close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El blog de Causa en Común
Por Causa en Común
Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende se... Causa en Común es una ONG multidisciplinaria de mexicanos trabajando por México que pretende ser al mismo tiempo incómoda y propositiva. Es presidida por María Elena Morera y se dedica a la construcción de ciudadanía, la promoción del Estado de Derecho y a exigir una mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades. Síguela en Twitter: @causaencomun. (Leer más)
Lo que ni el Primer, Segundo o Tercer informe de gobierno ha informado sobre seguridad
No importa cuántos informes sean, el caso es que no sabemos cuáles son las metas ni los programas ni las estrategias en materia de seguridad. Todos padecemos una gravísima crisis de criminalidad, pero nuestro gobierno no la enfrenta.
Por Carlos Treviño Vives
11 de septiembre, 2019
Comparte

¿Cuáles son las metas en materia de seguridad?

Al pretender analizar lo que ha realizado el actual gobierno en materia de seguridad, la primera dificultad es encontrar las metas que se ha planteado. La Estrategia Nacional de Seguridad1 no las contiene, y el Plan Nacional de Desarrollo simplemente copia lo mismo que ya incluía la estrategia, sin definir metas específicas.

El presidente, en lo que para él fueron sus dos primeros informes (el primero al cumplir 100 días de gobierno y el segundo al cumplir un año de la elección), utilizó como documento base los compromisos realizados en su pronunciamiento del primero de diciembre. Este documento de 100 compromisos no debería de sustituir al Plan Nacional de Desarrollo ni a la Estrategia de Seguridad. Más aún, ni siquiera se debería tomar en cuenta, dado que no es un documento formal que tenga sustento legal o que haya sido publicado en el Diario Oficial de la Federación. De cualquier manera, de acuerdo a la autoevaluación del presidente, la mayoría de los compromisos de seguridad ya se cumplieron: aumentar el catálogo de “delitos graves”, llevar a cabo reuniones diarias con el Gabinete de Seguridad, crear la Guardia Nacional, y no reprimir al pueblo. Demagogia pura.

En lo que el presidente llamó su tercer informe, el primero de acuerdo a la Constitución, lo que se reportó en materia de seguridad son en su mayoría simples acciones burocráticas relacionados con los objetivos genéricos establecidos desde la Estrategia Nacional.

Ante la ausencia de objetivos claros, metas e indicadores en los documentos del gobierno, como ciudadanía no debemos de perder de vista los temas relevantes en seguridad que ni el primero, segundo, ni el tercer informe han señalado, y mucho menos desarrollado. Debemos exigir se establezca una metodología que establezca metas, indicadores y mecanismos de seguimiento. Sin ella, continuaremos escuchando vaguedades y sinsentidos.

¿Cuáles son los temas relevantes en seguridad?

Cualquier análisis mínimamente serio de las políticas públicas en materia de seguridad de un país, debe contener, al menos, los siguientes temas:

Incidencia delictiva

La reducción de los delitos aparece de manera tangencial como objetivo en los documentos del gobierno. Al analizar los datos oficiales, los resultados al momento son desalentadores, ya que el país rompe mes con mes niveles históricos de violencia.

Se han reportado 826 homicidios intencionales más durante los primeros siete meses del 2019 en comparación con el mismo periodo del año anterior, lo cual representa un aumento del 4.2% Si la tendencia continúa, la tasa pasaría de 27.8 por cada 100 mil habitantes en 2018 a 28.7 en 2019.

Los feminicidios también van en aumento. En los primeros siete meses de 2019 aumentaron en 10.4%. De mantenerse la tendencia, la tasa pasaría de .7 por cada 100 mil habitantes en 2018 a .8 en 2019.

Otro delito de alto impacto que ha aumentado es el secuestro. De enero a julio de este año se reportaron 133 víctimas más, con respecto al mismo periodo del año pasado. Si la tendencia continúa, la tasa pasaría de 1.2 víctimas por cada 100 mil habitantes a 1.4 en 2019.

En lo que respecta al robo con violencia, se registró un aumento del 3.5% en los primeros siete meses de este año, respecto al mismo periodo en 2018.

Reducir la “cifra negra”

Los datos anteriores no reflejan la realidad delictiva del país, dado el porcentaje de delitos no denunciados (“cifra negra”) que es de alrededor de 94%. En este tema, en ninguno de los tres informes que ha habido hasta el momento, se ha informado de acciones para reducir la cifra negra. Sin embargo, el Modelo Nacional de Policía y Justicia Cívica sí presenta como meta la reducción de la cifra negra. De nuevo, la improvisación y la falta de congruencia entre los distintos documentos supuestamente rectores en el tema.

