundial con efectos inmediatos. Durante el informe diario sobre la epidemia, estuvieron presentes los titulares de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y de la Secretaría de Marina (SEMAR), quienes explicaron los planes de emergencia para el apoyo a la población, que son el Plan DN-III-E y el Plan Marina. De igual manera, en días anteriores se anunció la participación de la Guardia Nacional en labores de prevención del delito con operativos para evitar el saqueo de supermercados y negocios. Ésta última está conformada por elementos militares, sin incluir a las policías, razón por la que se considera como una instancia militar.

A partir de ese contexto, en este artículo se explicará el papel que tendrán las instancias federales de seguridad del país frente a esta declaratoria de emergencia sanitaria y se analizarán algunos riesgos que podrían existir derivados de su participación.

Plan DN-III-E

Se originó en 1965 y por primera vez se puso en marcha derivado del desbordamiento del Río Pánuco, que afectó al sur de Tamaulipas y el norte de Veracruz, tras el paso del huracán “Inés”. De acuerdo con la descripción de los programas en el portal web de la SEDENA, el Plan DN-III-E es un instrumento militar que reglamenta la realización de actividades de auxilio a la población afectada por desastres naturales o humanos por parte del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana, optimizando el empleo de los recursos humanos y materiales para su atención oportuna, eficaz y eficiente.1 El Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 no destina ningún recurso al Plan DN-III-E. En contraste, el Presupuesto de Egresos 2020 destina $1,662,923.00 a este plan2, con el nombre de “Fortalecimiento de las capacidades de auxilio a la población civil mediante el Plan DN-III-E”3,esto resulta claramente insuficiente y ridículo para atender cualquier emergencia. Por esa razón, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) destinó alrededor de 4 mil millones de pesos a la SEDENA para su operación durante la emergencia sanitaria.4

Los fenómenos que atiende son los geológicos (volcánicos y sísmicos); hidrometereológicos (nevadas y sistemas tropicales); y químico-tecnológicos (incendios forestales), mismos que están explicados en el portal web de la SEDENA. Dentro de este catálogo de fenómenos no se incluyen fenómenos biológicos como las epidemias.

El 30 de marzo, el titular de la SEDENA mencionó que se contratarán 1,330 ventiladores para utilizarlos en sus hospitales y en instalaciones que forman parte del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), mismas que serán reacondicionadas por personal militar. De igual manera, la SEDENA realizó contratos para adquirir equipo médico, medicamentos, servicio de laboratorio y servicio de oxígeno medicinal. Cuentan con 44 hospitales y tendrán bajo su cargo 16 más del Insabi, contando con alrededor de 1,300 camas para terapia intensiva. También se reacondicionarán dormitorios del personal asignado a las unidades y mencionó contar con 17,000 hombres y mujeres con una especialidad en el ámbito de la salud, pero requieren todavía de 3,000 especialistas más para enfrentar la emergencia sanitaria.5

Plan Marina

Se originó en el 2001 para distinguirse del Plan DN-III-E, aunque desde 1959 la SEMAR comenzó a tener registro de las primeras tareas de auxilio a la población y también participó en tareas de apoyo, en 1965, por el desbordamiento del Río Pánuco. De acuerdo con el documento del plan, desclasificado por la SEMAR en enero de 2019, el objetivo es auxiliar a la población en casos de desastre, protegiendo la integridad física de las personas, sus bienes, la planta productiva y su entorno, así como optimizando el empleo de los recursos de la institución.6 El PEF de 2020 no tiene un rubro específico para éste, pero hay un apartado dentro de los programas presupuestarios de la SEMAR denominado “Administración y fomento de los servicios de salud”, el cual recibió $2,684,285,253.00. Además, la SHCP destinó alrededor de 500 millones de pesos más para la operación de este plan durante la emergencia sanitaria.

El Plan Marina contempla diversos tipos de desastres naturales (hidrometereológicos, geológicos, químico-tecnológicos y sanitario-ecológico). Éste último contempla los desastres generados por agentes biológicos que afectan a la población, a los animales y a las cosechas, causando su muerte o la alteración de la salud.

El 30 de marzo, el titular de la SEMAR mencionó que cuentan con 8 hospitales en diferentes puertos donde pueden recibir 79 pacientes en estado crítico y tienen 10 centros de aislamiento voluntario en donde se podrán atender alrededor de 4 mil personas. También apoyarán con cocinas móviles y casas de campaña. Cuentan con 2 buques para transportar médicos y equipo médico y 5 aeronaves para el transporte de pacientes en estado crítico. En cuanto a personal médico, tienen 253 elementos entre médicos y enfermeros y hasta esa fecha esperaban contratar 135 elementos más.