Atención a víctimas del delito

El Sistema Nacional de Atención a Víctimas es la instancia superior de coordinación y formulación de políticas públicas en la materia. Por ley, el pleno de este sistema se tendría que reunir por lo menos cada seis meses. Sin embargo, desde mayo de 2015, el Sistema Nacional de Atención a Víctimas no se ha reunido. Si la instancia superior ni siquiera se reúne, ¿cómo esperar resultados en la atención a víctimas?

Garantizar protección a periodistas y activistas/defensores de derechos humanos

En este año se tiene el registro de 22 activistas y defensores de derechos humanos asesinados, 6 más que en el mismo periodo del año anterior. Para el caso de periodistas, se han registrado 14 asesinatos en lo que va del 2019, igual al total de periodistas asesinados en todo el 2018.

Fortalecimiento de las instituciones civiles de seguridad

Más allá de los discursos, la apuesta del actual gobierno va en sentido contrario. Con la creación de la Guardia Nacional, hoy cualquier soldado o marino ya es policía en términos de facultades, desde luego no en cuanto a capacidades. Además, actualmente la Guardia Nacional está gastando recursos en realizar detenciones por faltas administrativas (por ejemplo, personas que escandalizan u orinan en vía pública) en lugar de centrar sus esfuerzos en las grandes organizaciones criminales que existen en México.

La opción civil en seguridad que representaba la Policía Federal está en proceso de desaparición. El abandono de esta corporación durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, permitió que el gobierno actual terminara de destruir la única corporación civil encargada de la seguridad pública a nivel federal.

Priorizar a la policía municipal

De nuevo, lejos quedaron los discursos de los funcionarios federales que señalaban que la policía municipal era la más importante. Los presupuestos han disminuido: el fondo federal para fortalecer policías municipales tuvo este año una disminución del 22% respecto al año pasado, e incluso se ha señalado que podría desaparecer. Por su parte, el fondo para las policías estatales no tuvo ningún incremento.

Muy lejos estamos de garantizar que las policías tengan las condiciones necesarias para realizar su trabajo. Ni siquiera la vida misma de los policías ha importado. Del 1 de enero al 9 de septiembre se tienen registrados, al menos, a 259 policías asesinados. Se incluye el homicidio de Carlos Anastasio, elemento de la Guardia Nacional asesinado en Guanajuato, quien antes de fallecer logró salvar la vida de un niño y una mujer. No ha habido por parte del gobierno una condena enérgica, ni acciones encaminadas a lograr justicia para Carlos Anastasio, ni para ningún otro policía asesinado.

Ante el vacío institucional sobre los temas primordiales en materia de seguridad, la ausencia de metas y objetivos claros, ¿qué podemos hacer desde la ciudadanía?

Lo que sigue

Desde el gobierno hay un claro y preocupante vacío de información, patente desde la Estrategia Nacional de Seguridad y el Plan Nacional de Desarrollo. Si desde un inicio se establecen objetivos amplios y genéricos como simplemente “erradicar la corrupción”, el seguimiento resulta prácticamente imposible. Más aún, el panorama se complica si desde presidencia se emite un documento de 100 compromisos igual de amplios y genéricos, y además se menciona que ya se han cumplido 78.

Este vacío debe ser cubierto, una vez más, por las organizaciones de la sociedad civil. Frente a los embates hacia las organizaciones que se han realizado desde el gobierno, es necesario reivindicar nuevamente las diversas actividades que desde la sociedad organizada se pueden realizar. En este caso, visibilizar los temas en materia de seguridad de los cuales el actual gobierno no ha querido informar.

La rendición de cuentas por parte del gobierno debe estar garantizada bajo lineamientos serios. Si desde el gobierno no se establecen parámetros claros para evaluar las políticas públicas en materia de seguridad, es deber de la ciudadanía construirlos. Y así poder exigir resultados en el rubro de la seguridad.

Desde Causa en Común seguiremos contribuyendo a que se difunda información y análisis sobre temas relacionados con la seguridad; temas que no deben ser materia de discursos falsos, y sí de verdades y esfuerzos compartidos entre gobiernos y comunidades.

* Carlos Treviño Vives es Licenciado en derecho por la UANL, Licenciado en relaciones internacionales por el ITESM, especialista en derecho internacional por el EGAPP ITESM y con estudios de maestría en derecho internacional en el Heidelberg Center para América Latina y Ciencias Sociales por el Inso UANL. Encargado de la vinculación social con organizaciones de la sociedad civil.

 

1 Ver acá La ¿Estrategia? Nacional de Seguridad Pública.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.