Guardia Nacional

Por otro lado, la Guardia Nacional operaría de manera paralela realizando labores de vigilancia en cadenas de autoservicio, ya que se han reportado, en múltiples entidades federativas, saqueos a tiendas. Asimismo, en la realización de labores de prevención del delito, la Guardia Nacional se encarga de hacer patrullajes cibernéticos para identificar grupos o individuos que inciten a cometer actos ilícitos o a organizar saqueos en tiendas.

En cuanto al despliegue, el comandante de la Guardia ordenó a más de 81 mil elementos a enfocarse en reforzar la seguridad y la vigilancia en carreteras, zonas de abasto de alimentos y zonas habitacionales en todas las entidades federativas. Sin embargo, este número de elementos resulta engañoso pues, como se dijo antes, la Guardia Nacional se compone por soldados y marinos que podrían estar en apoyo a los planes arriba mencionados. Por último, la corporación supuestamente se ha encargado de invitar a los ciudadanos a atender las indicaciones de las autoridades sanitarias vía redes sociales.7

Riesgos

Una vez explicados los planes y acciones de las instituciones federales de seguridad para apoyar a la emergencia sanitaria, es importante mencionar que existen dos riesgos que pudieran derivarse de su participación y que no deberían de minimizarse:

1. Contagios múltiples en las corporaciones: los elementos que estarán en contacto con enfermos tendrán una mayor probabilidad de contagiarse y contagiar a otros elementos y a familiares, lo que reducirá considerablemente el número de efectivos dedicados a la seguridad y reforzará la propagación de la epidemia.

Además, la SEDENA no considera dentro del Plan DN-III-E acciones específicas en caso de una epidemia, lo que podría implicar un punto en su contra, ya que no cuenta con protocolos a planes de atención médica ni tampoco de prevención del contagio dentro de sus corporaciones. Aunque se sabe que la SEDENA cuenta con hospitales y equipo médico, lo cierto es que el Plan DN-III-E no considera los fenómenos biológicos.

2. Militarización de la acción del gobierno: las Fuerzas Armadas son un apoyo y no la solución a la epidemia. Dar mayores atribuciones a las instituciones de seguridad no es la solución a la emergencia sanitaria. Sin duda representan un apoyo importante para el sistema de salud, pero no solucionarán las fallas en el mismo. Un mayor número de atribuciones exigiría una mayor transparencia en las acciones implementadas. La militarización de la acción gubernamental ante la emergencia es insensata, pues no es la función de las instituciones militares encargarse de la contingencia sanitaria. Además, no perdamos de vista que el gobierno se ha encargado de desmantelar, en meses pasados, mucha de la infraestructura social existente, sobre todo del sector salud.

Es cierto que el Plan DN-III-E y el Plan Marina ayudarán a liberar la carga de los sistemas de salud del país para atender la emergencia, pero no representan la solución a las fallas en el mismo. Las autoridades de salud y seguridad deberían de renovar sus planes de actuación de emergencias para incluir protocolos y planes de actuación específicos para la atención de fenómenos biológicos como las epidemias.

* Raúl Rosales (@ruloarosales) es Licenciado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales por el CIDE. Trabajó en México Evalúa en el área de Anticorrupción y Educación. Participó en un proyecto de investigación con el CONACYT y el CIDE acerca de las relaciones comerciales entre México y Guatemala. Ha trabajado temas sobre sociedad civil organizada y participación política.

 

1 Secretaría de la Defensa Nacional, “¿Qué el Plan DN-III-E?” .

2 Secretaría de Hacienda y Crédito Público, “Analíticos del Presupuesto de Egresos de la Federación 2020”.

3 Secretaría de Hacienda y Crédito Público, “Analíticos del Presupuesto de Egresos de la Federación 2020”.

4 Prensa Presidencia, “Versión estenográfica de la conferencia de prensa matutina del 24 de marzo de 2020”. Consultado el 5 de abril de 2020.

5 Prensa Presidencia, “Versión estenográfica del Informe diario sobre coronavirus COVID-19 del 30 de marzo de 2020”.

6 SEMAR, “’Plan Marina’: De auxilio a la población y zonas de emergencia o desastre”, 31 de enero de 2019.

7 Manuel Espino, “Guardia Nacional refuerza vigilancia ante contingencia por Covid-19”, El Universal, 2 de abril de 2020.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.